«Drea­mers» y mu­sul­ma­nes para el pri­mer dis­cur­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

«Hay mu­cho mie­do y nues­tra co­mu­ni­dad ne­ce­si­ta más ayu­da», di­jo Astrid Sil­va. Ella fue quien es­ta ma­dru­ga­da pu­so voz a los sue­ños ro­tos de mi­les de his­pa­nos co­no­ci­dos co­mo drea­mers y que, co­mo ella, su­fren con la po­si­bi­li­dad de que Do­nald Trump les de­por­te. Su men­sa­je fue la ré­pli­ca al pri­mer dis­cur­so del re­pu­bli­cano an­te las dos cá­ma­ras del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos y que por pri­me­ra vez tu­vo res­pues­ta en es­pa­ñol, des­pués de la tra­di­cio­nal con­tes­ta­ción en in­glés del Par­ti­do De­mó­cra­ta.

Tan­to el lí­der de la mi­no­ría en el Se­na­do, Chuck Schu­mer, co­mo la lí­der de la mi­no­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, Nancy Pe­lo­si, pre­sen­ta­ron horas an­tes una «re­fu­ta­ción pre­via» a la alo­cu­ción pre­si­den­cial. «A Trump le gus­ta­ría que crea­mos que to­dos los in­mi­gran­tes son te­rro­ris­tas y cri­mi­na­les», car­gó Schu­mer, que vio có­mo las in­vi­ta­cio­nes del re­pu­bli­cano ha­bían si­do di­ri­gi­das a dos viu­das de po­li­cías ase­si­na­dos por in­mi­gran­tes sim­pa­pe­les y un pa­dre cu­yo hi­jo ado­les­cen­te ma­tó un hom­bre que es­ta­ba ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos.

Los de­mó­cra­tas tra­ta­ron de con­te­ner el en­vi­te no so­lo con la res­pues­ta de Sil­va en el Ca­pi­to­lio, sino también con la asis­ten­cia de un pres­ti­gio­so doc­tor ira­quí que ayu­dó a mu­chos ni­ños con­ta­mi­na­dos en Flint, Mí­chi­gan, otro ga­leno pa­kis­ta­ní que pres­ta cui­da­dos in­ten­si­vos a en­fer­mos en Rho­de Is­land y, ade­más, la de Aai­ma Sa­yed, una mu­sul­ma­na cu­yos pa­dres la tra­je­ron a EE.UU. cuan­do te­nía so­lo tres años y aho­ra es­tu­dia su ter­cer año de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Lo­yo­la, de Chica­go, pro­te­gi­da por el DACA que Ba­rack Oba­ma apro­bó en 2012. También acu­die­ron a Ca­pi­tol Hill los hi­jos de Gua­da­lu­pe Gar­cía, la me­xi­ca­na re­cien­te­men­te de­por­ta­da tras 21 años en EE.UU. y aho­ra em­ble­ma de los ex­ce­sos de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de la Casa Blan­ca. «Es muy du­ro, pe­ro se­gui­re­mos lu­chan­do por nues­tra ma­dre», di­jo su hi­jo Án­gel Gar­cía, des­de Washington.

Ba­jo el tí­tu­lo Re­no­va­ción del espíritu es­ta­dou­ni­den­se, Trump ha­bló de la in­mi­gra­ción, pe­ro las fuer­zas ar­ma­das y la sa­lud también tu­vie­ron un pa­pel pro­ta­go­nis­ta. «Va­mos a te­ner las me­jo­res fuer­zas ar­ma­das de la his­to­ria», di­jo el re­pu­bli­cano horas an­tes. «El Oba­ma­ca­re —muy cri­ti­ca­do por pos republicanos— es un desas­tre», aña­dió en ma­te­ria sa­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.