«Lau­reano Ou­bi­ña se­rá uno más y na­die lo juz­ga­rá por su pa­sa­do»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Lau­reano Ou­bi­ña lo­gró el ter­cer gra­do gra­cias al tra­ba­jo ob­te­ni­do en la Aso­cia­ción San Fran­cis­co de Asís, en Ma­drid. El pá­rro­co Jorge Dompablo es­tá al fren­te del co­lec­ti­vo, que tie­ne co­mo fi­na­li­dad so­cial aco­ger a in­mi­gran­tes afri­ca­nos y to­xi­có­ma­nos para do­tar­los de los há­bi­tos y la for­ma­ción ne­ce­sa­ria para su re­in­ser­ción en la sociedad. —¿Có­mo con­tac­ta Lau­reano Ou­bi­ña con us­ted? —El ca­pe­llán de la cár­cel de Na­val­car­ne­ro y yo he­mos tra­ba­ja­do jun­tos mu­chos años. Fue él quien me ha­bló de Lau­reano, y los dos sa­be­mos qué ti­po de per­so­nas es­tán en la cár­cel y qué co­sas han he­cho unos y otros. Es­te ca­pe­llán me ex­pli­có que se tra­ta de un pre­so más y así lo vi­mos. Al ha­blar­me de él y de­cir­me que le re­sul­ta­ba di­fí­cil en­con­trar­le al­gún si­tio, yo le ex­pli­qué que no te­nía nin­gún pro­ble­ma en acep­tar­lo. Para mí Lau­reano Ou­bi­ña es un pre­so más que va a sa­lir en li­ber­tad, y me com­pro­me­tí a aco­ger­lo. —¿Es cons­cien­te de que una per­so­na tan co­no­ci­da co­mo Lau­reano Ou­bi­ña pon­drá el fo­co de aten­ción in­for­ma­ti­va so­bre la aso­cia­ción y se­rán mu­chos los me­dios que es­tén en su puer­ta los pri­me­ros días? —Sí, pe­ro el po­der ayu­dar a una per­so­na, se lla­me Lau­reano Ou­bi­ña o no, me qui­ta to­do el mie­do. —Aten­dien­do al ti­po de con­de­nas que cum­plió Ou­bi­ña, ¿le ge­ne­ra al­gún pre­jui­cio? —No, para mí lo más im­por­tan­te es que una per­so­na pue­da ser li­bre, y cuan­do me pi­die­ron ayu­da para es­te se­ñor no me im­por­tó su pa­sa­do. Pu­se el va­lor de su li­ber­tad por en­ci­ma de cual­quier otra co­sa. Lau­reano Ou­bi­ña se­rá uno más y na­die lo juz­ga­rá por su pa­sa­do. —¿Qué ré­gi­men de tra­ba­jo ten­drá el arou­sano? —Se­rán de 6 a 8 ho­ras al día en­tre se­ma­na. —¿De for­ma al­truis­ta? —Por su­pues­to, nues­tra aso­cia­ción no tie­ne áni­mo de lu­cro y nos man­te­ne­mos con ayu­das de pa­rro­quias, Cá­ri­tas o do­na­ti­vos de per­so­nas vin­cu­la­das a las pa­rro­quias por las que yo he pa­sa­do. No te­ne­mos ayu­das ofi­cia­les, aun­que al­gu­na vez sí nos han da­do al­gu­na sub­ven­ción pe­que­ña. Aquí so­mos muy po­cos y para eso com­pe­ti­mos con gran­des aso­cia­cio­nes, por lo que has­ta me da ver­güen­za pe­dir sub­ven­cio­nes. En el ca­so de Lau­reano Ou­bi­ña ni va a co­brar ni va a pa­gar, al igual que el res­to. —¿En qué con­sis­ti­rá su tra­ba­jo? —En la aso­cia­ción, que es­tá a cin­co ki­ló­me­tros de Ma­drid, te­ne­mos dos vi­vien­das jun­tas con bas­tan­te te­rreno y él se­rá uno más de la ca­sa. Su ocu­pa­ción se­rá la de dia­lo­gar con unos y otros, co­no­cer­nos, apo­yar­nos, des­cu­brir las vi­das de ca­da uno. Eso es muy in­te­re­san­te, ya que las per­so­nas que lle­ga­ron de Áfri­ca han te­ni­do vi­ven­cias muy du­ras, co­mo atra­ve­sar de­sier­tos, paí­ses en gue­rra y muy com­pli­ca­dos, las pa­te­ras y la lle­ga­da a Es­pa­ña con una es­tan­cia com­ple­ja. —¿Con cuán­tos to­xi­có­ma­nos tra­ba­jan aho­ra? —Con uno. —¿Otros co­me­ti­dos ade­más de con­ver­sar? —Par­ti­ci­par en las ta­reas que te­ne­mos en la ca­sa, co­mo ta­lle­res de jar­di­ne­ría o de hor­ti­cul­tu­ra. En la or­ga­ni­za­ción do­més­ti­ca tam­bién ayu­da­rá, ya que los El pá­rro­co Jorge Dompablo.

chi­cos vie­nen de al­ber­gues, de la ca­lle o de años deam­bu­lan­do por Áfri­ca has­ta que lo­gra­ron lle­gar a Es­pa­ña. Por eso es im­por­tan­te que se adap­ten a las la­bo­res de lim­pie­za que im­pli­ca un ho­gar, ves­tir­se co­rrec­ta­men­te, la bús­que­da de em­pleo o cur­sos for­ma­ti­vos. To­do es­to ha­ce que sea más fá­cil en­con­trar un tra­ba­jo y que se adap­ten al país en el que es­tán vi­vien­do. Ese apren­di­za­je es bá­si­co, in­clu­so a ha­cer un cu­rrícu­lo o me­jo­rar el idio­ma con los pro­fe­so­res que te­ne­mos para im­par­tir cla­ses. —¿Ou­bi­ña ten­drá un pa­pel re­le­van­te a ni­vel in­terno? —Para na­da, se­rá uno más y ten­drá que adap­tar­se al gru­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.