«Non te­mos nin­gún de­rei­to, sal­vo un con­tra­to»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Eli­seo Pérez, fí­si­co de for­ma­ción que ejer­ce co­mo téc­ni­co su­pe­rior de apo­yo a la in­ves­ti­ga­ción en la Fa­cul­ta­de de Fí­si­ca, es uno de esos 600 nom­bres que co­bran su sa­la­rio del ca­pí­tu­lo VI de los pre­su­pues­tos uni­ver­si­ta­rios. Per­so­nal tem­po­ral por de­fi­ni­ción —se le con­tra­ta den­tro de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción— pe­ro que pue­de ir en­gan­chan­do un con­tra­to tras otro. Eli­seo ha fir­ma­do más de 15 en los úl­ti­mos do­ce años «con­tan­do con­tra­tos e pró­rro­gas», ex­pli­ca. ¿Có­mo se lo to­ma uno? «É un pou­co com­pli­ca­do, por­que sem­pre es­tás coa an­gus­tia do que vai pa­sar des­pois». Por­que su tra­ba­jo de­pen­de de la fi­nan­cia­ción que ob­tie­nen los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción. «Ás ve­ces os pro­xec­tos che­gan a tem­po e ou­tras non e tes en­tre o con­tra­to un tem­po mor­to es­pe­ran­do», ex­pli­ca. Él ha te­ni­do suer­te, por­que el lap­so de tiem­po en­tre con­tra­to y con­tra­to ha si­do, co­mo má­xi­mo, de po­co más de un mes. Pe­ro afec­ta. «É com­pli­ca­do para a vi­da a pro­fe­sio­nal e per­soal. É sem­pre un­ha in­cer­te­za», di­ce.

Ade­más, no tie­ne los mis­mos de­re­chos que un tra­ba­ja­dor uni­ver­si­ta­rio que se con­si­de­ra pues­to es­truc­tu­ral. Co­mo no ha­bía re­gu­la­ción de nin­gún ti­po —sal­vo el es­ta­tu­to de los tra­ba­ja­do­res y los pun­tos so­bre pre­ven­ción de ries­gos y va­ca­cio­nes del per­so­nal de ad­mi­nis­tra­ción, en el que se les in­clu­ye—, «den­tro do co­lec­ti­vo non po­des fa­cer na­da, es­tás en­ca­si­lla­do». No hay es­ca­la laboral, no hay po­si­bi­li­dad de pro­mo­ción, «non te­mos trie­nios, non te­mos an­ti­güi­da­de... non te­mos ab­so­lu­ta­men­te nin­gún de­rei­to, sal­vo un con­tra­to». La si­tua­ción lle­ga has­ta tal pun­to que al­gu­nos pa­gan de su bol­si­llo el equi­po de pro­tec­ción per­so­nal. «No meu posto si que nos dan ba­tas —di­ce Eli­seo Pérez—, pe- ro a min si que me cons­ta, tras fa­cer un­ha vi­si­ta re­cen­te­men­te, xen­te que mer­ca­ba as ga­fas» des­pués de re­ci­bir lar­gas.

Las co­sas me­jo­ra­ron un po­co gra­cias al acuer­do al que se lle­gó con la uni­ver­si­dad en el 2014, que es­ta­ble­cía una se­rie de ca­te­go­rías —Eli­seo ha fir­ma­do con­tra­tos en los que so­lo apa­re­cía co­mo re­fe­ren­cia «ti­tu­la­do su­pe­rior»— y de mí­ni­mos sa­la­ria­les. Por­que an­tes «a re­fe­ren­cia era o sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal». Era el suel­do para «xen­te que po­de ter un dou­to­ra­do, fa­lar idio­mas, ter un más­ter e dez anos de ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal».

XOÁN A. SO­LER

Eli­seo Pérez, fí­si­co de for­ma­ción, tra­ba­ja en la Fa­cul­ta­de de Fí­si­ca co­mo téc­ni­co su­pe­rior de apo­yo en la in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.