Da­sil­va, di­vi­di­do ante el der­bi

El his­tó­ri­co Rafa Da­sil­va, exjugador de Teu­cro y Cis­ne, au­gu­ra un due­lo vis­to­so en­tre los dos equi­pos pon­te­ve­dre­ses

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - ALEI­XAN­DRE MÉN­DEZ

Re­ti­ra­do ya del balonmano, Rafa Da­sil­va es­pe­ra an­sio­so el der­bi que en­fren­ta­rá ma­ña­na a Cis­ne y Teu­cro en el Mu­ni­ci­pal dis­pues­to a dis­fru­tar­lo aho­ra co­mo un aficionado más. Pe­ro no lo es. Tras más de 20 años en la éli­te, a la que lle­gó vis­tien­do la ca­mi­se­ta de Teu­cro y en la que vi­vió di­ver­sas eta­pas en equi­pos co­mo Can­gas, Va­lla­do­lid u Octavio, el que fue uno de los me­jo­res la­te­ra­les de­re­chos na­cio­na­les anun­ció su re­ti­ra­da en 2013, tras el des­cen­so a Di­vi­sión de Ho­nor Pla­ta del equi­po vi­gués. Sin em­bar­go, en­ton­ces aún no ha­bía lo­gra­do ma­tar com­ple­ta­men­te el gu­sa­ni­llo com­pe­ti­ti­vo, y de­ci­dió se­guir im­par­tien­do cá­te­dra en el Cis­ne du­ran­te dos años más en Pri­me­ra Na­cio­nal con­vir­tién­do­se en una pie­za cla­ve pa­ra el as­cen­so del equi­po pon­te­ve­drés.

En ese mo­men­to, su se­gun­do adiós pa­re­cía, es­ta vez sí, de­fi­ni­ti­vo. Pe­ro so­lo unos me­ses des­pués, vien­do al Cis­ne al bor­de del des­cen­so, vol­vió a sa­lir al res­ca­te pa­ra ayu­dar a la sal­va­ción del equi­po y des­pe­dir­se, por ter­ce- ra vez, por la puer­ta gran­de con 42 años. Por ello, hoy se pue­de de­cir que par­te del mé­ri­to pa­ra que Cis­ne y Teu­cro se en­fren­ten es­ta tem­po­ra­da es su­yo. Y, a te­nor de sus pa­la­bras, Da­sil­va es­tá dis­fru­tan­do es­te hi­to co­mo el que más, co­mo de­mues­tra al re­cor­dar el an­te­rior der­bi.

«Fue un par­ti­do bo­ni­to en el que la afi­ción dis­fru­tó mu­cho. Hu­bo mu­cho am­bien­te en el pa­be­llón y fue un der­bi de los que me gus­ta­ría es­tar ahí ju­gan­do», re­me­mo­ra. Lo di­ce con tan­ta nos­tal­gia que, a la vis­ta de los an­te­ce­den­tes, la pre­gun­ta so­bre si da­rá de nue­vo la sor­pre­sa vol­vien­do a ves­tir­se de cor­to es obli­ga­da. Pe­ro Rafa se apre­su­ra a ne­gar­lo. «No, es­ta vez no», acla­ra en­tre ri­sas.

Don­de sí es­ta­rá es en la gra­da, dis­pues­to a dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo pe­ro con el co­ra­zón di­vi­di­do por los sen­ti­mien­tos que le des­pier­tan los dos equi­pos. «En el Teu­cro es­tu­ve mu­chos años, los me­jo­res de mi ca­rre­ra de­por­ti­va. Y el Cis­ne, cuan­do me iba a re­ti­rar, me dio la opor­tu­ni­dad de ju­gar allí y la ver­dad es que hay muy buen am­bien­te, muy buen gru­po, el pre­si­den­te se por­tó im­pre­sio­nan­te con­mi­go... Fue­ron años muy bue­nos y me re­ti­ré fe­liz», ex­pli­ca.

Por ello, Da­sil­va pre­fie­re no po­si­cio­nar­se a fa­vor de nin­guno de ellos, pe­ro sí se atre­ve a ha­cer un pro­nós­ti­co. «Creo que el Teu­cro es el fa­vo­ri­to, por­que lle­va mu­chos par­ti­dos sin per­der y es­tá ha­cien­do un año im­pre­sio­nan­te. Pe­ro en un der­bi el más pe­que­ño siem­pre jue­ga con más ga­nas, y al Teu­cro ser fa­vo­ri­to le pue­de in­fluir. Ya se vio en la pri­me­ra vuel­ta, en la que el Cis­ne hi­zo un par­ti­da­zo y al fi­nal el der­bi se de­ci­dió por pe­que­ños de­ta­lles», va­lo­ra.

A la ho­ra de des­cri­bir las vir­tu­des de ca­da equi­po, Da­sil­va lo tie­ne cla­ro. «Del Teu­cro des­ta­ca­ría su de­fen­sa y su con­tra­ata­que. Es un equi­po que de­fien­de muy bien, con­tra­ata­ca mu­cho y tie­ne muy bue­nos ex­tre­mos. Y del Cis­ne des­ta­ca­ría el ata­que —pro­si­gue—. Ha­cen go­les muy fá­cil, tie­nen ju­ga­do­res muy bue­nos en esa fa­ce­ta. Pe­ro qui­zá la de­fen­sa sea un po­co más flo­ja que la del Teu­cro, que tie­ne ju­ga­do­res con más en­ver­ga­du­ra y ha­cen una de­fen­sa muy pre­sio­nan­te», aña­de.

Elogio a los en­tre­na­do­res

Su va­lo­ra­ción me­re­ce ser es­cu­cha­da con aten­ción. Y es que, más allá de su di­la­ta­da ex­pe­rien­cia, co­no­ce bien a los dos en­tre­na­do­res. Qui­que Do­mín­guez, el del Teu­cro, le di­ri­gió va­rios años en el Octavio, y con el téc­ni­co del Cis­ne coin­ci­dió co­mo ju­ga­dor. «A Ja­ba­to lo tu­ve co­mo com­pa­ñe­ro, pe­ro no le co­noz­co co­mo en­tre­na­dor. A Qui­que sí lo tu­ve co­mo en­tre­na­dor y sé que pre­pa­ra muy bien los par­ti­dos, ve los pun­tos dé­bi­les del ri­val, lo es­tu­dia muy bien. Pe­ro Ja­ba­to tam­bién era muy me­ticu­loso co­mo ju­ga­dor, así que ima­gino que tam­bién pre­pa­ra­rá muy bien los par­ti­dos e in­ten­ta­rá bus­car los pun­tos dé­bi­les del Teu­cro pa­ra in­ten­tar ga­nar», pre­vé. Aun­que,

al tiem­po, re­cal­ca la di­fi­cul­tad de ha­cer pro­nós­ti­cos en due­los de es­ta na­tu­ra­le­za. «Al fi­nal es un der­bi, que es un par­ti­do de mu­cho ner­vio­sis­mo, mu­chas ga­nas y nun­ca sa­bes qué va a ha­cer el otro», afir­ma.

In­sis­ten­te a la ho­ra de des­ta­car la im­por­tan­cia de dis­fru­tar de es­te due­lo his­tó­ri­co, Rafa Da­sil­va ad­vier­te de que es po­si­ble que tar­de en re­pe­tir­se. Pe­ro a la vez abre la puer­ta a que Pon­te­ve­dra vi­va al­gún día otro der­bi co­mo es­te

o, si ca­be, aún más es­pe­cial. «El Teu­cro ca­si se­gu­ro que es­ta­rá en Aso­bal el pró­xi­mo año y el Cis­ne tie­ne en su mano cla­si­fi­car­se pa­ra la fa­se de as­cen­so —re­cuer­da—. Son dos equi­pos a los que ten­go mu­cho ca­ri­ño, así que oja­lá subie­sen am­bos y ju­ga­sen un der­bi en Aso­bal, por­que eso se­ría im­pre­sio­nan­te pa­ra Pon­te­ve­dra», agre­ga. Si lle­ga a su­ce­der, aun­que él lo nie­gue, que na­die des­car­te que se vuel­va a ves­tir de cor­to pa­ra vi­vir­lo des­de den­tro.

CAPOTILLO

El his­tó­ri­co Rafa Da­sil­va, exjugador del Teu­cro y del Cis­ne, au­gu­ra un due­lo vis­to­so en­tre los dos equi­pos pon­te­ve­dre­ses.

CAPOTILLO

Da­sil­va de­mos­tró ayer que to­da­vía se man­tie­ne en for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.