El pó­ker de la Ge­ne­ra­li­tat y el Es­ta­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

El de­ba­te so­bre la se­ce­sión ca­ta­la­na —que ya es can­sino, pe­des­tre, fal­sa­rio, es­tú­pi­do, bi­zan­tino y des­leal— ca­mi­na a pa­sos de gi­gan­te ha­cia una pa­ya­sa­da de mal gus­to, con el ries­go de que su in­so­por­ta­ble le­ve­dad con­ta­mi­ne por igual a los in­de­pen­den­tis­tas que mon­ta­ron el cir­co y a las ins­ti­tu­cio­nes y ciu­da­da­nos lea­les que co­la­bo­ra­mos en un ri­fi­rra­fe dia­léc­ti­co que em­ba­rra y ha­ce im­prac­ti­ca­bles to­dos los ca­mi­nos. Y por eso se en­tien­de que lo que mu­chos he­mos de­fi­ni­do co­mo el más gra­ve pro­ble­ma de la Es­pa­ña ac­tual sea per­ci­bi­do por los ciu­da­da­nos co­mo una re­guei­fa de ti­ti­ri­te­ros, y que, le­jos de es­pe­rar una so­lu­ción ra­zo­na­ble, nos li­mi­te­mos a pe­dir, con es­pí­ri­tu cua­res­mal, que «pa­se de mí es­te cá­liz».

Para en­ten­der por qué he­mos lle­ga­do has­ta aquí hay que men­cio­nar tres ac­ti­tu­des tan arrai­ga­das co­mo equi­vo­ca­das. La de los in­te­lec­tua­les y po­lí­ti­cos que creen que, para man­te­ner­se en el pro­gre­sis­mo guay y cos­mo­po­li­ta, se pue­de ado­rar cual­quier qui­me­ra his­tó­ri­ca, y dar­le en­ti­dad a cual­quier pro­cla­ma de­ci­mo­nó­ni­ca, an­tes de ad­mi­tir que las pa­la­bras Es­pa­ña y Es­ta­do tie­nen al­gún sen­ti­do. La de los go­ber­nan­tes, jue­ces y le­gis­la­do­res —los tres po­de­res del Es­ta­do— que, con­ta­mi­na­dos por esa ver­bo­rrea pro­gre­sis­ta, son in­ca­pa­ces de tra­tar es­ta chu­mi­na­da na­cio­nal con la mis­ma na­tu­ra­li­dad y efi­ca­cia con la que se in­mo­vi­li­za a un con­duc­tor ka­mi­ka­ze. Y la de los po­lí­ti­cos de la frag­men­ta­da y de­bi­li­ta­da opo­si­ción, que, con­ven­ci­dos de que la san­gre no va a lle­gar al río, y de que es­te ja­leo in­de­cen­te so­lo des­gas­ta al Go­bierno, con­tem­po­ri­zan con el dis­pa­ra­ta­do dis­cur­so de la plu­ri­na­cio­na­li­dad para ali­men­tar­se a hur­ta­di­llas con los des­ga­rros del con­flic­to.

De es­ta ma­ne­ra se en­tien­de que el sis­te­ma ju­di­cial, in­ca­paz de tra­tar la pre­va­ri­ca­ción de los na­cio­na­lis­tas co­mo la pre­va­ri­ca­ción de cual­quier es­pa­ñol, y de juz­gar la se­di­ción de las ins­ti­tu­cio­nes go­ber­na­das por na­cio­na­lis­tas co­mo lo ha­ría con una se­di­ción mi­li­tar o ci­vil pro­ta­go­ni­za­da por rio­ja­nos o ex­tre­me­ños, ha­ya acep­ta­do el pó­ker pro­pues­to por Mas y Homs, y que, en vez de juz­gar­los di­rec­ta­men­te por trans­gre­dir la ley a sa­bien­das, y con el agra­van­te de ser la au­to­ri­dad en­car­ga­da de ha­cer­la cum­plir, se ha­ya me­ti­do en el be­ren­je­nal de la desobe­dien­cia —ar­te­ra­men­te in­ter­pues­ta— a una pro­vi­den­cia ga­seo­sa del Cons­ti­tu­cio­nal, de la que Mas, Homs y For­ca­dell, há­bi­les tahú­res, se ríen a car­ca­ja­das. Por eso me te­mo que el ries­go de ha­cer un pa­pe­lón —aho­ra o des­pués— ace­cha más al Es­ta­do que a la Ge­ne­ra­li­tat, y que, en vez de acon­go­jar a los que han con­ver­ti­do su des­leal­tad a la Cons­ti­tu­ción y al Es­ta­do en una fal­sa re­be­lión po­pu­lar y en una as­tra­ca­na­da po­lí­ti­ca de ni­vel in­ter­na­cio­nal, acon­go­je a los que han fia­do to­da la es­tra­te­gia de la uni­dad y del or­den so­cial a unos jue­ces que se per­fu­man a dia­rio con go­tas de po­pu­lis­mo y esen­cia de pos­ver­dad.

Y por eso se en­tien­de que lo que mu­chos he­mos de­fi­ni­do co­mo el más gra­ve pro­ble­ma de la Es­pa­ña ac­tual sea per­ci­bi­do por los ciu­da­da­nos co­mo una re­guei­fa de ti­ti­ri­te­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.