La me­dia so­lo di­ce me­dia ver­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO SAL­GA­DO

Na­cí dos ve­ces. Bio­ló­gi­ca­men­te, un 28 de enero: lo di­ce mi ma­dre, prin­ci­pal au­to­ri­dad en es­ta ma­te­ria. Ju­rí­di­ca­men­te, un 28 de mar­zo: lo di­ce el Re­gis­tro Ci­vil, que no sue­le men­tir. An­te­ayer, 28 de fe­bre­ro, me­dia­na en­tre las dos fe­chas, re­ci­bí un mon­tón de pa­ra­béns y fe­li­ci­ta­cio­nes de fa­mi­lia­res y ami­gos por mi su­pues­to cum­plea­ños, a quie­nes doy las gra­cias con re­tra­so o an­ti­ci­pa­da­men­te, se­gún se mi­re. Des­co­noz­co de dón­de sa­lió el da­to erró­neo que se pro­pa­gó por las re­des, pe­ro sos­pe­cho que lo alum­bró al­gún mi­cro­chip de for­ma au­tó­no­ma. So­lo es­tos ca­chi­va­ches di­gi­ta­les, con vi­da pro­pia y men­te bi­na­ria, son ca­pa­ces de sol­ven­tar sa­lo­mó­ni­ca­men­te el con­flic­to en­tre mi ma­dre y el funcionario del re­gis­tro.

El pró­xi­mo tri­mes­tre, el PIB re­cu­pe­ra­rá el bo­yan­te ni­vel del año 2008. Lo di­ce el mi­nis­tro De Guin­dos y así se­rá. Pe­ro no nos ha­ga­mos ilu­sio­nes: la ren­ta me­dia al­can­za­rá pre­vi­si­ble­men­te esa me­ta, pe­ro la su­ya, sal­vo que us­ted per­te­nez­ca a esa mi­no­ría pri­vi­le­gia­da para quien la cri­sis ya es le­jano re­cuer­do, se­gui­rá en la sa­la de es­pe­ra. Pa­cien­cia. Le su­ce­de­rá lo que a mí: aque­llos que aban­do­na­ron el úte­ro ma­terno al mis­mo tiem­po que yo, siem­pre se me an­ti­ci­pa­ron en dos me­ses y tam­bién co­men­za­rán a co­brar an­tes la pen­sión de ju­bi­la­ción. A cam­bio, pue­do pre­su­mir y pre­su­mo, DNI en la mano, de ser más jo­ven que ellos.

La me­dia so­lo di­ce, en el me­jor de los ca­sos, me­dia ver­dad. Y cuan­do las de­sigual­da­des son abe­rran­tes y cre­cien­tes, la me­dia mien­te co­mo una be­lla­ca. Si me­nos de me­dio mi­llón de es­pa­ño­les —el 1 % de la po­bla­ción— aca­pa­ra el 20 % del pa­tri­mo­nio, cal­cu­lar el pro­me­dio de ri­que­za cons­ti­tu­ye un co­lo­sal ejer­ci­cio de ci­nis­mo. Lo re­pre­sen­tó es­plén­di­da­men­te, en his­tó­ri­ca vi­ñe­ta, el di­bu­jan­te El Pe­rich. Un po­ten­ta­do en­gu­lle un po­llo y, al tiem­po que arro­ja los hue­sos al por­dio­se­ro que lo acom­pa­ña, lo alec­cio­na so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co: ya he­mos al­can­za­do el me­dio po­llo per cá­pi­ta.

In­clu­so el pro­pio Ban­co de Es­pa­ña, a la ho­ra de di­fun­dir la Encuesta Fi­nan­cie­ra de las Fa­mi­lias, se pu­so co­lo­ra­do y op­tó por uti­li­zar, ade­más de la me­dia, otro ba­re­mo li­ge­ra­men­te más fia­ble: la me­dia­na —mi 28 de fe­bre­ro—, el va­lor de la va­ria­ble que ocu­pa el cen­tro de una se­rie. Fí­jen­se có­mo cam­bian los re­sul­ta­dos. La ri­que­za me­dia de las fa­mi­lias es­pa­ño­las as­cien­de a 250.000 eu­ros; la ri­que­za me­dia­na, a me­nos de la mi­tad: 119.400 eu­ros. La ren­ta me­dia bru­ta, 30.400 eu­ros; la ren­ta me­dia­na, 22.700 eu­ros. ¿A qué ci­fras se apro­xi­man más las fi­nan­zas de su fa­mi­lia?

Co­mo la me­dia mien­te, a los po­lí­ti­cos les en­can­ta usar­la, al igual que el acu­sa­do uti­li­za al tes­ti­go fal­so. Por ejem­plo, para de­mos­trar­nos que la eco­no­mía crece a buen rit­mo y, en con­se­cuen­cia, si no au­men­ta la po­bla­ción, crece en la mis­ma me­di­da la ren­ta por ha­bi­tan­te. Es de­cir, en­gor­da el po­llo de El Pe­rich. Mien­tras, al otro la­do, se oyen tí­mi­das reivin­di­ca­cio­nes, co­mo la for­mu­la­da ayer en La Voz por la sin­di­ca­lis­ta Mai­ca Bouza: «Es ho­ra de que el tra­ba­ja­dor vea la re­cu­pe­ra­ción en la nó­mi­na». Es de­cir, el por­dio­se­ro re­cla­ma al­go más que los hue­sos del po­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.