PP y PSOE for­ma­li­zan su pac­to y se re­par­ten las cua­tro pla­zas va­can­tes en el Cons­ti­tu­cio­nal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - NURIA VE­GA

El acuer­do tá­ci­to en­tre PP y PSOE para renovar el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal se des­ta­pó ayer en la Co­mi­sión de Nom­bra­mien­tos del Se­na­do. Quin­ce can­di­da­tos, los pro­pues­tos por las Cá­ma­ras au­to­nó­mi­cas, aca­ba­ban de de­fen­der su tra­yec­to­ria y mé­ri­tos para as­pi­rar a una pla­za en el ór­gano ju­ris­dic­cio­nal. Pe­ro da­ba igual, la tar­ta es­ta­ba ya re­par­ti­da. Los vo­tos de po­pu­la­res y so­cia­lis­tas sir­vie­ron para sa­car ade­lan­te su pro­pues­ta con­jun­ta y per­mi­tir a Cán­di­do Con­de-Pum­pi­do, María Lui­sa Ba­la­guer, Ri­car­do En­rí­quez y Al­fre­do Mon­to­ya cu­brir las va­can­tes de ma­gis­tra­dos. Dos pro­gre­sis­tas y dos con­ser­va­do­res.

El des­en­cuen­tro en­tre am­bas for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas y el res­to de la opo­si­ción fue to­tal. Por de­ci­sio­nes to­ma­das a con­cien­cia o cir­cuns­tan­cias del mo­men­to, los dos re­pre­sen­tan­tes de PP y PSOE vo­ta­ron prác­ti­ca­men­te en so­le­dad su plan­tea­mien­to, que se­rá ra­ti­fi­ca­do en el pleno del 7 de mar­zo. So­lo en la es­qui­na de­re­cha de la sa­la, el re­pre­sen­tan­te del Gru­po Mix­to in­for­mó de que se abs­te­nía. Ni Uni­dos Po­de­mos ni el PNV ni Es­que­rra es­tu­vie­ron pre­sen­tes. En el ca­so del par­ti­do de Pa­blo Igle­sias, por un des­pis­te que hi­zo que Ra­món Es­pi­nar se en­con­tra­ra en su des­pa­cho a la ho­ra de la vo­ta­ción. Los na­cio­na­lis­tas vas­cos, sin em­bar­go, ni tan si­quie­ra qui­sie­ron par­ti­ci­par del trá­mi­te de exa­men a los as­pi­ran­tes. Es­que­rra se au­sen­tó para de­nun­ciar la «po­li­ti­za­ción» del Cons­ti­tu­cio­nal y el «ama­ño» en­tre PP y PSOE. Su cen­su­ra del sis­te­ma de de­sig­na­ción se su­mó a las crí­ti­cas de Es­pi­nar. «Lle­van años co­lo­can­do en los tri­bu­na­les co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos», de­nun­ció el por­ta­voz de Uni­dos Po­de­mos.

Una úni­ca na­ción

Las dos pri­me­ras fuer­zas ce­rra­ron fi­las en de­fen­sa de un acuer­do que con­si­de­ran obli­ga­do. Se ne­ce­si­tan tres quin­tos de la Cá­ma­ra para cu­brir el cu­po del Se­na­do en la re­no­va­ción del Cons­ti­tu­cio­nal y eso exi­ge, ar­gu­men­tan, el en­ten­di­mien­to en­tre par­ti­dos. «No es ad­mi­si­ble que se ha­ble de ama­ño cuan­do es un pro­ce­so ab­so­lu­ta­men­te de­mo­crá­ti­co», pro­tes­tó el so­cia­lis­ta Vi­cen­te Ál­va­rez Are­ces.

En reali­dad, PP y PSOE han he­cho fren­te co­mún en la de­fen­sa del pro­ce­so de re­no­va­ción del tri­bu­nal te­nien­do es­pe­cial­men­te en cuen­ta el desafío in­de­pen- den­tis­ta ca­ta­lán. La se­na­do­ra de Es­que­rra, Mi­reia Cor­tés, apro­ve­chó la co­mi­sión para in­te­rro­gar a los fu­tu­ros ma­gis­tra­dos so­bre la op­ción de que el Es­ta­do de­le­gue en Ca­ta­lu­ña la com­pe­ten­cia para con­vo­car un re­fe­ren­do, al tiem­po que Es­pi­nar pre­gun­ta­ba so­bre la po­si­bi­li­dad de acep­tar el tér­mino na­ción. No ob­tu­vie­ron res­pues­ta afir­ma­ti­va. Unos se abs­tu­vie­ron de res­pon­der y otros re­cor­da­ron que na­ción so­lo hay una y que las as­pi­ra­cio­nes se­ce­sio­nis­tas tie­nen en­ca­je si no vul­ne­ran la ley. Con­de-Pum­pi­do re­sal­tó, ade­más, an­te Es­que­rra la im­par­cia­li­dad e in­de­pen­den­cia del má­xi­mo in­tér­pre­te de la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.