El día que el PSOE de­jó la clan­des­ti­ni­dad

Ou­ren­se vio na­cer, ha­ce 40 años, la pri­me­ra se­de ga­lle­ga de un par­ti­do po­lí­ti­co tras la dic­ta­du­ra fran­quis­ta. El al­qui­ler se pa­ga­ba con fon­dos do­na­dos des­de Ale­ma­nia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

Carmen Rodríguez Novoa tie­ne 94 años y una me­mo­ria pro­di­gio­sa, que so­lo se di­si­pa con al­gún si­len­cio o cuan­do la emo­ción em­pa­ña sus ga­fas. Es­ta mu­jer, me­nu­da por fue­ra, ro­ble por den­tro, lle­gó a sen­tar­se en el re­ga­zo de Fe­li­pe Gon­zá­lez en una reunión clan­des­ti­na en la ciu­dad de Ou­ren­se, por fal­ta de es­pa­cio en la sa­li­ta. «Se ex­cu­só por­que es­ta­ba muy su­da­do, pe­ro lo be­sé igual», re­la­ta. Carmen fue, jun­to con Luis Díaz, pro­ta­go­nis­ta de la aper­tu­ra de la pri­me­ra se­de de un par­ti­do po­lí­ti­co en Ga­li­cia des­pués del fran­quis­mo. Lo hi­zo el PSOE, ha­ce aho­ra 40 años, po­cos días des­pués de que el 17 de fe­bre­ro de 1977 fue­ra ins­cri­to en el re­gis­tro de aso­cia­cio­nes po­lí­ti­cas.

Aque­lla se­de ocu­pa­ba la pri­me­ra plan­ta del nú­me­ro 5 de la ca­lle Emi­lia Pardo Ba­zán, hoy un edi­fi­cio de pie­dra aban­do­na­do. «Lle­ga­mos allí en fe­bre­ro de 1977, pe­ro no nos atre­vía­mos a po­ner car­te­les fue­ra ni ban­de­ras, por­que no es­tá­ba­mos le­ga­li­za­dos», re­me­mo­ra Luis Díaz, un ve­te­rano de la agru­pa­ción. No tar­da­ron en ha­cer­lo. Al cer­cio­rar­se de que es­ta­ban ofi­cial­men­te re­gis­tra­dos co­mo aso­cia­ción, co­lo­ca­ron la pla­ca en la puer­ta en el mes de mar­zo. «Al prin­ci­pio éra­mos co­mo quien di­ce seis ga­tos, pe­ro a par­tir de mar­zo nos jun­tá­ba­mos ya 10 o 15 per­so­nas», pro­si­gue Díaz.

El PSOE es­ta­ba muy vin­cu­la­do al sin­di­ca­to her­mano que tam­bién fun­dó Pablo Igle­sias, la UGT. Am­bos com­par­tían aquel primer lo­cal. El mis­mo día que el PSOE tam­bién fue le­ga­li­za­do el PSP de Tierno Gal­ván. El Par­ti­do Co­mu­nis­ta tu­vo que aguar­dar al 9 de abril, al sá­ba­do san­to ro­jo, pa­ra de­jar la clan­des­ti­ni­dad, en tan­to la UPG —el par­ti­do que des­pués alum­bró el BNG— se man­tu­vo fue­ra de la ley has­ta las vís­pe­ras del Día da Pa­tria Ga­le­ga de 1978.

Carmen R. Da­cos­ta y Pablo Ló­pez Vidal, se­cre­ta­ria xe­ral y res­pon­sa­ble de or­ga­ni­za­ción de la agru­pa­ción ou­ren­sa­na, des­ta­ca­ron ayer la tras­cen­den­cia de los días vi­vi­dos ha­ce 40 años, cuan­do Ga­li­cia «abría as súas fiestras á de­mo­cra­cia e ao plu­ra­lis­mo», con el PSOE co­mo par­te ac­ti­va.

Ha­bía ilu­sión y tam­bién mie­do. «Sa­lía­mos se­pa­ra­dos de las reunio­nes, no nos fiá­ba­mos», acla­ra Rodríguez Novoa, ca­sa­da en­ton­ces con Juan Do­pa­zo, a quien le fu­si­la­ron a la pri­me­ra es­po­sa. «No te­nía­mos un du­ro», aña­de Díaz, tras co­rro­bo­rar que re­ci­bían fon­dos de una fun­da­ción ale­ma­na pa­ra pa­gar el al­qui­ler del lo­cal. Esa fi­nan­cia­ción ex­ter­na pro­vo­có que Mo­des­to Sea­ra, lí­der del PS­deG, fue­ra de­fe­nes­tra­do en 1979. Co­rría la le­yen­da de que co­la­bo­ra­ba con la CIA. Pe­ro esa es ya otra his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.