«Al Dé­por no se le pue­de de­cir ‘no’»

Pe­pe Mel en­fa­ti­za que tar­dó un se­gun­do en acep­tar la pro­pues­ta de di­ri­gir al club co­ru­ñés

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - ALE­XAN­DRE CENTENO A CO­RU­ÑA / LA VOZ

Un dis­cur­so sen­ci­llo. Cer­cano al pue­blo. Lleno de ilu­sión. Mar­ca­do por la ex­pe­rien­cia, pe­ro no fal­to de en­tu­sias­mo. Así se mos­tró Pe­pe Mel en su ac­to de pre­sen­ta­ción co­mo nue­vo en­tre­na­dor del De­por­ti­vo. El ve­te­rano téc­ni­co, que ayer cum­plió 54 años, pro­me­te tra­ba­jo, hon­ra­dez y, so­bre to­do, mu­cha psi­co­lo­gía para re­con­du­cir la si­tua­ción de un equipo al que vio «ba­jar los bra­zos» en Le­ga­nés, pe­ro que cree que «es­tá for­ma­do por gran­des ju­ga­do­res, acor­des a la gran­de­za de es­ta ins­ti­tu­ción».

Por es­te mo­ti­vo, ase­gu­ra que no tu­vo que pen­sár­se­lo dos ve­ces cuan­do re­ci­bió la lla­ma­da de Ri­chard Ba­rral, que re­la­tó así:

—Pe­pe, soy Ri­chard Ba­rral, ¿quie­res en­tre­nar al Dé­por?

—Sí, qué ilu­sión. Qué ale­gría.

ELO­GIOS «El Dé­por ha es­ta­do siem­pre en los par­ti­dos, salvo an­te el Le­ga­nés»

Para Pe­pe Mel, la ta­rea que tie­ne por de­lan­te no es tan com­pli­ca­da co­mo pu­die­ra pa­re­cer. Por­que piensa que el an­te­rior cuer­po téc­ni­co reali­zó una buena la­bor y que el equipo rin­dió a un al­to ni­vel y com­pi­tió en la ma­yo­ría de los par­ti­dos, con ex­cep­ción del úl­ti­mo, fren­te al Le­ga­nés, el que le cos­tó el pues­to a Gaiz­ka Ga­ri­tano.

«Ten­go ga­nas de ver có­mo es­tán fí­si­ca­men­te los fut­bo­lis­tas, por­que de la sa­lud men­tal me voy a en­car­gar yo. Des­de fue­ra pue­do de­cir que el Dé­por ha es­ta­do siem­pre en los par­ti­dos. Qui­zá en Le­ga­nés no, por­que el fút­bol es así, que lle­ga un mo­men­to en el que ba­jas los bra­zos. Gaiz­ka ha hecho el tra­ba­jo que que­ría ha­cer, pe­ro a los en­tre­na­do­res no siem­pre nos sa­le lo que que­re­mos», ex­pli­có an­tes de sub­ra­yar la «gran em­pa­tía» que tie­ne con Ga­ri­tano.

ES­TI­LO «Los fut­bo­lis­tas mar­ca­rán la for­ma ju­gar»

Su his­to­rial pre­sen­ta a Pe­pe Mel co­mo un en­tre­na­dor va­lien­te, cu­yos equi­pos aprie­tan arri­ba a sus ri­va­les y les gus­ta te­ner la po­se­sión del ba­lón. Él lo ad­mi­te, pe­ro también ad­vier­te de que no es lo mis­mo ini­ciar un proyecto a prin­ci­pio de tem­po­ra­da que lle­gar en una si­tua­ción co­mo la que atra­vie­sa aho­ra el De­por­ti­vo, en la que hay que sa­car los par­ti­dos ade­lan­te co­mo sea.

«Si me pre­gun­tan en ve­rano có­mo quiero que jue­gue mi equipo, lo di­ría de ma­ne­ra muy cla­ra. Pe­ro, aho­ra, de­be ser el es­ti­lo que los fut­bo­lis­tas vean que es bueno, y que el que tie­nen al la­do vea

que es bueno. Me voy a amol­dar a lo que me en­cuen­tre. Per­so­nal­men­te, ten­go el con­ven­ci­mien­to de que es más fácil ganar par­ti­dos ju­gan­do bien, pe­ro el di­le­ma es­tá ahí en qué es ju­gar bien. Lo que voy a in­ten­tar es que el pú­bli­co pien­se que lo que ha vis­to le ha me­re­ci­do la pe­na y que los fut­bo­lis­tas se sien­tan or­gu­llo­sos de lo hecho».

CON­FIAN­ZA «Te­ne­mos gran­des ju­ga­do­res, acor­des a la gran­de­za del club»

Co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la pri­me­ra in­ter­ven­ción pú­bli­ca de Pe­pe Mel sir­vió para de­jar cla­ra su ad­mi­ra­ción por el club y no ocul­tó también que es­tá sa­tis­fe­cho con la plan­ti­lla que le ha to­ca­do di­ri­gir. «Los ju­ga­do­res tie­nen muy buenas cua­li­da­des, si no lo pen­sa­ra se lo hu­bie­ra di­cho al pre­si­den­te y a Ri­chard, pe­ro la ver­dad es que creo que sí son bue­nos. Es­te Dé­por es­tá for­ma­do por gran­des ju­ga­do­res, acor­des a la gran­de­za de es­te club», ase­gu­ró.

ALE­GRÍA «El equipo tie­ne que ser el que ti­re de la afi­ción»

Mel lo tie­ne cla­ro. El equipo tie­ne que ser el que ti­re de la afi­ción y no la hin­cha­da de los ju­ga­do­res. Aun­que le gus­ta te­ner pre­sión en la grada y con­si­de­ra que el pú­bli­co también ga­na par­ti­dos, cree que es el mo­men­to de que sean los fut­bo­lis­tas los que asu­man el re­to de con­ta­giar a la afi­ción de su

espíritu para que es­ta se lo agra­dez­ca con áni­mos. Y eso, en­tien­de que se pue­de con­se­guir di­vir­tién­do­se en el cam­po.

«Para ju­gar bien hay que te­ner ale­gría. El pú­bli­co lo per­ci­be muy rá­pi­do. Son los ju­ga­do­res los que tie­nen que co­nec­tar con la afi­ción para que es­ta le de­vuel­va el ca­ri­ño. Te­ne­mos gen­te su­fi­cien­te para co­nec­tar con la gen­te. Es­ta es nues­tra casa, en donde em­pe­za­mos el jue­ves. Y te­ne­mos que te­ner una buena men­ta­li­dad para ha­cer las co­sas», ex­pli­ca el téc­ni­co blan­quia­zul.

PSI­CO­LO­GÍA «Ne­ce­si­to que los fut­bo­lis­tas crean en mí»

El nue­vo en­tre­na­dor de­por­ti­vis­ta lo tie­ne cla­ro. Para que el Dé­por ga­ne y man­ten­ga la ca­te­go­ría, to­do pa­sa por con­se­guir que sus hom­bres crean en él. Que con­si­ga re­ver­tir el es­ta­do aními­co mos­tra­do en Le­ga­nés y que la ale­gría re­gre­se a Ria­zor.

«Es­tá cla­ro que te­ne­mos que em­pe­zar tra­ba­jan­do du­ro des­de ya. No so­lo fí­si­ca­men­te, sino men­tal­men­te. Ten­go la ne­ce­si­dad de que los fut­bo­lis­tas crean en mí. Ma­ña­na —por hoy— es un día im­por­tan­te. Pre­pa­ra­re­mos mu­chas co­sas, por­que no ju­ga­mos con­tra un equipo cual­quie­ra, sino con­tra uno que es muy fuer­te en mu­chas fa­ce­tas del juego. Ven­go a ayu­dar, a trans­mi­tir ilu­sión, a dar­le a los fut­bo­lis­tas los áni­mos que ne­ce­si­tan, pe­ro ellos también se lo tie­nen que creer».

CÉ­SAR QUIAN

Pe­pe Mel, es­tre­cha la mano de Tino Fer­nán­dez du­ran­te su pre­sen­ta­ción co­mo en­tre­na­dor del De­por­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.