Es­ta no­che hay con­cier­to en mi sa­lón

La can­tau­to­ra jie­nen­se Sa­ra Ráez to­ca hoy en ca­sa de Ana Po­mar, una je­re­za­na afin­ca­da en Pon­te­ve­dra que inau­gu­ra en Ga­li­cia una cu­rio­sa ini­cia­ti­va de «My­playz»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - CARMEN GARCÍA DE BUR­GOS

Sa­ra Ráez, a sus 28 años y con un dis­co a sus es­pal­das, se en­con­tró un día me­ti­da en ca­sa muer­ta de ga­nas de to­car y se­guir su ca­rre­ra mu­si­cal pe­ro sin un des­tino cla­ro. Los úl­ti­mos años la han lle­va­do de gi­ra por to­da Es­pa­ña, y es­tar­se quie­ta no es lo su­yo. Así que anun­ció en Fa­ce­book que su pró­xi­mo tour lo de­ci­di­rían sus pro­pios fans. Fue así co­mo My­playz se pu­so en con­tac­to con ella. Le ofre­ció unir­se a una pla­ta­for­ma que en po­co más de año y me­dio de vi­da ya cuen­ta con unos 2.5000 usua­rios. De ellos, al­re­de­dor de 350 son ar­tis­tas de to­do ti­po —des­de mú­si­cos has­ta ma­gos, pa­san­do por ac­to­res de mi­cro­tea­tro, cir­cen­ses y bai­la­ri­nes—, otros 200, an­fi­trio­nes, y el res­to, in­vi­ta­dos que en el fu­tu­ro pue­den con­ver­tir­se en cual­quie­ra de las otras dos co­sas. Ges­tio­nan unas quin­ce ex­pe­rien­cias al mes en to­da Es­pa­ña, aun­que en Ga­li­cia se es­tre­nan es­ta no­che, a par­tir de las 21 ho­ras, en ca­sa de Ana Po­mar, una je­re­za­na de 33 años afin­ca­da en Pon­te­ve­dra des­de ha­ce seis. Su sa­lón, con un afo­ro pa­ra unas vein­te per­so­nas, se con­ver­ti­rá así en el primer es­ce­na­rio ca­se­ro de la co­mu­ni­dad. Eli­gió a Sa­ra, di­ce, por­que le «gus­tan mu­cho los can­tau­to­res, y el ai­re a lo An­drés Suá­rez o Va­ne­sa Mar­tín» con que la jie­nen­se im­preg­na sus can­cio­nes la con­quis­tó, re­co­no­ce.

No se co­no­cían de an­tes —aun­que se jun­ta­ron unas ho­ras an­tes del con­cier­to pa­ra La Voz y apro­ve­cha­ron pa­ra com­par­tir al­gu­na can­ción—, pe­ro Ráez no lo du­dó un mo­men­to: co­men­za­ría su gi­ra en un sa­lón de Pon­te­ve­dra.

El pre­cio lo acuer­dan en­tre am­bas par­tes y, pa­ra pre­ser­var la pri­va­ci­dad del an­fi­trión, es es­te el que de­be apro­bar a ca­da uno de sus in­vi­ta­dos a tra­vés de su per­fil. So­lo aque­llos que re­sul­ten ele­gi­dos co­no­ce­rán la di­rec­ción del con­cier­to, y lo ha­rán 24 ho­ras an­tes de que co­mien­ce. Has­ta ese mo­men­to tan so­lo sa­brán en qué ciu­dad y ba­rrio es­tá ubi­ca­do el do­mi­ci­lio que ho­ras des­pués se con­ver­ti­rá en sa­la de con­cier­tos. «Acon­se­ja­mos al an­fi­trión que in­vi­ten a sus ve­ci­nos y res­pe­te los ho­ra­rios pa­ra evi­tar con­flic­tos, y has­ta el mo­men­to no ha ha­bi­do pro­ble­mas. Si lle­vas a un ma­go o mi­cro­tea­tro a ca­sa, no tie­nen ni por qué en­te­rar­se», pun­tua­li­za Sa­ra Ro­bles, una de las tres se­vi­lla­nas fun­da­do­ras de My­playz. La pla­ta­for­ma —gra­tui­ta y que so­lo per­si­gue «dar al pú­bli­co el po­der pa­ra que eli­ja la cul­tu­ra que quie­re dis­fru­tar, ase­gu­ra— su­ce­de a Re­de­te­jas. En lu­gar de li­mi­tar­se a po­ner en con­tac­to a an­fi­trio­nes con ar­tis­tas, aque­lla or­ga­ni­za­ba even­tos en azo­teas pri­va­das. Se les aca­bó que­dan­do pe­que­ño. «Ha­bía mu­cha gen­te que nos de­cía que o no te­nía azo­tea, o que vi­vía en Bur­gos y ha­cía mu­cho frío», ex­pli­ca, y ríe.

Aho­ra, el artista y el «pro­mo­tor lo­cal de con­cier­tos», el due­ño de la ca­sa, de­ci­den des­de el im­por­te has­ta el re­par­to (sue­le ser un 80 % pa­ra el artista y un 20 % pa­ra el an­fi­trión) has­ta el ho­ra­rio, día y si la en­tra­da in­clu­ye un am­bi­gú, una cer­ve­za o na­da. La pla­ta­for­ma cre­ce rá­pi­do, pe­ro si­gue cos­tan­do más ha­llar an­fi­trión que ar­tis­tas o in­vi­ta­dos. Así que, no se lo pien­se: ¿quie­re un con­cier­to es­ta no­che en su sa­lón?

De las azo­teas al in­te­rior de la ca­sa

CAPOTILLO

La can­tau­to­ra Sa­ra Ráez (a la gui­ta­rra) y la an­fi­trio­na Ana Po­mar (al ca­jón), po­san­do jun­tas ho­ras an­tes del con­cier­to en el mis­mo sa­lón —pro­pie­dad de la se­gun­da— don­de se ce­le­bra­rá es­ta no­che el recital.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.