Los ar­qui­tec­tos Ra­fael Aran­da, Car­me Pi­gem y Ra­mon Vi­lal­ta, pre­mio Pritzker

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - G. N. REDACCIÓN / LA VOZ

«El sue­ño se ha cum­pli­do», con­fe­sa­ba ayer Car­me Pi­gem tras sa­ber que el es­tu­dio ge­run­den­se CRC —que co­fun­dó en 1988 y di­ri­ge jun­to con Ra­fael Aran­da y Ra­mon Vi­lal­ta— aca­ba­ba de ga­nar el pre­mio Pritzker de ar­qui­tec­tu­ra. El de­no­mi­na­do Es­pai Bar­be­rí, ta­ller que ocu­pa una an­ti­gua fra­gua-fun­di­ción con cua­tro si­glos de his­to­ria en Olot —la ciu­dad en la que los tres so­cios na­cie­ron—, se in­cor­po­ra así a la ex­clu­si­va nó­mi­na del apo­da­do No­bel de la ar­qui­tec­tu­ra en la que es­tán fi­gu­ras co­mo Al­do Ros­si, Nor­man Fos­ter, Ta­dao An­do, Nie­me­yer, Luis Ba­rra­gán, Zaha Ha­did, Jørn Ut­zon, Nou­vel, Álvaro Si­za, Renzo Piano, Frank Gehry, Sou­to de Mou­ra, Her­zog & Meu­ron, Rem Kool­haas o Shi­ge­ru Ban, y —has­ta aho­ra— un úni­co es­pa­ñol: Ra­fael Mo­neo, en 1996.

El fa­llo del ju­ra­do ad­vier­te en el tra­ba­jo de CRC —que to­ma el re­le­vo del chi­leno Ale­jan­dro Ara­ve­na, ga­lar­do­na­do en el 2016— im­por­tan­tes vir­tu­des co­mo la «bús­que­da de co­ne­xio­nes en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior» y el res­pe­to por lo exis­ten­te, pre­mi­sas que dan co­mo re­sul­ta­do «una ar­qui­tec­tu­ra emo­cio­nal y vi­ven­cial» en la que lo lo­cal se con­vier­te en uni­ver­sal. Su ar­gu­men­ta­ción in­ci­de en el elo­gio del equi­po de ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les «por su com­pro­mi­so in­fle­xi­ble con el lu­gar y su na­rra­ti­va», que les per­mi­te, di­ce, «crear es­pa­cios que es­tán en con­so­nan­cia con sus res­pec­ti­vos contextos».

En sus ca­si trein­ta años de tra­yec­to­ria co­mún, Aran­da, Pi­gem y Vi­lal­ta han apos­ta­do por la crea­ti­vi­dad com­par­ti­da —in­clu­so tra­ba­jan en la mis­ma me­sa—, la re­fle­xión, el tra­ta­mien­to de los es­pa­cios sin as­pa­vien­tos, des­de un es­pí­ri­tu que ape­la al res­pe­to a la tra­di­ción —la re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio— en una con­jun­ción mi­ni­ma­lis­ta con las so­lu­cio­nes más mo­der­nas, y ma­te­ria­les bá­si­cos co­mo el ace­ro, el hie­rro, el cris­tal... Pe­ro su sen­si­bi­li­dad no es­tá úni­ca­men­te di­ri­gi­da a las cons­truc­cio­nes, tam­bién mi­ra con mi­mo a la na­tu­ra­le­za, la oro­gra­fía y la ve­ge­ta­ción. Más de una vez han sub­ra­ya­do eso de que el ele­men­to me­dioam­bien­tal, el pai­sa­je, no es úni­ca­men­te ver­de, sino un va­lor mu­cho más com­ple­jo y ri­co.

La pers­pec­ti­va que les da lo lo­cal es tam­bién un im­por­tan­te

atri­bu­to en su obra, no en vano —cuan­do ter­mi­na­ron sus es­tu­dios en la Es­co­la Tèc­ni­ca Su­pe­rior d’Ar­qui­tec­tu­ra de Bar­ce­lo­na— su­pe­raron la ten­ta­ción de ins­ta­lar­se en la ca­pi­tal ca­ta­la­na y de­ci­die­ron vol­ver a su tierra y abrir el ga­bi­ne­te en la ca­be­ce­ra

de la co­mar­ca de la Ga­rrot­xa, en Olot. Ese de­ta­lle del amor por las raí­ces —que pu­die­ra pa­re­cer anec­dó­ti­co— im­pri­me un fuer­te ca­rác­ter a su ar­qui­tec­tu­ra, to­ca­da por la es­pi­ri­tua­li­dad y la sen­ci­llez de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa que tan­to ad­mi­ran los tres.

EDDY KELELE AFP

Los ar­qui­tec­tos Ra­mon Vi­lal­ta, Ra­fael Aran­da y Car­me Pi­gem, en la tar­de de ayer, en el la­bo­ra­to­rio del Es­pai Bar­be­rí de CRC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.