In­te­rior anu­la un exa­men de unas opo­si­cio­nes a po­li­cía a las que se pre­sen­ta­ron 800 ga­lle­gos

El mi­nis­te­rio acep­ta las im­pug­na­cio­nes pre­sen­ta­das por la ex­ce­si­va di­fi­cul­tad del test de or­to­gra­fía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - XUR­XO MELCHOR

El pa­sa­do 14 de enero se ce­le­bra­ron en to­da Es­pa­ña los exá­me­nes de las opo­si­cio­nes pa­ra ac­ce­der a la Po­li­cía Na­cio­nal. En Ga­li­cia las prue­bas tu­vie­ron lu­gar en San­tia­go y se pre­sen­ta­ron 900 can­di­da­tos, de los que la gran ma­yo­ría, unos 800, eran ga­lle­gos. El res­to pro­ce­dían de otros pun­tos del no­roes­te pe­nin­su­lar. Na­da más guar­dar los bo­lí­gra­fos y le­van­tar­se de las si­llas, co­men­za­ron las que­jas en­tre los par­ti­ci­pan­tes, des­con­ten­tos por el for­ma­to de la prue­ba. Es­pe­cial­men­te, del test de or­to­gra­fía, en el que los as­pi­ran­tes te­nían que de­ter­mi­nar si es­ta­ban bien es­cri­tas cien pa­la­bras. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior aca­ba de dar la ra­zón a los re­cla­man­tes, en­tre los que es­ta­ba el Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Po­li­cía (SUP), y ha anu­la­do es­te ejer­ci­cio, que ya no con­ta­rá pa­ra la no­ta.

In­te­rior acep­ta así los ar­gu­men­tos de las im­pug­na­cio­nes pre­sen­ta­das, que se que­ja­ban de la ex­ce­si­va com­ple­ji­dad del test or­to­grá­fi­co. En él se in­cluían pa­la­bras ra­ras o que ya ca­si no se uti­li­zan, co­mo yu­yo —ma­la hier­ba en Amé­ri­ca—, diun­vi­ra­to, apep­sia —fal­ta de di­ges­tión—, brac­mán —otra for­ma de brah­mán—, cham­pu­rrear —sa­car pro­ve­cho— o aru­ñar —ara­ñar—, pe­ro tam­bién al­gu­nas muy co­mu­nes, co­mo cla­ra­bo­ya, di­cien­te, abu­so, re­go­ci­jar, mal­he­chor, ba­bu­cha o vá­ter.

La prue­ba de­bía com­ple­tar­se en tan so­lo ocho mi­nu­tos, se­ña­lan­do si ca­da una de las cien pa­la­bras es­ta­ba mal o bien es­cri­ta. Pa­ra el SUP, que es el sin­di­ca­to ma­yo­ri­ta­rio en el cuer­po tan­to en Ga­li­cia co­mo en to­do el Es­ta­do, el exa­men «no eva­lua­ba el ni­vel de com­pe­ten­cia de los alum­nos» e in­cluía pa­la­bras que «ja­más se uti­li­zan en la la­bor po­li­cial y son de uso re­ser­va­do a eru­di­tos», se­ña­lan.

La reali­dad es que al­gu­nos de los tér­mi­nos eran evi­den­te­men­te con­fu­sos y más pro­pios de un exa­men de Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca, por­que eran tér­mi­nos que in­du­cían a error, co­mo, en­tre otros, al­món­di­ga, ar­caís­mo de al­bón­di­ga acep­ta­do por la Real Aca­de­mia pe­ro de uso más bien vul­gar, o pa­lan­ca­na, otra for­ma de pa­lan­ga­na que tam­bién es me­nos co­mún.

Al SUP no le pa­re­ce su­fi­cien­te la anu­la­ción de la prue­ba de or­to­gra­fía y ha so­li­ci­ta­do al di­rec­tor ge­ne­ral de la po­li­cía, Ger­mán Ló­pez Igle­sias, que de­pu­re res­pon­sa­bi­li­da­des y dé pu­bli­ci­dad a la de­ci­sión, al­go que, ase­gu­ran, aún no se ha ad­mi­ti­do de ma­ne­ra ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.