El fis­cal ve de­li­to en la agre­sión ma­chis­ta a la lí­der de Po­de­mos en An­da­lu­cía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CE­CI­LIA CUER­DO

La Fis­ca­lía de Se­vi­lla abrió di­li­gen­cias con­tra el em­pre­sa­rio Ma­nuel Mu­ñoz Me­di­na por la agre­sión se­xis­ta que co­me­tió so­bre la coor­di­na­do­ra de Po­de­mos An­da­lu­cía, Te­re­sa Rodríguez, el pa­sa­do di­ciem­bre. Pa­ra el mi­nis­te­rio pú­bli­co, la ac­ti­tud del em­pre­sa­rio, de 72 años, «pi­so­teó la dig­ni­dad» de la di­ri­gen­te po­lí­ti­ca y en­tien­de que, ade­más de los de­li­tos de aten­ta­do con­tra la au­to­ri­dad y con­tra la li­ber­tad se­xual, su ac­ti­tud pu­do ser cons­ti­tu­ti­va de un de­li­to de tra­to de­gra­dan­te, pe­na­do con en­tre seis me­ses y dos años de cár­cel.

La Fis­ca­lía re­la­ta en su de­nun­cia que el 20 de di­ciem­bre, al fi­na­li­zar una ex­po­si­ción en la Cá­ma­ra de Cuen­tas de Se­vi­lla, el em­pre­sa­rio se aba­lan­zó so­bre Rodríguez «em­pu­ján­do­la has­ta ha­cer­la re­tro­ce­der ha­cia un rin­cón». A con­ti­nua­ción, «ta­pó la bo­ca de la mu­jer con su mano mien­tras apro­xi­ma­ba su bo­ca a la de ella y be­sa­ba su pro­pia mano, la que cu­bría la bo­ca de ella, en un ade­mán co­mo si, en reali­dad, la es­tu­vie­ra be­san­do en los la­bios». To­do ello mien­tras «pe­ga­ba su cuer­po con­tra el de la dipu­tada, ha­cién­do­la re­tro­ce­der has­ta la pa­red» has­ta que Rodríguez «pu­do des­em­ba­ra­zar­se y sa­lir del lu­gar». El «pro­pó­si­to prin­ci­pal» de esa ac­ción, a jui- cio de la Fis­ca­lía, fue «pi­so­tear la dig­ni­dad de la per­so­na ofen­di­da con un ac­to de con­te­ni­do cla­ra­men­te se­xis­ta» que pre­ten­día «de­mos­trar y alar­dear de una re­pu­dia­ble e in­de­fen­di­ble idea que pre­co­ni­za la pri­ma­cía del hom­bre so­bre la mu­jer». Ade­más, en­tien­de que di­cho ac­to agran­da su re­per­cu­sión por cuan­to va con­tra «una mu­jer que cum­ple en nues­tra so­cie­dad una fun­ción re­pre­sen­ta­ti­va co­no­ci­da por to­dos y de inequí­vo­ca tras­cen­den­cia».

Sin im­pu­ni­dad

El mi­nis­te­rio pú­bli­co se­ña­la la de­nun­cia ele­va­da al juz­ga­do de ins­truc­ción por las «pro­pias po­si­bi­li­da­des de di­fu­sión de la ve­ja­ción y por la cua­li­dad de la des­ti­na­ta­ria, que se eli­ge co­mo víc­ti­ma, pre­ci­sa­men­te, pa­ra re­for­zar el sen­ti­do hu­mi­llan­te de la mo­fa, de tal ma­ne­ra que pa­ra la per­so­na que ha de su­frir­lo, al ser cons­cien­te de to­das esas cir­cuns­tan­cias, la sen­sa­ción de en­vi­le­ci­mien­to y de pér­di­da de dig­ni­dad, por fuer­za, ha de ser enor­me». El em­pre­sa­rio, que pre­sen­tó su di­mi­sión co­mo vo­cal de la Cá­ma­ra de Cuen­tas de Se­vi­lla días des­pués, jus­ti­fi­có su ac­ción en una «bro­ma de mal gus­to» tras unas co­pas. Tras co­no­cer la de­ci­sión de la Fis­ca­lía, la lí­der an­da­lu­za de Po­de­mos con­fió en que el pro­ce­so ju­di­cial «de­mues­tre que es­tas agre­sio­nes no que­dan im­pu­nes».

EFE

Te­re­sa Rodríguez, con una com­pa­ñe­ra de par­ti­do ayer en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.