El te­mor a que con­fie­se un acu­sa­do en el ca­so Pa­lau po­ne a CDC con­tra las cuer­das

El par­ti­do de Ar­tur Mas re­ti­ra del jui­cio a 36 tes­ti­gos para blin­dar a sus ex­con­se­je­ros

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRIS­TIAN REINO

La aper­tu­ra del jui­cio por el ca­so del Pa­lau de la Mú­si­ca es­tu­vo mar­ca­da por el pac­to que ne­go­cian los abo­ga­dos de Jor­di Mon­tull, mano de­re­cha del má­xi­mo res­pon­sa­ble de la en­ti­dad cul­tu­ral, y la Fis­ca­lía, para re­ba­jar la pe­na de su hi­ja, ex­di­rec­ti­va de la ins­ti­tu­ción y tam­bién pro­ce­sa­da, a cam­bio de que el acu­sa­do ti­re de la man­ta so­bre las su­pues­tas co­mi­sio­nes ile­ga­les que co­bra­ba Con­ver­gèn­cia de las em­pre­sas cons­truc­to­ras a tra­vés del Pa­lau. El ca­so Pa­lau, que des­te­rró de un plu­ma­zo el ma­ni­do con­cep­to del oa­sis ca­ta­lán fren­te a la co­rrup­ción ram­pan­te en Es­pa­ña, arran­có ayer en la Ciu­dad de la Jus­ti­cia de Bar­ce­lo­na, ocho años des­pués de que los Mos­sos d’Es­qua­dra irrum­pie­ran en la en­ti­dad cul­tu­ral, la jo­ya de la co­ro­na de la bur­gue­sía ca­ta­la­na. La vis­ta se pro­lon­ga­rá has­ta ju­nio y Mon­tull de­cla­ra­rá el miér­co­les pró­xi­mo.

Con­ver­gèn­cia, hoy re­con­ver­ti­do en PDECat, se sien­ta en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos co­mo res­pon­sa­ble ci­vil a tí­tu­lo lu­cra­ti­vo de un sa­queo que su­pera los 30 mi­llo­nes de eu­ros y tam­bién a tra­vés de su ex­te­so­re­ro Da­niel Osá­car, que se en­fren­ta a sie­te años de pri­sión. El par­ti­do tie­ne quin­ce se­des em­bar­ga­das co­mo aval por si tu­vie­ra que ha­cer fren­te a una even­tual con­de­na. Los in­ves­ti­ga­do­res cal­cu­lan que per­ci­bió de la cons­truc­to­ra Fe­rro­vial al­go más de seis mi­llo­nes de eu­ros. La ame­na­za de que el prin­ci­pal co­la­bo­ra­dor de Fé­lix Mi­llet pu­die­ra dar de­ta­lles so­bre el des­tino de gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro y acre­di­ta­ra la te­sis de la Fis­ca­lía de que Fe­rro­vial y Con­ver­gèn­cia sus­cri­bie­ron un «pac­to cri­mi­nal» para la fi­nan­cia­ción ile-

gal del par­ti­do ha obli­ga­do a los abo­ga­dos de la for­ma­ción a mo­ver fi­cha y va­riar su es­tra­te­gia de de­fen­sa. Por ello, el abo­ga­do del par­ti­do y el del ex­te­so­re­ro han re­nun­cia­do a que com­pa­rez­can un to­tal de 36 tes­ti­gos, al­gu­nos de ellos ex­con­se­je­ros en­car­ga­dos del área de in­fra­es­truc­tu­ras du­ran­te la épo­ca que se in­ves­ti­ga, Pe­re Macías y Fe­lip Puig, así co­mo el aho­ra por­ta­voz de Junts pel Sí, Jor­di Tu­rull. Los tres eran los res­pon­sa­bles de los con­cur­sos para los con­tra­tos para las obras.

Aun­que el ar­gu­men­to que die­ron los le­tra­dos fue que las ad­ju­di­ca­cio­nes se hi­cie­ron de ma­ne­ra co­rrec­ta y que, por tan­to, no son ne­ce­sa­rias las com­pa­re­cen­cias por­que no hu­bo fi­nan­cia­ción ile­gal, lo que sub­ya­ce es la de­ci­sión de no ex­po­ner a un ter­cer gra­do a los ex al­tos car­gos de Con­ver­gèn­cia en un mo­men­to en que la for­ma­ción es­tá ase­dia­da

por otro ca­so de co­rrup­ción, el del 3 %. Si Mon­tull ti­ra de la man­ta el pró­xi­mo miér­co­les, la de­cla­ra­ción de los Macías, Puig y Tu­rull, pre­vis­ta para den­tro de un mes, con to­da se­gu­ri­dad gi­ra­ría en torno a lo que pue­da con­tar el ex nú­me­ro dos del Pa­lau, lo que de­ja­ría en una si­tua­ción muy de­li­ca­da al par­ti­do de Car­les Puig­de­mont y Ar­tur Mas.

Pres­crip­ción

A la es­pe­ra de las de­cla­ra­cio­nes de Fé­lix Mi­llet, má­xi­mo res­pon­sa­ble del Pa­lau de la Mú­si­ca, y Mon­tull, que se en­fren­tan a pe­nas de 27 años por ha­ber per­pe­tra­do un ex­po­lio su­pe­rior a 30 mi­llo­nes de eu­ros (so­lo han con­fe­sa­do ha­ber­se em­bol­sa­do 3,3 mi­llo­nes), el jui­cio arran­có ayer con las cues­tio­nes pre­vias. Los abo­ga­dos de Osá­car y de los ex­di­rec­ti­vos de Fe­rro­vial Pe­dro Bue­na­ven­tu­ra y Juan Eli­za­ga re­cla­ma­ron la re­ti­ra­da

de la acu­sa­ción a sus clien­tes con el ar­gu­men­to de que han pres­cri­to al­gu­nos de los de­li­tos que se les impu­tan. Los le­tra­dos de es­tos acu­sa­dos exi­gie­ron ade­más que se de­cla­re nu­la una de las prin­ci­pa­les prue­bas, los ar­chi­vos in­for­má­ti­cos ob­te­ni­dos en el or­de­na­dor de la se­cre­ta­ria de Mi­llet, que em­pleó la Agen­cia Tri­bu­ta­ria para con­fec­cio­nar el in­for­me en el que con­clu­yó que Con­ver­gèn­cia co­bró co­mi­sio­nes ile­ga­les de Fe­rro­vial a tra­vés del Pa­lau. Ale­ga­ron irre­gu­la­ri­da­des en la ca­de­na de cus­to­dia del equi­po in­for­má­ti­co.

Mi­llet, que a la en­tra­da del juz­ga­do di­jo es­tar «arre­pen­ti­do» y pi­dió «per­dón» por el ex­po­lio, en­tró en la Ciu­dad de la Jus­ti­cia en si­lla de rue­das, lle­gó tres mi­nu­tos tar­de y con la mis­ma ame­ri­ca­na de cua­dri­tos que uti­li­za en to­das sus com­pa­re­cen­cias ju­di­cia­les.

EFE

Fé­lix Mi­llet, res­pon­sa­ble del Pa­lau y prin­ci­pal acu­sa­do, jun­to a Jor­di Mon­tull, quien ne­go­cia con el fis­cal una con­fe­sión que im­pli­ca­ría a Con­ver­gèn­cia para re­du­cir la con­de­na a su hi­ja, a su iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.