Un pun­to pa­ra vol­ver a creer

El De­por­ti­vo em­pa­tó des­pués de ex­hi­bir com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te a un Atlé­ti­co me­nor

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - PE­DRO BA­RREI­ROS

Un Dé­por com­pe­ti­ti­vo ama­ne­ció ayer en la fría no­che de Ria­zor. Zan­jó la ra­cha de cua­tro de­rro­tas que ha­bía aca­ba­do con Ga­ri­tano en el pa­ro y se aso­mó a la fi­nal de pa­sa­do ma­ña­na en Gi­jón con otro ca­rác­ter, más fia­ble, re­gu­lar y, al me­nos, ca­paz de em­pa­tar al Atlé­ti­co más flo­jo que se re­cuer­da, pe­ro so­bre to­do con otro pun­to más en el ca­si­lle­ro, que por fin al­can­zó la vein­te­na. Es­te es el ca­mino. Oja­lá se atre­va a ex­plo­rar­lo.

El equi­po de Mel ilu­sio­nó des­de un jue­go ver­ti­cal y de­ci­di­do. El nue­vo en­tre­na­dor re­for­zó el me­dio del cam­po con Fa­yçal y dio el la­te­ral zur­do a Lui­sin­ho, y en am­bas de­ci­sio­nes acer­tó. Si­meo­ne se in­cli­nó por tres de­lan­te­ros, Co­rrea en la de­re­cha, ade­más de Griez­mann y Ga­mei­ro co­mo dúo ata­can­te. Cin­co días des­pués no com­pa­re­ció el equi­po co­ma­to­so de Le­ga­nés, des­te­rra­do so­bre to­do tras el gol de An­do­ne a los do­ce mi­nu­tos. Oblak pi­fió en el sa­que y el ru­mano en­ca­ró al me­ta pa­ra ba­tir­le por ba­jo. El gol le lan­zó a de­güe­llo de un ri­val no­quea­do por un guion im­pre­vis­to. Si has­ta en­ton­ces los co­ru­ñe­ses se apli­ca­ban en la pre­sión en su pro­pio cam­po, aho­ra pre­sio­na­ban la sa­li­da ri­val y has­ta los la­te­ra­les se in­cor­po­ra­ban al ata­que co­mo si de ex­tre­mos se tra­ta­sen. Y lle­ga­ron nue­vas oca­sio­nes, co­mo la ca­rre­ra de An­do­ne en pos de un ba­lón al que Oblak pa­re­ció lle­gar an­tes, pe­se a las que­jas del de­lan­te­ro, que re­cla­mó pe­nal­ti. O, al fi­lo de la me­dia ho­ra, una de Ka­ku­ta, des­pués de que Mos­que­ra, om­ni­pre­sen­te, ro­ba­se, pe­ro el fran­cés eli­gió mal. En lu­gar de chu­tar en el mano a mano es­qui­na­do con el me­ta, sir­vió una suer­te de cen­tro chut a cá­ma­ra len­ta que se per­dió cer­ca del se­gun­do pa­lo. Del Atlé­ti­co no hu­bo más no­ti­cia que una oca­sión de Co­rrea, quien se apro­ve­chó del úni­co error de­por­ti­vis­ta pa­ra lan­zar­se ha­cia la fron­tal y sa­car­se un chut ra­so y se­co que Lux pa­ró fe­lino en dos tiem­pos. Aún hu­bo tiem­po pa­ra que el pro­pio Mos­que­ra, en un cór­ner ser­vi­do al se­gun­do pa­lo, em­pa­la­se con su pier­na bue­na, la zur­da, y Oblak res­pon­die­se sin alar­des.

El par­ti­do se in­cli­nó so­bre la me­ta blan­quia­zul en la se­gun­da par­te, pe­ro, aun­que el Atlé­ti­co cor­tó la san­gría que su­fría en las ban­das, los co­ru­ñe­ses no ven­die­ron ba­ra­ta su piel. El em­pa­te lle­gó en una ac­ción ais­la­da. Fi­li­pe chu­tó al pa­lo y, co­mo si de un re­bo­te ofen­si­vo se tra­ta­se, otra vez des­de fue­ra del área y con Lux li­ge­ra­men­te ade­lan­ta­do, Griez­mann se la co­ló de va­se­li­na. Cla­ro que es­te Dé­por res­pon­dió in­men­so. Co­rrió Fa­yçal y sir­vió al co­ra­zón del área pe­que­ña, don­de An­do­ne la picó de ca­be­za, pe­ro las­ti­mo­sa­men­te des­via­da. Una oca­sión que va­lía un par­ti­do.

Po­co des­pués, Si­meo­ne sa­có a To­rres, pro­ta­go­nis­ta in­for­tu­na­do por su tras­la­do al hos­pi­tal tras un cho­que, quien po­co an­tes obli­gó a Lux a la pa­ra­da de la no­che. El Dé­por, que aca­bó con Ber­gan­ti­ños y Lau­re so­bre el cam­po, pe­ro ju­gan­do con­tra diez, res­pi­ró ali­via­do y fe­liz.

MAR­COS MÍ­GUEZ

An­do­ne, muy ac­ti­vo, apro­ve­chó un error de Oblak pa­ra ade­lan­tar al Dé­por.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.