¿Y có­mo so­nó la ba­la?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - EDUAR­DO GA­LÁN BLAN­CO

Al ci­né­fi­lo le pa­re­ce­rá ex­tra­ño que el chi­leno Pablo La­rraín, au­tor de in­sa­nas y os­cu­ras pe­lí­cu­las co­mo Ne­ru­da —es­tra­va­ga­rio po­co idea­li­za­dor del poe­ta— o de El Club —cu­ras pe­de­ras­tas con­fi­na­dos en el fin del mun­do—, nos en­tre­gue una crónica al­re­de­dor de Jac­que­li­ne Ken­nedy en los días pos­te­rio­res al ti­ro­teo de Da­llas. Al­go que pa­re­ce fac­tu­ra­do den­tro de los pa­rá­me­tros de Holly­wood. Pe­ro, una vez se aca­ba el fil­me, com­pren­des el su­til juego sub­te­rrá­neo de un guion tra­di­cio­nal que es, en reali­dad, un es­cu­pi­ta­jo, que vue­la, en tra­yec­to­ria elíp­ti­ca, con­tra el ros­tro de la mo­ral ame­ri­ca­na.

Na­ta­lie Port­man, más del­ga­da que nun­ca —con­su­mi­da, frá­gil, pe­ro in­con­te­ni­ble—, atien­de a un pe­rio­dis­ta en su blan­quí­si­ma —blan­co de sue­ño pe­sa­di­lles­co— casa vic­to­ria­na de Mas­sa­chu­setts. Billy Cru­dup, que in­ter­pre­ta al au­tor de la pri­me­ra in­ter­view que con­ce­de la viu­dí­si­ma de Amé­ri­ca, en­co­gi­do, en­va­ra­do, con ma­la con­cien­cia, es­tá aún más a la de­fen­si­va que la pro­pia en­tre­vis­ta­da. Es un due- lo, un tan­teo, car­ga­do con una ten­sión que de­no­ta la enor­mi­dad de lo su­ce­di­do. En reali­dad, los dos in­ter­lo­cu­to­res ha­blan de al­go más. De un país lo­co, car­ga­do de odio con­tra la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les —de los ne­gros—, que aca­bó con el pre­si­den­te. Ha­blan del Rey Arturo trai­cio­na­do en su Ca­me­lot de la Casa Blan­ca. Y del con­tra­sen­ti­do con sen­ti­do del con­cier­to de Pau Ca­sals en la White Hou­se.

Pe­ro so­bre to­do, en flash­backs, la en­tre­vis­ta va dan­do pie a de­ce­nas de de­ta­lles tra­ta­dos de una ma­ne­ra hi­per­real, se­ca, des­pia­da­da, ca­si per­ver­sa: «¿Có­mo so­nó la ba­la al en­trar en la ca­be­za de mi ma­ri­do?».

Port­man es­ta­ba pro­pues­ta al Ós­car co­mo ac­triz prin­ci­pal, no lo ga­nó, se lo qui­tó el ec­to­plas­ma all tal­king, all sin­ging, all dan­cing de la Em­ma Sto­ne de La La Land, por lo mul­ti­dis­ci­pli­nar, su­po­ne­mos. Sin em­bar­go, la película sí que de­be­ría ha­ber­se lle­va­do el pre­mio al me­jor ves­tua­rio, apa­ren­te­men­te, na­da es­pe­cial. Pe­ro esos tra­jes mun­dial­men­te co­no­ci­dos, tras su asep­sia, son un po­de­ro­so sím­bo­lo: la cha­que­ta rosa, em­pa­pa­da en la san­gre del mag­ni­ci­dio, la vis­tió, du­ran­te horas y horas —has­ta la no­che—, la pri­me­ra da­ma de un país en­lo­que­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.