Ten­sión en­tre Ber­lín y An­ka­ra tras la prohi­bi­ción del mi­tin de un mi­nis­tro de Er­do­gan

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - F. E.

To­do apun­ta a que Ale­ma­nia y Tur­quía se­gui­rán ju­gan­do al ra­tón y al ga­to. Ayer mis­mo la lo­ca­li­dad ger­ma­na de Gag­ge­nau, si­tua­da en el es­ta­do federado de Ba­den-Würt­tem­berg, en el su­r­oes­te del país, can­ce­ló a ul­ti­ma ho­ra un ac­to de cam­pa­ña con el que el mi­nis­tro tur­co de Jus­ti­cia, Be­kir Boz­dag, pre­ten­día re­ca­bar apo­yos de ca­ra al re­fe­ren­do que se ce­le­bra­rá el pró­xi­mo 16 de abril y que bus­ca re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra am­pliar los po­de­res del pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan.

Si bien las au­to­ri­da­des lo­ca­les jus­ti­fi­ca­ron su de­ci­sión en la fal­ta de un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra alo­jar al ele­va­do nú­me­ro de asis­ten­tes pre­vis­to, el tras­fon­do po­lí­ti­co es in­ne­ga­ble. Aun­que el Eje­cu­ti­vo ale­mán ne­ce­si­ta lle­var­se bien con An­ka­ra, de la que de­pen­de pa­ra fre­nar el flu­jo de re­fu­gia­dos que lle­gan al con­ti­nen­te eu­ro­peo, no pue­de ig­no­rar las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas de los de­re­chos hu­ma­nos que se pro­du­cen a dia­rio en Tur­quía, es­pe­cial­men­te tras el in­ten­to de gol­pe de Es­ta­do del pa­sa­do julio.

La úl­ti­ma víc­ti­ma de la iné­di­ta pur­ga que em­pren­dió en­ton­ces Er­do­gan es pre­ci­sa­men­te un pe­rio­dis­ta ger­mano-tur­co: De­niz Yü­cel, el corresponsal del dia­rio Die Welt, quien es­tá acu­sa­do de pro­pa­gan­da te­rro­ris­ta por ha­ber di­fun­di­do emails de un mi­nis­tro y yerno del pre­si­den­te y pa­só el mar­tes a pri­sión pre­ven­ti­va tras ser de­te­ni­do ha­ce dos se­ma­nas en Estambul. «Una de las prue­bas más du­ras pa­ra las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les de los úl­ti­mos tiem­pos», di­jo el mi­nis­tro ale­mán de Exteriores, Sig­mar Ga­briel, acer­ca de un epi­so­dio que fi­gu­ra ya en la lar­ga lis­ta de ro­ces di­plo­má­ti­cos en­tre am­bos paí­ses.

El go­bierno de An­ge­la Mer­kel se em­pe­ña en se­pa­rar el con­tro­ver­ti­do acuer­do mi­gra­to­rio con An­ka­ra de la de­ten­ción de Yü­cel. Pe­ro en las ca­lles de Ale­ma­nia, don­de re­si­den 3,5 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos tur­cos, au­men­ta tan­to la in­dig­na­ción por su arres­to, co­mo las re­ti­cen­cias a aco­ger even­tos que sir­van pa­ra con­ver­tir Tur­quía en una re­pú­bli­ca pre­si­den­cia­lis­ta. Co­mo el del 18 de fe­bre­ro en la ciu­dad de Ober­hau­sen, cuan­do el primer mi­nis­tro, Bi­na­li Yil­di­rim, con­gre­gó a 10.000 per­so­nas.

«Da­do que Er­do­gan vio­la la li­ber­tad de pren­sa, los re­pre­sen­tan­tes tur­cos no pue­den ha­cer cam­pa­ña en te­rri­to­rio ger­mano», cri­ti­có el dipu­tado cris­tia­no­de­mó­cra­ta Gui­do Wolf, su­mán­do­se así a las vo­ces de po­lí­ti­cos de to­das las ver­tien­tes, de las oe­ne­gés, y has­ta de la Aso­cia­ción tur­ca en Ale­ma­nia, que ase­gu­ra ha­ber su­fri­do re­pre­sa­lias por par­te de ins­ti­tu­cio­nes afi­nes al pre­si­den­te.

Co­mo res­pues­ta al ve­to, que con­si­de­ra in­jus­ti­fi­ca­ble, Boz­dag can­ce­ló su via­je de ayer a Karls­ruhe, don­de iba a re­unir­se con su ho­mó­lo­go ger­mano, Hei­ko Maas, pa­ra tra­tar el ca­so de Yü­cel. «Al­go así no pue­de ser con­si­de­ra­do de­mo­cra­cia», de­nun­ció des­de Es­tras­bur­go. Mien­tras tan­to, el mi­nis­te­rio de Exteriores lla­mó a con­sul­tas al em­ba­ja­dor ale­mán en Tur­quía pa­ra pe­dir ex­pli­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.