«Es­ti­ve­ches ben, pre­si­den­te»

Los co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos a Fei­joo con­vier­ten la pre­sen­ta­ción de un li­bro con sus dis­cur­sos en un ho­me­na­je por el 8.º aniver­sa­rio de su pri­me­ra vic­to­ria elec­to­ral

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

Fei­joo ga­nó 47 eu­ros a cuen­ta de su pri­me­ra vic­to­ria elec­to­ral, de la que ayer se cum­plie­ron ocho años. Cu­brió una po­rra jun­to a los pe­rio­dis­tas que si­guie­ron sus pa­sos en aque­lla cam­pa­ña y fue el úni­co que cla­vó el re­sul­ta­do: 39 es­ca­ños del PP, que el vo­to ex­te­rior re­ba­jó a 38, fren­te a 24 del PSOE y 12 del BNG. En los co­rri­llos del Par­la­men­to hu­bo quien re­cor­dó ayer la ba­ra­ka del lí­der del PP­deG, des­pués de que el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, Mi­guel San­ta­li­ces, pre­sen­ta­ra el li­bro que com­pi­la los dis­cur­sos de la oc­ta­va le­gis­la­tu­ra (2009-2012) del pre­si­den­te de la Xun­ta. El vo­lu­men es­tá pro­lo­ga­do de for­ma co­ral por cin­co de los co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos a Fei­joo: «Es­ti­ve­ches ben, pre­si­den­te», ti­tu­lan de for­ma adu­la­do­ra en una suer­te de ho­me­na­je.

Nin­guno de los «chi­cos de Al- ber­to», co­mo se alu­día por en­ton­ces al equi­po de Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, qui­so par­ti­ci­par ayer en el ac­to de pre­sen­ta­ción del li­bro. El je­fe se lo re­pro­chó de for­ma amis­to­sa, re­mar­can­do que eran ellos los «ver­da­dei­ros au­to­res» de los es­cri­tos que él so­lo tu­vo que leer. «Para que fa­lar se xa os es­cri­bi­ron», con­ce­dió.

La eta­pa a la que ha­cen re­fe­ren­cia los dis­cur­sos del je­fe del Eje­cu­ti­vo es la «máis di­fí­cil» que le to­có vi­vir en la po­lí­ti­ca. Lo con­fe­só él mis­mo. Tam­bién San­ta­li­ces, que no pa­só por al­to el «es­ce­na­rio de enor­me com­ple­xi­da­de», en el que se pro­mo­vie­ron nue­vas nor­mas co­mo la de dis­ci­pli­na pre­su­pues­ta­ria o el ca­tá­lo­go prio­ri­za­do de me­di­ca­men­to, mien­tras al­re­de­dor se des­truía em­pleo, ce­rra­ban em­pre­sas, des­apa­re­cían las ca­jas de aho­rros o mer­ma­ban las be­cas es­co­la­res.

Pe­se a la cru­de­za del con­tex­to, Fei­joo pu­so en va­lor que des­de Ga­li­cia se fue ca­paz de «acu­ñar po­lí­ti­cas de xei­to pio­nei­ro», que des­pués se ex­ten­die­ron por to­do el Es­ta­do. Fei­joo se an­ti­ci­pó ha­blan­do a prin­ci­pios del 2009 de pla­nes de ajus­te y de aus­te­ri­dad. Y po­co des­pués se con­ju­ga­ban tér­mi­nos si­mi­la­res en una Es­pa­ña so­bre la que pla­nea­ba la ame­na­za del res­ca­te eu­ro­peo.

Con­ser­var «a cha­ve da cai­xa»

«Ga­li­cia man­ti­vo a cha­ve da cai­xa, a súa au­to­no­mía fi­nan­cei­ra», des­ta­có Fei­joo de la ges­tión de sus pri­me­ros cua­tro años en Mon­te Pío, eta­pa en la que era obli­ga­do es­ta­ble­cer prio­ri­da­des, por­que ca­da pre­su­pues­to era me­nor que el an­te­rior y ha­bía que in­ten­tar «fa­cer máis con me­nos». Esas fueron las ideas que «ins­pi­ra­ron», pre­ci­só el man­da­ta­rio au­to­nó­mi­co, los ochos dis­cur­sos que re­co­pi­la el li­bro, en­tre los que fi­gu­ran sus in­ter­ven­cio­nes en las se­sio­nes de in­ves­ti­du­ra y to­ma de po­se­sión, así co­mo los de los de­ba­tes del es­ta­do de la au­to­no­mía y los de al­gu­nas com­pa­re­cen­cias pun­tua­les.

Por el sa­lón no­ble del Par­la­men­to gallego des­fi­la­ron ayer nom­bres vin­cu­la­dos al pa­sa­do re­cien­te de Fei­joo, co­mo Pi­lar Far­jas o Fernández Cu­rrás, con­se­llei­ras de su pri­mer Go­bierno, jun­to a de­ce­nas de al­tos car­gos y otros aso­cia­dos a su pa­sa­do más re­mo­to, co­mo Jai­me Pita o Jesús Pal­mou, con los que el lí­der del PP­deG com­par­tió asien­to en la Xun­ta de Manuel Fra­ga.

Tam­po­co fal­ta­ron re­pre­sen­tan­tes del PSOE, co­mo los exal­cal­des de San­tia­go y Lu­go, Sán­chez Bu­ga­llo y Ló­pez Oroz­co, así co­mo Is­mael Re­go, por­ta­voz par­la­men­ta­rio con Tou­ri­ño. «Apren­dín moi­to de Is­mael», di­jo con re­co­no­ci­mien­to el di­ri­gen­te po­pu­lar. Re­go le en­se­ñó a re­jo­near cuan­do con­ver­tía las pre­gun­tas a Tou­ri­ño en ré­pli­cas de­mo­le­do­ras a Fei­joo. Y eso le im­pri­mió el ca­rác­ter para mos­trar­se co­mo un po­lí­ti­co ca­si im­ba­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.