La al­cal­de­sa de Ca­lais prohí­be que se dis­tri­bu­ya co­mi­da a los re­fu­gia­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - A. F. COEGO

Na­ta­cha Bou­chart, al­cal­de­sa de Ca­lais, fir­mó una or­den prohi­bien­do la dis­tri­bu­ción de ali­men­tos a los al­re­de­dor de 350 re­fu­gia­dos que si­guen vi­vien­do en La Jun­gla. Pe­se a que fue des­man­te­la­do a fi­na­les de oc­tu­bre, en el des­cam­pa­do aún que­dan mi­gran­tes a la es­pe­ra de una opor­tu­ni­dad pa­ra cru­zar la fron­te­ra ha­cia Reino Uni­do. La re­pre­sen­tan­te de Los Re­pu­bli­ca­nos in­di­có que los ha­bi­tan­tes de Ca­lais han «su­fri­do de­ma­sia­do». En su opi­nión, la dis­tri­bu­ción de co­mi­da es «una for­ma de lla­ma­da» que atrae­ría al res­to de re­fu­gia­dos de Fran­cia. La al­cal­de­sa apro­ve­chó la vi­si­ta del mi­nis­tro del In­te­rior, Bruno Le Roux, que se mos­tró de acuer­do con ella en res­trin­gir el efec­to lla­ma­da aun­que pre­ci­só que no im­pe­di­rá re­par­tir co­mi­da en el res­to del país. Bou­chart se «opo­ne per­so­nal­men­te» al ac­ce­so de los re­fu­gia­dos a cui­da­dos bá­si­cos, ya sean ali­men­tos o las du­chas que el So­co­rro ca­tó­li­co ha im­plan­ta­do, al­go «hu­ma­na­men­te di­fí­cil de ex­pli­car» según Le Roux. Pa­ra el ayun­ta­mien­to, la pre­sen­cia re­gu­lar, per­sis­ten­te y ma­si­va de in­di­vi­duos en el des­cam­pa­do «per­tur­ba la tran­qui­li­dad, la sa­lu­bri­dad y la se­gu­ri­dad pú­bli­ca».

AFP

La al­cal­de­sa y el mi­nis­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.