La USC fir­ma­rá el pri­mer con­ve­nio de Es­pa­ña para con­tra­ta­dos por pro­yec­tos

Re­gu­la­rá los sa­la­rios, las ca­te­go­rías y los be­ne­fi­cios la­bo­ra­les de 600 tra­ba­ja­do­res

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - TA­MA­RA MONTERO

Se fir­man y se fi­ni­qui­tan con­tra­tos de ma­ne­ra con­ti­nua­da. Hay per­so­nas que ejer­cen co­mo per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo. Otros son téc­ni­cos de apo­yo a la in­ves­ti­ga­ción. Hay quien es­tá ha­cien­do el doc­to­ra­do. To­dos tie­nen con­tra­to den­tro de un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción. Aun­que el nú­me­ro to­tal es di­fí­cil de cal­cu­lar, so­lo en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go son unos 600. Y, si las ne­go­cia­cio­nes cul­mi­nan co­mo se es­pe­ra, ten­drán por fin un con­ve­nio co­lec­ti­vo. Que ade­más se­rá el pri­me­ro de Es­pa­ña. Son los con­tra­ta­dos por pro­yec­tos, tra­ba­ja­do­res even­tua­les de las uni­ver­si­da­des que se con­tra­tan du­ran­te lo que du­ra un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción.

«Ha­bía un­ha in­de­fi­ni­ción nor­ma­ti­va». Lo re­co­no­ce el vi­ce­rrec­tor de Co­mu­ni­ca­ción, Xo­sé Pe- reira, que tam­bién re­cuer­da que en el 2014 se lle­gó a un acuer­do en el que se sen­ta­ban las ba­ses de una mí­ni­ma re­gu­la­ción de las con­di­cio­nes de es­tos tra­ba­ja­do­res. Sin em­bar­go, el se­llo Hu­man Re­sour­ces Ex­ce­llen­ce in Re­search que aca­ba de ob­te­ner la ins­ti­tu­ción com­pos­te­la­na obli­ga a «po­ñer un­ha pou­ca de or­de» en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en­tre la uni­ver­si­dad y los tra­ba­ja­do­res que son con­tra­ta­dos para rea­li­zar pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción. La de­ci­sión ha si­do te­ner un con­ve­nio co­lec­ti­vo que, se­gún las pre­vi­sio­nes de la ins­ti­tu­ción, que­da­rá lis­to es­te año para que em­pie­ce a fun­cio­nar en el 2018. La me­sa de ne­go­cia­ción ya se ha cons­ti­tui­do y el rit­mo de reunio­nes se­rá, en prin­ci­pio, quin­ce­nal.

«Con­vén es­ta­ble­cer un mar­co que nos per­mi­ta uni­fi­car un pou­co is­to, non a ni­vel con­trac­tual, que ca­da con­tra­to é o que é, se­nón a ni­vel de ga­ran­tías de re­la­ción laboral», ex­pli­ca Pe­rei­ra. La ca­suís­ti­ca es am­plí­si­ma. Hay gen­te cu­ya re­la­ción laboral con la USC es de ape­nas unos me­ses y gen­te que lle­va una dé­ca­da en­gan­chan­do un con­tra­to con otro. So­lo en­tre el per­so­nal in­ves­ti­ga­dor se dan dos ti­pos de con­tra­tos: los que son por obra y los que es­tán su­pe­di­ta­dos a la Ley de Cien­cia.

Un lim­bo precario

¿Qué re­gu­la­rá? To­do. Des­de los sis­te­mas de con­tra­ta­ción has­ta los mí­ni­mos y los má­xi­mos sa­la­ria­les, así co­mo las ca­te­go­rías pro­fe­sio­na­les ba­jo las que se fir­man los con­tra­tos. Por­que se han da­do si­tua­cio­nes que, de no ser por lo dra­má­ti­co para los em­plea­dos, se­rían có­mi­cas. Mi­guel Her­mi­da, uno de los tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos por pro­yec­tos que ejer­ce en Lu­go y de­le­ga­do sin­di­cal de CC.OO. de es­te co­lec­ti­vo, ha te­ni­do con­tra­tos de ca­si to­do: de téc­ni­co, de li­cen­cia­do, de doc­tor... en los más de diez años que lle­va vin­cu­la­do, «con­ca­te­nan­do con­tra­tos», al ca­pí­tu­lo VI, que de­fi­ne co­mo un lim­bo. Un lim­bo precario. Sin trie­nios, sin an­ti­güe­dad, sin po­si­bi­li­dad de ha­cer ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. «Ata ben pou­co non exis­tían ca­te­go­rías e os que tra­ba­lla­ban co­mo téc­ni­co de la­bo­ra­to­rio no seu con­tra­to non pu­ña téc­ni­co de la­bo­ra­to­rio». Cuan­do se pre­sen­ta­ban a una opo­si­ción, por ejem­plo del Ser­gas, «non lles pun­tua­ban a ex­pe­rien­cia por­que ti­ñan con­tra­tos que pu­ñan FP2, téc­ni­co, axu­dan­te ou cou­sas así», ex­pli­ca Her­mi­da. No po­dían acre­di­tar que ha­bían ejer­ci­do co­mo ta­les.

Los con­tra­ta­dos por pro­yec­tos no tie­nen los mis­mos be­ne­fi­cios la­bo­ra­les que otros em­plea­dos. Sí se be­ne­fi­cian de la ma­trí­cu­la gra­tui­ta en los más­te­res ofi­cia­les, pe­ro no en los cur­sos de idio­mas, por po­ner so­lo un ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.