«Es ho­ra de que el tra­ba­ja­dor vea la re­cu­pe­ra­ción en la nó­mi­na»

De­fien­de que no han si­do po­co com­ba­ti­vos, pe­ro quie­re que el sin­di­ca­to re­cu­pe­re en la ca­lle el pul­so per­di­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - GA­BRIEL LEMOS

Con su can­di­da­tu­ra a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral de Co­mi­sio­nes Obre­ras en Ga­li­cia —por la que com­pi­te con Ra­món Sar­mien­to, res­pon­sa­ble del me­tal en Vi­go—, Mai­ca Bou­za (A Co­ru­ña, 1966), ac­tual se­cre­ta­ria de em­pleo de la cen­tral, as­pi­ra a con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer al fren­te de un sin­di­ca­to de cla­se en la co­mu­ni­dad. Al­go que ve co­mo un «hecho na­tu­ral» por el pe­so cre­cien­te de las tra­ba­ja­do­ras en el mer­ca­do la­bo­ral. —¿Por qué da el pa­so aho­ra? —Es el mo­men­to ló­gi­co. El ac­tual se­cre­ta­rio anun­cia que no quie­re con­ti­nuar y to­ca re­pen­sar qué que­re­mos ha­cer en el sin­di­ca­to. He­mos pa­sa­do lo más du­ro de la cri­sis y te­ne­mos que pa­sar a la ofen­si­va y rear­mar­nos para re­con­quis­tar lo que he­mos per­di­do. —¿La su­ya es una pro­pues­ta con­ti­nuis­ta con la ac­tual di­rec­ción? —No. La mía es una ma­ne­ra de en­ten­der la ac­ción sin­di­cal di­fe­ren­te. Tras ocho años muy du­ros por el con­tex­to eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, en los que he­mos es­ta­do muy in­terio­ri­za­dos, to­ca sa­lir a la ca­lle y dar res­pues­ta. —¿Qué es­tra­te­gia tie­ne para re­con­quis­tar a los tra­ba­ja­do­res? —Pri­me­ro te­ne­mos que re­con­quis­tar­nos a no­so­tros mis­mos, el sin­di­ca­to tie­ne que cam­biar unas cuan­tas co­sas in­ter­nas para avan­zar lue­go en lo ex­terno. Hay que cam­biar la for­ma de di­ri­gir, ha­cer­la más par­ti­ci­pa­ti­va, re­cu­pe­rar el dis­cur­so reivin­di­ca­ti­vo, que el sin­di­ca­to lo tie­ne, y sa­lir a la ca­lle a re­cu­pe­rar afi­lia­dos y pre­sen­cia. —¿Cuál es la prioridad? —Es­ta­mos en un mo­men­to en que la economía, se­gún los in­di­ca­do­res, se re­cu­pe­ra, se es­tá ge­ne­ran­do ri­que­za, pe­ro no se dis­tri­bu­ye ade­cua­da­men­te. Aho­ra to­ca, des­de la em­pre­sa, con los con­ve­nios co­lec­ti­vos, re­cu­pe­rar la ri­que­za que nos co­rres­pon­de a los tra­ba­ja­do­res y que ayudamos a ge­ne­rar. Es­ta­mos en un mo­men­to en el que hay que re­con­quis­tar to­do aque­llo que se per­dió con la ex­cu­sa de la cri­sis. Es ho­ra de que los tra­ba­ja­do­res vean esa re­cu­pe­ra­ción también en sus nó­mi­nas, de pe­lear por los sa­la­rios. Por un la­do para me­jo­rar la si­tua­ción de las per­so­nas, pe­ro también por un in­te­rés co­lec­ti­vo, por­que, si no, no se re­cu­pe­ra­rá la economía, no se in­cen­ti­va la de­man­da ni se ge­ne­ra em­pleo. —Los acu­san de no ha­ber com­ba­ti­do lo su­fi­cien­te esos re­cor­tes... —No creo que ha­ya­mos es­ta­do ni ca­lla­dos ni po­co com­ba­ti­vos. He­mos es­ta­do en la ca­lle en to­dos los con­flic­tos, con mo­vi­li­za­cio­nes con­tra los re­cor­tes, pe­ro ha ha­bi­do una pre­sión muy gran­de para si­len­ciar nues­tra la­bor. Si a es­to uni­mos que te­ne­mos un mer­ca­do la­bo­ral mu­cho más pre­ca­rio, que ha­ce que la gen­te ten­ga me­nor ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción, nos cues­ta más com­ba­tir la pre­sión de los po­de­res eco­nó­mi­cos. —En la co­mu­ni­dad, el diá­lo­go so­cial lle­va años pa­ra­li­za­do por la cri­sis en la pa­tro­nal: ¿qué es­pe­ran del nue­vo pre­si­den­te de la CEG? —Te­nía­mos un pro­ble­món, por­que lle­van un par de años sin di­rec­ción, pe­ro pa­re­ce que el nue­vo pre­si­den­te sí co­no­ce la reali­dad en la que se mue­ve y es­ta­mos es­pe­ran­do a que se asien­te para lle­var­le nues­tras pro­pues­tas. —¿Có­mo ve Ga­li­cia y su economía? —Yo a Ga­li­cia la veo en el fur­gón de co­la de Es­pa­ña. Nues­tro pre­si­den­te se em­pe­ña en ser el

alumno aven­ta­ja­do del PP y pri­ma los in­tere­ses del par­ti­do a los de Ga­li­cia. Se han apli­ca­do más ajus­tes, in­ne­ce­sa­rios, con la ex­cu­sa del dé­fi­cit, y eso se ha pa­ga­do. Hay co­sas que pue­den en­ten­der­se me­nos, co­mo lo de las opo­si­cio­nes. Te­ne­mos unos servicios pú­bli­cos que se caen, ¿qué ne­ce­si­dad hay de con­ge­lar las opo­si­cio­nes? Si pre­su­me de ha­ber cerrado el 2016 con un buen sal­do, ¿por qué no lo in­ver­ti­mos en ha­cer país? Yo lo que leo es que el pre­si­den­te go­bier­na Ga­li­cia en cla­ve de par­ti­do. Tie­ne que em­pe­zar

a ha­cer po­lí­ti­ca, y esa se ha­ce los jue­ves en San Cae­tano. —¿Có­mo se pue­de lu­char con­tra la de­sigual­dad sa­la­rial? —No hay fór­mu­la má­gi­ca, so­lo se pue­de abor­dar con los con­ve­nios co­lec­ti­vos y los pla­nes de igual­dad. Lo que hay que bus­car es que en las cues­tio­nes sub­je­ti­vas, co­mo las de­fi­ni­cio­nes de ca­te­go­rías o pro­ce­di­mien­tos de ac­ce­so, ha­ya igual­dad de con­di­cio­nes para hom­bres y mu­je­res. Y para eso nos fal­ta más pre­sen­cia de mu­je­res en las me­sas de ne­go­cia­ción de los con­ve­nios.

M. MÍGUEZ

Bou­za es can­di­da­ta en el con­gre­so de CC. OO.-Ga­li­cia de ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.