Aban­dono, ter­mi­tas y hu­me­dad ha­cen me­lla en Quin­táns

San­xen­xo bus­ca re­for­mar el edi­fi­cio his­tó­ri­co, mu­ni­ci­pal des­de el 2006 y Bien de In­te­rés Cul­tu­ral des­de el 9 de fe­bre­ro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MAR­COS GA­GO

Más de una dé­ca­da de aban­dono ha su­mi­do al pa­zo de Quin­táns, en la pa­rro­quia san­xen­xi­na de Noa­lla, en un es­ta­do rui­no­so que cla­ma a gri­tos una in­ter­ven­ción de ur­gen­cia para sal­var­lo del desas­tre más ab­so­lu­to. La fa­cha­da de es­te re­cin­to que da a la ca­rre­te­ra man­tie­ne una ima­gen más o me­nos acep­ta­ble, im­pre­sión que se des­va­ne­ce, co­mo si se tra­ta­se de un re­pen­tino e ines­pe­ra­do gol­pe, en cuan­to se tras­pa­san las puer­tas de ac­ce­so al re­cin­to.

El im­pre­sio­nan­te mu­ro de cie­rre de la pro­pie­dad no de­ja lu­gar a du­das. Quin­táns fue en sus tiem­pos una de las re­fe­ren­cias in­elu­di­bles en cuan­to a po­der eco­nó­mi­co, as­cen­den­cia so­cial y con­trol po­lí­ti­co de la co­mar­ca. Las sec­cio­nes más an­ti­guas de es­te edi­fi­cio da­tan de los si­glos XVI y XVII con adi­cio­nes pos­te­rio­res. El in­mue­ble, de pie­dra, con­ta­ba con unos am­plios jar­di­nes y con un hó­rreo de gran­des di­men­sio­nes y que ha­bla­ba por sí so­lo de la im­por­tan­cia de sus pro­mo­to­res. Sin em­bar­go, esa gran­de­za es co­sa del pa­sa­do. Sic tran­sit glo­ria mun­di, co­mo di­rían los la­ti­nos, así pa­sa la glo­ria del mun­do.

El edi­fi­cio es­tá com­ple­ta­men­te des­tar­ta­la­do. Las puer­tas y ven­ta­nas es­tán ro­tas, las pa­re­des lle­nas de hu­me­dad. En el pro­pio ex- pe­dien­te de de­cla­ra­ción del pa­zo co­mo Bien de In­te­rés Cul­tu­ral ya se ad­vier­te de los es­tra­gos cau­sa­dos por el ex­ce­si­vo aban­dono, la ac­ción de ter­mi­tas y otros in­sec­tos en los ele­men­tos de ma­de­ra y los des­tro­zos de la hu­me­dad en te­chum­bres, sue­los y re­ves­ti­mien­tos. En al­gu­nas par­tes, no so­lo se ha de­rrum­ba­do el te­cho, tam­bién se ha caí­do el pi­so. Es lo que se pue­de ver des­de las ven­ta­nas. Es­te re­dac­tor no se ha atre­vi­do a en­trar en el in­mue­ble, an­te un sue­lo lleno de cas­co­tes.

En la par­te de atrás, a la que se ac­ce­de por una puer­ta de pie­dra de la que fal­tan las ho­jas de ma­de­ra, se abre an­te el vi­si­tan­te un am­plio es­pa­cio que per­mi­te di­vi­sar la ga­le­ría del pa­zo. Es­ta sin­gu­lar es­truc­tu­ra lle­gó a te­ner 19 va­nos y 250 vi­drios. El em­pleo del tiem­po pa­sa­do en la des­crip­ción es muy ade­cua­do. Ape­nas que­dan cris­ta­les en la ga­le­ría, que ade­más es­tá in­va­di­da por las en­re­da­de­ras.

Los jar­di­nes han des­apa­re­ci­do, en­gu­lli­dos por los ma­to­rra­les. Bue­na par­te de los ár­bo­les ha so­bre­vi­vi­do, pe­ro sin po­das des­de ha­ce mu­cho tiem­po, es­tán des­cui­da­dos. La fuen­te, va­rias ve­ces cen­te­na­ria, se en­tre­vé des­de la puer­ta apun­ta­la­da y a la vez agu­je­rea­da por el de­te­rio­ro.

El Con­ce­llo, ti­tu­lar del pa­zo des­de el 2006, quie­re re­ver­tir es­te des­am­pa­ro. La Dipu­tación ha ela­bo­ra­do un plan di­rec­tor y el tri­par­ti­to apues­ta por su res­tau­ra­ción co­mo cen­tro de in­ter­pre­ta­ción de A Lan­za­da. Fal­ta la fi­nan­cia­ción y el Con­ce­llo ges­tio­na an­te Fo­men­to su in­clu­sión en el 1,5 % Cul­tu­ral. Sin esa ayu­da, di­fí­cil­men­te se po­drá re­for­mar y si el pa­zo se cae, se irá con él par­te de la his­to­ria de Noa­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.