In­ha­bi­li­tan a un tra­ba­ja­dor de la Xun­ta por ven­der li­cen­cias de ca­za

El em­plea­do fue con­de­na­do jun­to a otros tres co­la­bo­ra­do­res a dos años de cár­cel

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - AL­BER­TO MAHÍA

En­tre el 2010 y el 2012, cual­quie­ra que pa­sa­ra por el edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Xun­ta en A Co­ru­ña para ob­te­ner la li­cen­cia de ca­za se en­con­tra­ba con el funcionario aho­ra con­de­na­do, que le ofre­cía el car­né por can­ti­da­des de en­tre 15 y 300 eu­ros —se­gún el po­der ad­qui­si­ti­vo del fu­tu­ro ca­za­dor— sin te­ner que pa­sar por el exa­men de ap­ti­tud. Con po­ner el di­ne­ro en su me­sa, siem­pre en me­tá­li­co, ya se po­día sa­lir al mon­te ar­ma­do con una es­co­pe­ta.

Al em­plea­do le des­ta­pa­ron la tra­ma en 2014 y ayer se iba a ce­le­brar el jui­cio en la Au­dien­cia Pro­vin­cial de A Co­ru­ña. Pe­ro hu- bo un acuer­do pre­vio en­tre su abo­ga­do y la Fis­ca­lía. El acu­sa­do re­co­no­ció los he­chos y asu­mió una pe­na de un año y seis me­ses de pri­sión por un de­li­to de fal­se­dad do­cu­men­tal y seis me­ses más por otro de es­ta­fa. Tam­bién fueron pro­ce­sa­das otras tres per­so­nas, co­la­bo­ra­do­ras del funcionario —la ti­tu­lar de una ar­me­ría de Me­li­de, el so­cio de una ase­so­ría de San­ta Com­ba y un ami­go que com­par­tía be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos por la ex­pe­di­ción de li­cen­cias—. Es­tos acep­ta­ron un cas­ti­go de sie­te me­ses de pri­sión por un de­li­to de fal­se­dad do­cu­men­tal y seis me­ses por un de­li­to de es­ta­fa.

Se­gún la sen­ten­cia, el tra­ba­ja­dor, de la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te, es­ta­ba em­plea­do co­mo per­so­nal laboral fi­jo en el ser­vi­cio que se en­car­ga­ba de la ex­pe­di­ción ma­te­rial de las tar­je­tas de las li­cen­cias de ca­za. Sin em­bar­go, en lu­gar de in­for­mar a los ciu­da­da­nos del pro­ce­di­mien­to re­gla­men­ta­do, les so­li­ci­ta­ba di­ver­sas can­ti­da­des de di­ne­ro que re­ci­bía en me­tá­li­co y que no in­gre­sa­ba en las cuen­tas ban­ca­rias co­rres­pon­dien­tes.

Prue­bas de ap­ti­tud

En aque­llos años, en­tre el 2010 y 2012, la ex­pe­di­ción de las li­cen­cias de ca­za por la Xun­ta exi­gían la rea­li­za­ción de unas prue­bas de ap­ti­tud que se rea­li­za­ban en el Ser­vi­cio Pro­vin­cial de Con­ser­va­ción da Na­tu­re­za de las je­fa­tu­ras te­rri­to­ria­les de la en­ton­ces Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te. Lo que ha­cía el pro­ce­sa­do era en­tre­gar di­rec­ta­men­te las li­cen­cias a cam­bio de una can­ti­dad de di­ne­ro —en la ma­yo­ría de los ca­sos se tra­ta­ba de 50 eu­ros; si bien hu­bo per­so­nas que se hi­cie­ron con la li­cen­cia por so­lo 15 y otros pa­ga­ron has­ta 300—. Cer­ca de 40 per­so­nas pa­ga­ron a los pro­ce­sa­dos por los car­nés.

In­clu­so des­pués de ce­sar en el ne­go­cia­do el 24 de fe­bre­ro de 2012, ac­ce­dió fue­ra del ho­ra­rio de ofi­ci­na en va­rias oca­sio­nes a los des­pa­chos para, uti­li­zan­do las di­ver­sas con­tra­se­ñas, ex­pe­dir en las mis­mas con­di­cio­nes las tar­je­tas que apa­ren­ta­ban la con­ce­sión de li­cen­cias de ca­za, aun­que en reali­dad los ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos co­rres­pon­dien­tes no lle­ga­ron a pro­du­cir­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.