Mon­tes­quieu mo­les­ta en la Fis­ca­lía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opi­nión -

Si bien fue Al­fon­so Gue­rra a quien la le­yen­da, aun­que lo nie­ga de for­ma por­me­no­ri­za­da en sus me­mo­rias, le asig­na aquel so­bre­co­ge­dor «Mon­tes­quieu ha muer­to», la reali­dad es que des­de el po­der eje­cu­ti­vo y su bra­zo el le­gis­la­ti­vo, o vi­ce­ver­sa cual de­bie­ra, han si­do nu­me­ro­sos los in­ten­tos pa­ra que la se­pa­ra­ción de po­de­res en el Es­ta­do lo fue­ra so­lo en apa­rien­cia. Pal­ma­rio es lo oí­do de bo­ca del mi­nis­tro del In­te­rior, Jor­ge Fer­nán­dez-Díaz, cuan­do en tra­tos tor­ti­ce­ros so­bre la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na, con el ma­gis­tra­do Da­niel de Al­fon­so, in­di­ca a su in­ter­lo­cu­tor: «Eso te lo afi­na la Fis­ca­lía». A ello han con­tri­bui­do tam­bién in­tere­ses eco­nó­mi­cos que han uti­li­za­do los en­tor­nos del po­der eje­cu­ti­vo pa­ra es­qui­var al po­der ju­di­cial. Le­jano en el tiem­po, pe­ro sin­to­má­ti­co, te­ne­mos el ca­so Ban­ca Ca­ta­la­na y tan­tos otros que le han se­gui­do.

En es­ta ca­rre­ra de al­te­rar las ba­ses de la de­mo­cra­cia es­ta­ble­ci­das por Mon­tes­quieu ha­ce más de 250 años se afa­na­ron po­de­res di­ver­sos, em­pe­zan­do por el Va­ti­cano, que in­clu­yó sus obras en el Ín­di­ce de li­bros prohi­bi­dos, lle­gan­do aho­ra has­ta la re­for­ma Ga­llar­dón del Con­se­jo del Po­der Ju­di­cial, ha­ce so­lo un ins­tan­te. Pe­ro to­do ello no fue su­fi­cien­te pa­ra des­te­rrar a Mon­tes­quieu. In­sa­tis­fe­chos por­que jue­ces y fis­ca­les ha­yan pro­ce­sa­do a más de dos mil car­gos pú­bli­cos, con­de­na­do a un ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno, cua­tro o cin­co pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos e in­clu­so a un cu­ña­do del rey, han de­ci­di­do ac­tuar tam­bién so­bre el Mi­nis­te­rio Fis­cal.

En cin­co años, el Go­bierno de Ra­joy ha con­su­mi­do ya dos fis­ca­les ge­ne­ra­les y lle­va ca­mino de ha­cer­lo con el ter­ce­ro. To­rres-Dul­ce di­mi­tió, cohe­ren­te con su prin­ci­pio de que la Fis­ca­lía ya sa­be lo que tie­ne que ha­cer y no ne­ce­si­ta que na­die se lo re­cuer­de. Con­sue­lo Ma­dri­gal no lle­gó a los dos años por «no ajus­tar­se al per­fil que aho­ra se ne­ce­si­ta».

El ter­ce­ro, Ma­za, com­pa­re­ce de ur­gen­cia en las Cor­tes por las ac­tua­cio­nes en Mur­cia y La Rio­ja y los cam­bios en fis­ca­lías prin­ci­pa­les, lo que dio lu­gar a de­nun­cias por par­te de fis­ca­les de pre­sión e in­ti­mi­da­ción y, en co­rres­pon­den­cia, a la crí­ti­ca sin re­pa­ros de mi­nis­tros y di­ri­gen­tes po­pu­la­res con­tra al­gu­nos fis­ca­les. El Con­se­jo Fis­cal (nue­ve fis­ca­les ele­gi­dos y dos na­tos) dio res­pues­ta pú­bli­ca a ta­les crí­ti­cas, res­pal­dó a los fis­ca­les y re­cor­dó su au­to­no­mía en un co­mu­ni­ca­do que co­mien­za así: «An­te las de­cla­ra­cio­nes de res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos, par­ti­cu­lar­men­te el mi­nis­tro de Jus­ti­cia» y con­clu­ye de es­te mo­do: «La la­bor del Mi­nis­te­rio Fis­cal y de sus in­te­gran­tes es sus­cep­ti­ble de crí­ti­ca, sin que sea ad­mi­si­ble nin­gu­na in­je­ren­cia en nues­tra ac­tua­ción or­di­na­ria».

Des­le­gi­ti­mar las ins­ti­tu­cio­nes y los po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les, se­guir amo­lan­do a Mon­tes­quieu lo es, pro­mue­ve el avan­ce de los po­pu­lis­mos y la desafec­ción de los ciu­da­da­nos. Por más que la jus­ti­cia mo­les­te a los de­lin­cuen­tes, so­bre to­do si fue­ren nues­tros de­lin­cuen­tes. Se­gún no­ti­cias te­le­grá­fi­cas re­ci­bi­das ayer por la ca­sa con­sig­na­ta­ria, an­te­ano­che, a las diez y me­dia, y ya den­tro de la bahía de Vi­go, se fue a pi­que, en los ba­jos de Bor­nei­ra, el mag­ní­fi­co va­por co­rreo in­glés Val­pa­raí­so man­da­do por el ca­pi­tán Friend.

Los te­le­gra­mas di­cen que el bu­que se per­dió com­ple­ta­men­te, pe­ro que se han sal­va­do los 118 pa­sa­je­ros que lle­va­ba a bor­do y los 96 hom­bres de que se com­po­nía la tri­pu­la­ción. Tam­bién se ha sal­va­do la co­rres­pon­den­cia y la ma­yor par­te de la car­ga. El Tri­bu­nal In­ter­na­cio­nal que Sir Ber­trand Rus­sell quie­re que fun­cio­ne pa­ra con­de­nar la ac­tua­ción nor­te­ame­ri­ca­na en Viet­nam, no va a po­der ac­tuar tam­po­co en Sui­za. A pe­sar de que la pos­tu­ra del ge­ne­ral De Gau­lle es de abier­ta con­de­na de la ac­tua­ción nor­te­ame­ri­ca­na en Viet­nam, sin em­bar­go, Fran­cia, por mo­ti­vos di­plo­má­ti­cos, no per­mi­tió que Sir Ber­trand Rus­sell lle­va­ra ade­lan­te los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra mon­tar su tri­bu­nal en Pa­rís.

BOU­ZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.