«No va­len ex­cu­sas, el que bus­ca suer­te la sue­le en­con­trar»

Mel pre­pa­ra a los ju­ga­do­res «para que de­jen de la­mer­se he­ri­das, de la­men­tar lo pa­sa­do»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - XURXO FERNÁNDEZ

Acu­cia­do por la cri­sis, el De­por­ti­vo ha­bía op­ta­do por eco­no­mi­zar en to­do, lle­gan­do a re­du­cir al mí­ni­mo la du­ra­ción de sus due­los. Los re­sol­vía en diez mi­nu­tos, em­plea­dos por el ri­val en gol­pear sin en­con­trar res­pues­ta. Los co­ru­ñe­ses se iban a la lo­na de in­me­dia­to, des­min­tien­do la po­pu­lar teo­ría de que ca­da ci­ta em­pie­za y ter­mi­na en sa­la de pren­sa, dis­cu­rrien­do en­tre la pre­via y el aná­li­sis post­par­ti­do. Des­de que cam­bió el año, las pa­la­bras de an­tes de sal­tar al cam­po no te­nían pe­so so­bre el cés­ped; las de des­pués, no ser­vían de ali­vio. Gaiz­ka Ga­ri­tano se lle­vó el lu­nes sus dis­qui­si­cio­nes car­ga­das de res­pe­to y ayer fue Pe­pe Mel quien se subió a la si­lla a la que apun­ta el mi­cro en Abe­gon­do. Allí em­pe­zó a dispu­tar su en­cuen­tro, mar­can­do dis­tan­cias con su pre­de­ce­sor en el asien­to. «Lo que ha pa­sa­do es que te­ne­mos 19 pun­tos. Esa es la reali­dad», sen­ten­ció es­pan­tan­do la se­rie de in­for­tu­nios y errores ar­bi­tra­les. «Pre­pa­ro a los ju­ga­do­res para que se de­jen de la­men­ta­cio­nes, de la­mer­se las he­ri­das», ma­ni­fes­tó para sos­te­ner que «no va­len ex­cu­sas, el que bus­ca suer­te la sue­le en­con­trar».

Se­me­jan­te de­cla­ra­ción li­mi­ta por ade­lan­ta­do el ar­gu­men­ta­rio fren­te a cual­quier re­sul­ta­do ad­ver­so. Y se pro­du­ce co­mo an­ti­ci­po a un cho­que car­ga­do de con­te­ni­do y di­fi­cul­ta­des, fren­te a un ri­val tan de­nos­ta­do en Ria­zor co­mo com­ple­jo. «El Atlé­ti­co es un equi­po muy bien tra­ba­ja­do, con una di­ná­mi­ca muy bue­na, con un co­no­ci­mien­to de lo que tie­ne que ha­cer tre­men­do, con la con­fian­za que da es­tar jun­tos mu­chos años y ca­da fut­bo­lis­ta que in­cor­po­ra su­ma. Es un te­rri­ble ri­val», enume­ró el nue­vo en­tre­na­dor del Dé­por.

El Spor­ting en el ho­ri­zon­te

«Quie­ro que el equi­po es­té in­ten­so y na­die se re­ser­ve na­da», exi­gió el téc­ni­co, para des­pués ad­mi­tir que qui­zá él sí op­te por guar­dar la ro­pa: «Te­ne­mos un pro­ble­ma: Guil­her­me tie­ne cua­tro tar­je­tas, Cel­so tie­ne cua­tro tar­je­tas. Yo nun­ca he pen­sa­do en un par­ti­do sal­tán­do­me otro, pe­ro da que pen­sar». Por­que tres días des­pués de re­ci­bir al Atlé­ti­co to­ca­rá vi­si­tar al Spor­ting. El se­gun­do par­ti­do de Mel se­rá qui­zá el de más tras­cen­den­cia de los que le que­dan. El que po­dría le­van­tar los áni­mos. «El Dé­por es un equi­po con­fec­cio­na­do de ini­cio para otra co­sa y para los ju­ga­do­res ver­se me­ti­dos ahí pue­de ser un pro­ble­ma», ra­zo­nó el mís­ter sin des­car­tar la ayu­da ex­ter­na: «He tra­ba­ja­do an­tes con psi­có­lo­go y eso no es pe­yo­ra­ti­vo, sino al re­vés. Si creo que le pue­de ve­nir bien, se lo pe­di­ré al club».

De mo­men­to, es el téc­ni­co quien se en­car­ga de cuerpo y men­te. La úni­ca voz que se es­cu­cha, se­gún re­co­no­ció, es la su­ya. «No es­pe­ra­ba otra co­sa, he si­do fut­bo­lis­ta 17 años. Es­tán con las ore­ji­tas tie­sas, te mi­ran, te in­ten­tan eva­luar y yo les ten­go que con­ven­cer —apun­tó—. Es im­por­tan­te que vean que ha­ces co­sas y que no es­toy equi­vo­ca­do». La pre­dis­po­si­ción es má­xi­ma, por­que co­mo di­jo el pro­pio Mel, «un cam­bio de en­tre­na­dor ha­ce que to­dos los fut­bo­lis­tas se ac­ti­ven». Y en el Dé­por, un nue­vo pa­trón se sien­ta en la si­lla. Pe­pe Mel y su se­gun­do, Ro­ber­to Ríos, du­ran­te el en­tre­na­mien­to de ayer en Abe­gon­do.

CÉ­SAR QUIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.