Fo­men­to da por he­cho que la pa­tro­nal con­tra­ta­rá a to­dos los es­ti­ba­do­res

Los sin­di­ca­tos creen que la ofer­ta es un brin­dis al sol y tra­ba­jan para tum­bar el de­cre­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - E. ABUÍN

Para el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to es in­com­pren­si­ble que to­da­vía no es­té re­suel­ta la li­be­ra­li­za­ción de la es­ti­ba. Por un la­do, el real de­cre­to ley que el Go­bierno apro­bó el pa­sa­do vier­nes per­mi­ti­rá elu­dir las cuan­tio­sas mul­tas con las que ame­na­za Bru­se­las si lo ra­ti­fi­ca el Con­gre­so. Y, por otro, el mar­tes, en el mar­co del acuer­do en­tre pa­tro­nal y sin­di­ca­tos de abrir un pro­ce­so for­mal y con­ti­nua­do de ne­go­cia­cio­nes, Anes­co sus­cri­bió su com­pro­mi­so «con la con­ti­nui­dad en el em­pleo de los ac­tua­les tra­ba­ja­do­res por­tua­rios», al­go que, a jui­cio de Íñi­go de la Ser­na, des­pe­ja «mu­chí­si­mas du­das, si no to­das, so­bre el man­te­ni­mien­to de los pues­tos de tra­ba­jo». Por tan­to, «¿cuál es el mo­ti­vo para no po­der ha­cer las dos co­sas: aca­tar la sen­ten­cia apro­ban­do el real de­cre­to ley y ga­ran­ti­zar el man­te­ni­mien­to de los pues­tos de tra- ba­jo?», ar­gu­men­tó el res­pon­sa­ble de Fo­men­to.

El pro­ble­ma es­tá en que allí don­de el mi­nis­tro es­cu­cha a los em­pre­sa­rios «de­cir al­to y cla­ro que se sien­tan para ga­ran­ti­zar el man­te­ni­mien­to de los em­pleos», los sin­di­ca­tos no oyen más que un brin­dis al sol. «Los com­pro­mi­sos son aque­llos que se pue­den exi­gir an­te la au­to­ri­dad ju­di­cial» y lo que ha pues­to Anes­co en­ci­ma de la me­sa es «un Po­wer­point en el que se re­co­ge eso», ex­po­ne Er­nes­to Gó­mez, ne­go­cia­dor por par­te de CC. OO. Ad­mi­te asi­mis­mo que ese com­pro­mi­so fi­gu­ra en el ac­ta que, fir­ma­da por el me­dia­dor, Mar­cos Pe­ña, abre el pro­ce­so for­mal de ne­go­cia­ción. Cla­ro que en ese mis­mo do­cu­men­to tam­bién se re­co­ge el com­pro­mi­so de «ges­tio­nar en el fu­tu­ro los ex­ce­den­tes, si los hu­bie­ra, a tra­vés de los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les pre­vis­tos y los me­ca­nis­mos de su­bro­ga­ción que en su ca­so se con­ven­ga».

To­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que que­da muy le­jos de lo que el mar­tes es­pe­ra­ban los sin­di­ca­tos: que la pa­tro­nal tra­je­se las ci­fras de sus ne­ce­si­da­des de mano de obra puer­to a puer­to. Y no cum­plió. Ni si­quie­ra tra­jo las de al­gu­nas ter­mi­na­les que ya ha­bía cuan­ti­fi­ca­do, co­mo que en Bar­ce­lo­na so­bra­ban 62 y en Te­ne­ri­fe, 81.

Se­gui­rán, eso sí, en el pro­ce­so de ne­go­cia­ción ins­pi­ra­do esos dos prin­ci­pios y un ter­ce­ro que tam­bién que­dó ex­pre­so, co­mo es «ga­ran­ti­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad de las em­pre­sas ne­go­cian­do las me­di­das or­ga­ni­za­ti­vas que las fa­vo­rez­can». Mien­tras, tra­ba­jan para que el real de­cre­to no en­cuen­tre res­pal­do el pró­xi­mo 9 de mar­zo. Así que la huel­ga es­tá can­ta­da. La úni­ca for­ma de evi­tar­la, se­gún Gó­mez, es bo­rrar del BOE del 25 de fe­bre­ro ese de­cre­to con el que De la Ser­na en­tró «cual ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.