«No es­ta­mos pre­pa­ra­dos ni so­mos los su­fi­cien­tes para li­diar con es­tos pe­li­gros»

El cen­tro pe­ni­ten­cia­rio gallego es uno de los cin­co es­pa­ño­les con ma­yor nú­me­ro de in­ter­nos con­flic­ti­vos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - AL­BER­TO MAHÍA

La agre­sión su­fri­da el pa­sa­do sá­ba­do por seis fun­cio­na­rios de la cár­cel de Tei­xei­ro a ma­nos de un pre­so ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so en­cen­dió de nue­vo los áni­mos en­tre la plan­ti­lla de tra­ba­ja­do­res que tie­nen con­tac­to di­rec­to con los re­clu­sos. De­nun­cian que son po­cos cus­to­dios para tan­tos in­ter­nos y que no re­ci­bie­ron la for­ma­ción ne­ce­sa­ria para «li­diar» con re­clu­sos con­flic­ti­vos, que en mu­chos de los ca­sos, se­gún sos­tie­ne Pe­dro Váz­quez, del sin­di- ca­to Acaip, son mal ca­ta­lo­ga­dos y ter­mi­nan en mó­du­los o des­ti­nos que no les co­rres­pon­de por su ni­vel de agre­si­vi­dad. Uno de los fun­cio­na­rios he­ri­dos el sá­ba­do di­ce que se pu­do ha­ber evi­ta­do. «So­lo ha­bía que ha­cer bien las co­sas des­de arri­ba y ha­ber man­te­ni­do a ese re­clu­so en el mó­du­lo 15, en ais­la­mien­to, sin con­tac­to fí­si­co con otros in­ter­nos ni fun­cio­na­rios», co­men­ta. Pe­dro Váz­quez, por­ta­voz en Tei­xei­ro del sin­di­ca­to Acaip, ex­pli­ca por qué sucedió lo de su com­pa­ñe­ro. —¿Se es­pe­ra­ban una agre­sión co­mo la del pa­sa­do sá­ba­do? —Sí. Es­tas co­sas sa­be­mos que tar­de o tem­prano pue­den ocu­rrir. No es­ta­mos pre­pa­ra­dos, no se nos dio la for­ma­ción ade­cua­da y no so­mos su­fi­cien­tes para li­diar con pre­sos tan pe­li­gro­sos co­mo al­gu­nos que cum­plen con­de­na en Tei­xei­ro. —¿Có­mo ocu­rrió to­do? —Ha­bría unos vein­te re­clu­sos en el pa­tio del mó­du­lo 13. Uno de ellos, de los más pe­li­gro­sos de to­da Es­pa­ña, se di­ri­gió a un com­pa­ñe­ro que le ha­bía in­for­ma­do de que te­nía que re­gre­sar a la cel­da y le dio tres pu­ñe­ta­zos tan fuer­tes que lo ti­ró al sue­lo. Otro funcionario co­rrió a so­co­rrer­lo. Y tras él, otros cua­tro que lle­ga­ron de dis­tin­tos mó­du­los. En­tre los seis, pu­die­ron re­du­cir­lo, pe­ro re­sul­ta­ron he­ri­dos. Cuan­do to­do eso su­ce­día, otro in­terno alen­ta­ba al res­to a su­mar­se a la pa­li­za con­tra los fun­cio­na­rios. Me­nos mal que no le hi­cie­ron ca­so. Si no, es­ta­ría­mos ha­blan­do de una au­tén­ti­ca tra­ge­dia. —¿Se pu­do ha­ber evi­ta­do? —Sí. Es­te re­clu­so no po­día es­tar en el mó­du­lo 13, sino en el 15, que es el de ais­la­mien­to y ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te pen­sa­do para al­ber­gar in­ter­nos de pri­mer gra­do muy con­flic­ti­vos. Ade­más, a es­te le ha­bían re­ba­ja­do el gra­do. Fue un error, co­mo lue­go se vio. Los res­pon­sa­bles del pro­gra­ma de re­in­ser­ción, con la con­ni­ven­cia de la di­rec­ción, lo cam­bia­ron a un mó­du­lo me­nos res­tric­ti­vo pe­se a las múl­ti­ples se­ña­les de agre­si­vi­dad que evi­den­cia­ba el in­terno, to­do para man­te­ner las es­ta­dís­ti­cas. —¿Es una pri­sión con­flic­ti­va? —El cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Tei­xei­ro es uno de los cin­co en Es­pa­ña con ma­yor nú­me­ro de pre­sos pe­li­gro­sos. Es más, to­dos aque­llos que protagonizan epi­so­dios vio­len­tos en otras cár­ce­les ter­mi­nan aquí. No obs­tan­te, hay que de­cir que son una mi­no­ría. La in­men­sa ma­yo­ría tie­nen buen com­por­ta­mien­to. —¿Cuán­tos fun­cio­na­rios cus­to­dian los mó­du­los 13 y 15? —An­tes de los re­cor­tes, en ca­da turno en Tei­xei­ro éra­mos 30. Aho­ra so­mos 24. En los mó­du­los 13 y 15 so­mos cua­tro, cuan­do de­be­ría­mos ser seis. La plan­ti­lla en­ve­je­ció y se re­du­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.