El pa­pa pier­de a una alia­da cla­ve en su lu­cha con­tra la pe­dofi­lia en la Igle­sia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - K. V.

La irlandesa Ma­rie Co­llins, víc­ti­ma de abu­sos se­xua­les y miem­bro del gru­po de ex­per­tos crea­do por el pa­pa Fran­cis­co para lu­char con­tra la pe­dofi­lia en la Igle­sia, re­nun­ció ayer a su car­go por las tra­bas y re­sis­ten­cias del Va­ti­cano a su la­bor. Con un co­mu­ni­ca­do ofi­cial, la Pon­ti­fi­cia Co­mi­sión para la Pro­tec­ción de los Me­no­res anun­ció la re­nun­cia de Co­llins, lo que cons­ti­tu­ye un du­ro gol­pe para el pon­tí­fi­ce y su pro­me­sa de apli­car to­le­ran­cia cero a los cu­ras que abu­san se­xual­men­te de me­no­res.

La re­nun­cia de Co­llins ocu­rre en un mo­men­to de­li­ca­do, ya que el pa­pa ha si­do cri­ti­ca­do du­ra­men­te es­ta se­ma­na por va­rios me­dios de pren­sa in­ter­na­cio­na­les Co­llins, víc­ti­ma de abu­sos, de­ja el car­go por las tra­bas del Va­ti­cano a su la­bor.

por ha­ber re­du­ci­do re­cien­te­men­te las san­cio­nes a un gru­po de pá­rro­cos pe­dó­fi­los y por con­si­de­rar la pe­dofi­lia co­mo «una en­fer­me­dad», se­gún de­cla­ró re­cien­te­men­te. Su de­ci­sión ca­yó mal en­tre las víctimas y los ase­so­res pon­ti­fi­cios, pe­se a que fue de­fi­ni­do co­mo «un ges­to de mi­se­ri­cor­dia» del pa­pa.

El cas­ti­go apar­ta­ba a los cu­ras cul­pa­bles del sa­cer­do­cio y los con­de­na­ba a «una vi­da de pe­ni­ten­cia y a la prohi­bi­ción de ejer­cer pú­bli­ca­men­te su mi­nis­te­rio».

La mis­ma san­ción fue apli­ca­da en el 2006 al ma­yor abu­sa­dor se­xual de la Igle­sia, el lí­der y fun­da­dor de los Le­gio­na­rios de Cris­to, el pa­dre Mar­cial Ma­ciel. La san­ción más gra­ve den­tro de la Igle­sia es re­du­cir­los al es­ta­do lai­cal. La co­mi­sión con­tra le pe­dofi­lia fue crea­da a pe­ti­ción del pa­pa ar­gen­tino en el 2014.

Es­tá for­ma­da por unos quin­ce lai­cos y re­li­gio­sos y tie­ne el en­car­go ofi­cial de pro­po­ner al pon­tí­fi­ce «ini­cia­ti­vas opor­tu­nas» para com­ba­tir ese fe­nó­meno den­tro de la ins­ti­tu­ción. El año pa­sa­do, la otra víc­ti­ma de la co­mi­sión, el in­glés Pe­ter Saun­ders, re­nun­ció tras ase­gu­rar que se sen­tía trai­cio­na­do por el pa­pa Fran­cis­co y por una Igle­sia que «no ha­ce na­da» de ca­ra a la pe­dofi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.