La mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción del ban­que­ro de los lí­de­res chi­nos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

La his­to­ria de Xiao Jian­hua tie­ne to­dos los ingredientes pro­pios de una no­ve­la de mis­te­rio. Uno de los em­pre­sa­rios más ri­cos de Chi­na, muy li­ga­do a la éli­te que di­ri­ge el po­der del país, des­apa­re­ció ha­ce un mes en un lu­jo­so ho­tel del cen­tro fi­nan­cie­ro de Hong Kong, al que ha­bi­tual­men­te se di­ri­gía es­col­ta­do por un gru­po de mu­je­res guar­daes­pal­das. El por qué de su des­apa­ri­ción ha ge­ne­ra­do en su país un alu­vión de teo­rías y has­ta aho­ra nin­gu­na cer­te­za.

Xiao des­apa­re­ció el 27 de enero cuan­do, se­gún el dia­rio Fi­nan­cial Ti­mes, sa­lió del edi­fi­cio jun­to a agen­tes de los servicios se­cre­tos chi­nos. Un día des­pués su familia de­nun­ció su des­apa­ri­ción an­te la po­li­cía lo­cal aun­que 24 horas des­pués la re­ti­ró. La mis­ma con­fu­sión se tras­la­da a sus cuen­tas en las re­des sociales. En su per­fil de WeChat, el What­sapp chino, ase­gu­ró que se en­con­tra­ba «ba­jo tra­ta­mien­to mé­di­co en el ex­tran­je­ro», men­sa­jes que po­co des­pués fue­ron bo­rra­dos.

«Creo que Xiao era un em­pre­sa­rio de guan­te blan­co que blan­quea­ba el di­ne­ro ne­gro de los po­de­ro­sos y pro­ba­ble­men­te ma­ne­ja­ba in­for­ma­ción de am­bas fac­cio­nes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta», ex­pli­ca a La Voz Zhang Li­fan, his­to­ria­dor del Par­ti­do Co­mu­nis­ta chino que cree en la teo­ría de que ha si­do de­te­ni­do por el ré­gi­men. «Es una for­ma de man­te­ner­lo con­tro­la­do», aña­de, para evi­tar que ven­da in­for­ma­ción que pue­da per­ju­di­car al Go­bierno jus­to an­tes del im­por­tan­te Con­gre­so del próximo oto­ño, donde se es­bo­za­rá el re­le­vo de po­de­res den­tro de la for­ma­ción.

Xiao fue lí­der del sin­di­ca­to de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Pe­kín du­ran­te las pro­tes­tas de Tia­nan­men de 1989 pe­ro no las apo­yó. En 2016 ocu­pa­ba el pues­to 32 de la lis­ta de per­so­nas más ri­cas de Chi­na que ca­da año ela­bo­ra la re­vis­ta Hu­run, el equi­va­len­te a For­bes.

Se­gún un ar­tícu­lo que pu­bli­có The New York Ti­mes en el 2014, Xiao se con­vir­tió en «el pro­to­ti­po de fi­nan­cie­ro po­lí­ti­ca­men­te co­nec­ta­do» y lle­gó a es­tar re­la­cio­na­do in­clu­so con el en­torno del pre­si­den­te Xi Jin­ping. Se­gún ese ar­tícu­lo, creó una com­pa­ñía que com­pró los ac­ti­vos que la her­ma­na ma­yor de Xi y su ma­ri­do po­seían en una fir­ma de in­ver­sión en Pe­kín jus­to des­pués de que el pre­si­den­te ins­ta­ra a su familia a des­ha­cer­se de cien­tos de mi­llo­nes de dó­la­res en in­ver­sio­nes a su lle­ga­da al po­der, en un in­ten­to de do­tar de cre­di­bi­li­dad a su cam­pa­ña con­tra la co­rrup­ción en la eli­te del par­ti­do.

Otra teo­ría que co­bra fuer­za es que pu­do ha­ber si­do de­te­ni­do acu­sa­do de ma­ni­pu­la­ción bur­sá­til ya que en los úl­ti­mos me­ses se ha in­ten­si­fi­ca­do la cam­pa­ña con­tra los lla­ma­dos «co­co­dri­los» del mer­ca­do de va­lo­res. Sea co­mo fue­re, el res­que­mor en Hong Kong au­men­ta an­te las sos­pe­chas de que el Go­bierno chino lo ha­ya po­di­do de­te­ner en su te­rri­to­rio, en el que en teo­ría no ten­dría com­pe­ten­cias. Su des­apa­ri­ción se une a la de otros apa­ren­tes em­ba­ja­do­res glo­ba­les del ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­do chino, co­mo el po­ten­ta­do Sam Pa, que in­ten­tó ha­cer ne­go­cios en la ciu­dad de Vi­go an­tes de caer en­gu­lli­do en un mis­te­rio­so po­zo sin re­torno. Xiao Jian­hua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.