Fi­llon man­tie­ne su can­di­da­tu­ra pe­se a su in­mi­nen­te impu­tación

Sus prin­ci­pa­les alia­dos aban­do­nan su bar­co y lo de­jan so­lo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ALE­XAN­DRA F. COEGO

Fra­nçois Fi­llon fue con­vo­ca­do ayer por los jue­ces de ins­truc­ción para co­mu­ni­car­le su impu­tación y la de su mu­jer el pró­xi­mo 15 de mar­zo: el cla­vo que fal­ta­ba en la ta­pa del ataúd en que se ha con­ver­ti­do su can­di­da­tu­ra, y un dra­ma para la de­re­cha re­pu­bli­ca­na, que se es­tá que­dan­do sin op­cio­nes en la ca­rre­ra pre­si­den­cial. La de­ci­sión de los ma­gis­tra­dos lle­ga ape­nas cin­co días des­pués del nom­bra­mien­to de Ser­ge Tour­nai­re, uno de los ma­yo­res ex­per­tos en co­rrup­ción fi­nan­cie­ra del país, co­no­ci­do por su in­tran­si­gen­cia, co­mo res­pon­sa­ble del su­ma­rio.

El con­ser­va­dor no tar­dó en sa­lir pú­bli­ca­men­te a mar­ti­llear el men­sa­je de que no aban­do­na­rá la ca­rre­ra ha­cia el Elí­seo, rom­pien­do así su pro­me­sa de re­ti­rar­se en ca­so de que se le impu­tara. «No ce­de­ré, no me en­tre­ga­ré, no me re­ti­ra­ré, iré has­ta el fi­nal por­que más allá de mi per­so­na es la de­mo­cra­cia lo que se es­tá de­sa­fian­do», zan­jó en una rue­da de pren­sa ur­gen­te. El ex pri­mer mi­nis­tro es­tá acu­sa­do de de­frau­dar cer­ca de un mi­llón de eu­ros de di­ne­ro pú­bli­co a tra­vés de em­pleos fal­sos para su mu­jer y sus dos hijos.

Fi­llon ca­li­fi­có su ya in­mi­nen­te impu­tación co­mo un «ase­si­na­to po­lí­ti­co» y afir­mó que «el Es­ta­do de de­re­cho ha si­do vio­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te» para per­ju­di­car­lo. Sus re­pe­ti­dos ata­ques a las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les desata­ron la po­lé­mi­ca en to­dos los fren­tes. El pre­si­den­te, Fra­nçois Ho­llan­de, se pro­nun­ció «so­lem­ne­men­te en con­tra de to­da pues­ta en du­da de las ca­pa­ci­da­des de los ma­gis­tra­dos» y re­cor­dó que «una can­di­da­tu­ra a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les no au­to­ri­za a sem­brar la sos­pe­cha so­bre el tra­ba­jo de los po­li­cías y los jue­ces».

En la iz­quier­da, Be­noît Ha­mon des­ta­có la «in­creí­ble vio­len­cia» de sus pa­la­bras y Jean-Luc Mé­len­chon di­jo sen­tir­se ape­na­do por­que sus «com­pa­trio­tas» de la de­re­cha no ten­gan un can­di­da­to «pre­sen­ta­ble». Em­ma­nuel Ma­cron, su ma­yor ri­val de ca­ra a la pri­me­ra vuel­ta, lan­zó un dar­do a Fi­llon, que se pre­sen­ta­ba co­mo un can­di­da­to con mano de hie­rro con­tra la co­rrup­ción, di­cien­do que «no se pue­de ser fa­vo­ra­ble a la to­le­ran­cia cero so­lo cuan­do con­cier­ne al res­to».

El ma­yor pro­ble­ma para él es que, en el cen­tro, sus prin­ci­pa­les apo­yos no han tar­da­do en re­ple­gar­se y des­vin­cu­lar­se. Bruno Le Mai­re, ex­ri­val en las pri­ma­rias y re­pre­sen­tan­te de asun­tos eu­ro­peos de la cam­pa­ña, di­mi­tió a las po­cas ho­ras ha­cién­do­se eco de la pro­me­sa de re­ti­ra­da en ca­so de impu­tación. La Unión de De­mó­cra­tas e In­de­pen­dien­tes tam­bién anun­ció su aban­dono. En su pro­pio cam­po, el dipu­tado sar­ko­zis­ta y ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do Pie­rre Le­llou­che ca­li­fi­có la de­ci­sión de con­ti­nuar de «inau­di­ta» y pro­pu­so la con­vo­ca­to­ria de un con­se­jo cons­ti­tu­cio­nal para apla­zar los co­mi­cios has­ta que Los Re­pu­bli­ca­nos en­cuen­tren sus­ti­tu­to.

Se­gún Colpisa, no son po­cos los al­cal­des de la de­re­cha que apa­dri­nan a Alain Jup­pé, el pro­vi­den­cial plan B si Ni­co­las Sar­kozy le re­ti­ra su ve­to. In­clu­so el Fren­te Na­cio­nal (FN), que has­ta el mo­men­to se man­tu­vo dis­cre­to con Fi­llon para no fa­vo­re­cer las op­cio­nes de Ma­cron, unió su voz a las crí­ti­cas. Flo­rian Phi­lip­pot, el nú­me­ro dos de Ma­ri­ne Le Pen, de­cla­ró que Fi­llon ya «no pue­de se­guir ha­cien­do cam­pa­ña».

Los abo­ga­dos de Fi­llon tie­nen diez días para es­tu­diar la in­ves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar, que has­ta aho­ra ha es­ta­do so­me­ti­da a se­cre­to de su­ma­rio. El con­ser­va­dor po­dría ne­gar­se a asis­tir a la ci­ta (co­mo hi­zo la pre­si­den­ta del FN), ya que al ser se­na­dor se be­ne­fi­cia de la in­mu­ni­dad par­la­men­ta­ria. Sin em­bar­go, una re­sis­ten­cia es lo úni­co que le fal­ta para ha­cer pe­da­zos su ar­gu­men­to de inocen­cia.

VALAT EFE YOAN

El ma­za­zo fi­nal. La co­mu­ni­ca­ción de los jue­ces de que se­rá impu­tado en los pró­xi­mos días ha su­pues­to el gol­pe de­fi­ni­ti­vo para la ca­rre­ra pre­si­den­cial de Fi­llon, que afir­mó ser víc­ti­ma de un «ase­si­na­to po­lí­ti­co» y pu­so en du­da la im­par­cia­li­dad de la Jus­ti­cia fran­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.