La abe­ji­ta que op­ta a dos Mestre Ma­teo

Sil­via Fuen­tes, con so­lo 26 años, es co­fun­da­do­ra de Au­dio­bee­sual, una pro­duc­to­ra que na­ció en la UVi­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Es de A Es­tra­da, tie­ne 26 años y ya op­ta a dos Mestre Ma­teo. Y no so­lo eso. Sil­via Fuen­tes de­jó la Fa­cul­tad de Cien­cias da Co­mu­ni­ca­ción ha­ce ape­nas unas do­ce­nas de me­ses, y en ese tiem­po se ha con­ver­ti­do en una em­pre­sa­ria que da tra­ba­jo al res­to de sus com­pa­ñe­ros. Ha­bla co­mo tal y tie­ne una agen­da que no de­ja lu­gar a du­das. Reunio­nes, lo­ca­li­za­cio­nes para nue­vos pro­yec­tos, pro­pios o ajenos, y en­tre me­dias, un hue­co para ha­cer­se una fo­tos. To­do con una pre­dis­po­si­ción y una pro­fe­sio­na­li­dad que ha­ce que se le echen dos años. A ella y a su pro­yec­to de vi­da.

¿Có­mo co­men­zó la aven­tu­ra que es­tá a pun­to de ha­cer una breve pa­ra­da en el Pa­lex­co de A Co­ru­ña el sá­ba­do por la no­che? Fue en la uni­ver­si­dad. Ella y tres com­pa­ñe­ros más de fa­cul­tad aca­ba­ban de ter­mi­nar la ca­rre­ra y lo úni­co que te­nían cla­ro era que que­rían pro­bar a tra­ba­jar por su cuen­ta. De mo­do que ellos po­nían las ga­nas de dar­lo to­do. Pe­ro, ¿có­mo? Pau­lino Pérez, pro­fe­sor de la UVi­go y doc­tor en Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual, les dio la res­pues­ta: co­mo aso­cia­ción cul­tu­ral. «É a uni­ca for­ma xu­rí­di­ca que che per­mi­te res­pi­rar», re­co­no­ce Fuen­tes.

En­ton­ces na­ció Au­dio­bee­sual. Sil­va re­su­me de una ma­ne­ra fá­cil un con­cep­to que pa­re­ce com­ple­jo: «Fi­xe­mos un braims­tor­ming para bus­car un no­me, e de­ci­di­mos que que­ría­mos que des­ta­ca­se o con­cep­to de tra­ba­llo en gru­po, así que pen­sa­mos na abe­lla, que se dí bee en in­glés. E daí xur­diu o xo­go de pa­la­bras. Máis tar­de in­ten­ta­mos le­va­lo ca­ra ao lo­go e xo­gar coa ima­ce cun pa­nel de abe­llas», hi­la con sol­tu- Sil­via Fuen­tes —en la ima­gen— y Jorge Mel­da lo apos­ta­ron to­do el año pa­sa­do a la fic­ción.

ra la jo­ven.

De mo­do que en­tre los cua­tro se pu­sie­ron a bus­car clien­tes. Los en­con­tra­ron al otro la­do de la pa­red, prác­ti­ca­men­te. Los gru­pos de in­ves­ti­ga­ción de la pro­pia uni­ver­si­dad ne­ce­si­ta­ban dar a co­no­cer su tra­ba­jo de una ma­ne­ra ame­na y com­pren­si­ble para to­dos los pú­bli­cos. Ellos eran co­mu­ni­ca­do­res y au­dio­vi­sua­les, de for­ma que se cen­tra­ron en la di­vul­ga­ción cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca, y su éxi­to fue cre­cien­do por me­ses.

Tan­to, que ape­nas unos cuan­tos des­pués, en fe­bre­ro del 2014, ga­na­ron uno de los pre­mios IN­CU­VI-Em­pren­de y, con él, una sub­ven­ción para man­te­ner una ofi­ci­na en el cam­pus. Des­de allí fueron ga­nan­do ex­pe­rien­cia en el mun­do al que ha­bían de­ci­di­do de­di­car su vi­da la­bo­ra. A ve­ces, «por amor á ar­te».

Has­ta que el es­ta­tus de agru­pa­ción

sin áni­mo de lu­cro se les que­dó pe­que­ño, y lo que para mu­chos es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción su­fi­cien­te co­mo para es­cri­bir li­bros en­te­ros so­bre los miles de obs­tácu­los que hay que su­pe­rar para tra­ba­jar por cuen­ta pro­pia, para Sil­via y su so­cio, Jorge Me­dal, era una aven­tu­ra a la que es­ta­ban dis­pues­tos a lan­zar­se de ca­be­za. Aún hoy lo es. Ser au­tó­no­mo «per­mi­te que ti de­ci­des que pro­xec­to desen­vol­ves, e de­ba­tir to­da a pro­du­ción co di­rec­tor é moi in­te­re­san­te; é moi bo­ni­to aprender para que Au­dio­bee­sual me­dre», pre­su­me, y re­co­no­ce que en­tre las con­tras es­tá «a loi­ta di­raia por que a pro­duc­to­ra si­ga vi­va, tra­ba­llar co­mo au­tó­no­mo sig­ni­fi­ca que tes que es­tar so­bre­vi­vin­do cons­tan­te­men­te. É un­ha ten­sión cons­tan­te, pe­ro tes que es­tar sem­pre pla­nean­do pra que non caia a es­tru­tu­ra que tes mon­ta­da».

Cuan­do es­ta pa­re­cía que es­ta­ba per­fec­ta­men­te asen­ta­da, el pa­nel de­zano-pon­te­ve­drés-vi­gués —tras el cam­pus de Vi­go pa­sa­ron a ocu­par una se­de pro­pia en la ca­lle Co­lón y, aho­ra, en Ecua­dor— de­ci­dió dar otro pa­so que, aun­que pa­rez­ca arries­ga­do, no lo es si se tie­ne en cuen­ta la tra­yec­to­ria de es­tos dos jó­ve­nes que se con­fie­san «cun ca­rác­ter bo­ta­do para dian­te».

Con­se­gui­da la es­ta­bi­li­dad empresarial que bus­ca­ban, so­lo les que­da­ba de­jar­la atrás para de­di­car­se en cuerpo y al­ma a lo que real­men­te les ha­ce fe­li­ces: la fic­ción. «Can­do tra­ba­lla­ba­mos para os gru­pos de in­ves­ti­ga­ción amo­sá­ba­mos o que fa­cían eles; ago­ra que­ría­mos amo­sar o que fa­ce­mos nós, que se­xa crea­ción no­sa», di­ce, or­gu­llo­sa, Sil­via. Jorge, vi­gués de 26 años, se en­car­ga de las pro­duc­cio­nes de te­le­vi­sión, y Fuen­tes, de las de ci­ne.

Fue una apues­ta que les ha da­do ya seis pie­zas que lle­van su ape­lli­do: las web­se­ries Dá­lle jas! y Fa­me (la pri­me­ra tem­po­ra­da na­ció en el Cur­so de Me­dios Au­dio­vi­sua­les de Ce­la­no­va de la UVi­go, y ellos se en­car­ga­ron de la se­gun­da), los cor­to­me­tra­jes Quin­ta pro­vin­cia, Vol­ver allí, Area (una co­pro­duc­ción con Ma­trius­ka) y Lo­ca­le (en el que «bo­ta­mos un­ha man».

La pri­me­ra de ca­da una de am­bas ca­te­go­rías op­ta a una es­ta­tui­lla ga­lle­ga. «Es­tou moi con­ten­ta e or­gu­llo­sa», con­fie­sa la jo­ven. Tan­to co­mo lo de­ben es­tar sus fa­mi­lias, aque­llas que al prin­ci­pio pu­sie­ron ca­ra de preo­cu­pa­ción cuan­do Sil­via y Jorge les di­je­ron que que­rían zam­bu­llir­se sin re­ser­vas en es­to, y que, más tar­de, «no mo­men­to en que fas mos­tra de que apos­tas al­go, sa­ben que fi­xe­ches ben». Re­cuer­da, y cuel­ga para se­guir tra­ba­jan­do.

XOÁN A SO­LER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.