Po­lo­nia sa­bo­tea la re­elec­ción de Do­nald Tusk al fren­te del Consejo Eu­ro­peo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - CRIS­TI­NA POR­TEI­RO

En Po­lo­nia no se ha­bla ni del aco­so a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ni de las ma­nio­bras del Go­bierno para con­tro­lar a los jue­ces. El de­ba­te es­tá des­de ha­ce se­ma­nas mo­no­po­li­za­do por un te­ma: la re­elec­ción del pre­si­den­te del Consejo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk. El man­da­to de dos años y me­dio ex­pi­ra el 31 de ma­yo y el po­la­co quie­re re­va­li­dar el car­go. Cuen­ta con mu­chos y po­de­ro­sos apo­yos, me­nos con el de su país.

El lí­der del par­ti­do go­ber­nan­te Ley y Jus­ti­cia, Ja­ros­law Kaczyns­ki, ase­gu­ró ayer que «ba­jo nin­gún con­cep­to» le da­rán luz verde. El ul­tra­na­cio­na­lis­ta, mano en la som­bra del Eje­cu­ti­vo, ha­ce tiempo que de­ci­dió ju­gar la ba­za de Tusk co­mo he­rra­mien­ta para des­viar la aten­ción de los pro­ble­mas in­ter­nos y co­mo arma arro­ja­di­za con­tra la UE. Una ven­gan­za por las crí­ti­cas ver­ti­das des­de Bru­se­las, donde se acu­sa al Go­bierno po­la­co de con­du­cir al país ha­cia una de­ri­va an­ti­de­mo­crá­ti­ca «pe­li­gro­sa».

De­trás de es­ta cam­pa­ña de aco­so a Tusk también ya­ce el de­seo de Kaczyns­ki de qui­tar­se de en me­dio a su con­trin­can­te li­be­ral, al que hos­ti­ga por cons­pi­rar su­pues­ta­men­te con­tra el Eje­cu­ti­vo de la pri­me­ra mi­nis­tra, Bea­ta Szyd­lo, apo­yan­do «abier­ta­men­te» a los par­ti­dos de la opo­si­ción des­de el Consejo.

Vi­se­gra­do

Así es­tán las co­sas a so­lo nue­ve días de que los 28 lí­de­res de la UE se reúnan en Bru­se­las para abor­dar la polémica de­sig­na­ción de Tusk. Var­so­via se ha pro­pues­to sa­bo­tear la ci­ta y tra­ta­rá de con­ven­cer ma­ña­na en la ca­pi­tal po­la­ca a sus so­cios de Vi­se­gra­do (Hun­gría, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia) para que le se­cun­den y se re­be­len co­mo hi­cie­ron con las cuo­tas de re­fu­gia­dos. A pe­sar de los de­seos de Kaczyns­ki, la su­ma de fuer­zas no son su­fi­cien­tes para arre­ba­tar­le el car­go. La in­qui­na del lí­der de los ul­tra­con­ser­va­do­res con Tusk se re­mon­ta a ha­ce ca­si una dé­ca­da. Las hos­ti­li­da­des au­men­ta­ron tras el ac­ci­den­te en el 2010 del avión en el que via­ja­ba el pre­si­den­te y her­mano de Kaczyns­ki, Le­cha, jun­to a otras 96 per­so­nas. Res­pon­sa­bi­li­zó a su ri­val de la muer­te de los pasajeros y exi­gió que le sen­ta­sen en el ban­qui­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.