Los kur­dos se alían con Da­mas­co para fre­nar a los tur­cos en Siria

La ONU acu­sa a los in­sur­gen­tes y al ré­gi­men de co­me­ter atro­ci­da­des en la ba­ta­lla de Ale­po

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Kur­dos y si­rios lea­les a Ba­char al Asad hi­cie­ron bueno el clá­si­co de que el enemi­go de mi enemi­go es mi ami­go y en­te­rra­ron su due­lo per­so­nal para ha­cer fren­te a la ame­na­za tur­ca. El ré­gi­men y los kur­dos si­rios se unie­ron en una ex­tra­ña alian­za para blo­quear en el nor­te del país al Ejér­ci­to tur­co y sus alia­dos re­bel­des, que no pue­den se­guir avan­zan­do sin en­trar en gue­rra con­tra ellos.

«Tan­to para el Go­bierno co­mo para los kur­dos si­rios, el enemi­go es Re­cep Tay­yip Er­do­gan. Se tra­ta de blo­quear su pro­yec­to de in­va­sión de los te­rri­to­rios fron­te­ri­zos», afir­mó a AFP el re­dac­tor je­fe de Al Wa­tan, dia­rio cer­cano al po­der en Da­mas­co.

La se­ma­na pa­sa­da, las tro­pas tur­cas y sus alia­dos re­bel­des se apo­de­ra­ron de la ciu­dad de Al Bab, bas­tión del Es­ta­do Is­lá­mi­co en el nor­te de la pro­vin­cia de Ale­po. Los rusos prohí­ben al Ejér­ci­to si­rio ha­cer­se con el con­trol de Al Bab de­bi­do a un acuer­do con Ankara, por eso Da­mas­co cam­bió de tác­ti­ca. Aho­ra ro­dea a los tur­cos avan­zan­do ha­cia el es­te has­ta con­fluir con las fuer­zas kur­das.

«El lu­nes el Ejér­ci­to si­rio pro­gre­só rá­pi­da­men­te y lle­gó a zo­na kur­da», al su­does­te de la ciu­dad de Man­bij, «cor­tan­do la ca­rre­te­ra del es­te a los re­bel­des pro­tur­cos», afir­ma el geó­gra­fo fran­cés Fa­bri­ce Ba­lan­che, ex­per­to en Siria. «La ca­rre­te­ra de Ra­qa vía Al Bab es­tá cortada para los tur­cos. Tam­po­co pue­den ata­car Man­bij por el sur», pre­ci­sa es­te in­ves­ti­ga­dor del Washington Ins­ti­tu­te.

Ra­qa, Pal­mi­ra y Ale­po

Er­do­gan re­cor­dó que Ankara que­ría par­ti­ci­par en la ope­ra­ción para ex­pul­sar al EI de su bas­tión de Ra­qa, pe­ro des­car­tó coo­pe­rar con las mi­li­cias kur­das si­rias, que ca­li­fi­ca de «te­rro­ris­tas».

Las bue­nas no­ti­cias para Al Asad lle­ga­ron tam­bién des­de Pal­mi­ra. El ejér­ci­to y las mi­li­cias lea­les al pre­si­den­te si­rio en­tra­ron en la ciu­dad mo­nu­men­tal, con­tro­la­da por el EI des­de el pa­sa­do di­ciem­bre. Los efec­ti­vos gu­ber­na­men­ta­les con­tro­lan las afue­ras oc­ci­den­ta­les de la ciu­dad e irrum­pie­ron en el ba­rrio de Al Mu­ta­qae­din, en el oes­te de la ur­be.

Los re­pro­ches para el ré­gi­men si­rio lle­ga­ron des­de la ONU, que de­nun­ció la exis­ten­cia de bom­bar­deos in­dis­cri­mi­na­dos, ar­ma­men­to prohi­bi­do, ci­vi­les usa­dos co­mo es­cu­dos hu­ma­nos y un buen nú­me­ro de atro­ci­da­des más en la ba­ta­lla por el con­trol de Ale­po, que con­clu­yó a fi­na­les de di­ciem­bre. «To­das las par­tes co­me­tie­ron gra­ves vio­la­cio­nes de le­yes hu­ma­ni­ta­rias in­ter­na­cio­na­les cons­ti­tu­ti­vas de crí­me­nes de gue­rra», con­clu­ye la in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te rea­li­za­da por la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal de la ONU a tra­vés de más de 300 en­tre­vis­tas so­bre el te­rreno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.