«No sa­le, de ahí no sa­le»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Pe­pe Mel es un se­ñor ba­ji­to. Des­de de­trás del ban­qui­llo re­sul­ta­ba im­po­si­ble dis­tin­guir a qué al­tu­ra del área téc­ni­ca se en­con­tra­ba el nue­vo en­tre­na­dor del Dé­por. Sin em­bar­go, de vez en cuan­do aso­ma­ba la ca­be­za, sal­ta­rín. En otras oca­sio­nes, eran sus bra­zos en as­pa­vien­to los que su­pe­ra­ban la al­tu­ra de la ban­ca­da ha­cien­do más fá­cil adi­vi­nar por dón­de ca­mi­na­ba el mís­ter. Por suer­te, la no­che del nue­vo lí­der blan­quia­zul dis­cu­rrió fun­da­men­tal­men­te en los ex­tre­mos de ese rec­tán­gu­lo de cal pun­tea­do que le cor­ta­ba el pa­seo. Allí era más fá­cil se­guir su no­che de es­treno. Es­cu­char in­clu­so sus pri­me­ras pa­la­bras ya en vi­vo so­bre el cés­ped de Ria­zor. Se las de­di­có a Arribas. «Con él, con él», le gri­tó al cen­tral ma­dri­le­ño pa­ra que se arri­ma­se a Ga­mei­ro en un sa­que de ban­da a fa­vor del Atle­ti.

Así se lo di­jo. Dos ve­ces. Re­cal­can­do la ins­truc­ción. Lo hi­zo a me­nu­do. Co­mo cuan­do qui­so que sus chi­cos ato­si­ga­ran a Co­rrea en una es­qui­na: «No sa­le, de ahí no sa­le». Ca­si to­do por du­pli­ca­do, co­mo si no es­tu­vie­se se­gu­ro de que el plan­tel cap­ta­ba la nue­va voz de man­do. Y por si la reite­ra­ción no bas­ta­ra, se des­ha­cía en ges­tos. Aplau­día, pe­día cal­ma, or­de­na­ba el trá­fi­co en la me­du­lar, re­cla­ma­ba a Fa­yçal y a Ka­ku­ta que in­ter­cam­bia­ran pues­tos cru­zan­do in­sis­ten­te­men­te los bra­zos por en­ci­ma de su ca­be­za... To­do mien­tras apu­ra­ba el área téc­ni­ca, re­ba­san­do in­clu­so los lí­mi­tes. En el mi­nu­to 33, el cuar­to ár­bi­tro le lla­mó al or­den. El ex­ce­so es­ta­ba jus­ti­fi­ca­do: ha­bía sa­li­do a ce­le­brar una pa­ra­da del Po­ro­to y dar­le ins­truc­cio­nes so­bre el pos­te­rior sa­que. Hu­bo ins­truc­cio­nes pa­ra to­dos.

Mu­cho más co­me­di­do es­tu­vo pa­ra fes­te­jar el gol. Aplau­so bre­ve y vi­si­ta al ban­qui­llo. Allí se guar­da­ba Ro­ber­to Ríos. El se­gun­do de Mel ape­nas aso­mó un par de ve­ces, con un papel en la mano, pa­ra par­la­men­tar bre­ve­men­te con su je­fe. Di­suel­to el tu­mul­to de ce­le­bra­ción del 1-0, el mís­ter vol­vió a lo su­yo. Co­mo si él fue­ra el pri­me­ro que tu­vie­se que cum­plir con la mi­sión de en­cen­der al pú­bli­co. Pi­dió fo­co de nue­vo, se fue al des­can­so ges­ti­cu­lan­do y re­gre­só ges­ti­cu­lan­do al ban­qui­llo. La se­gun­da mi­tad le de­bió cos­tar otros cuan­tos ki­los. Más pa­seos, más sal­ti­tos; ma­nos a la ca­be­za con el gol de Griez­mann. Y con el ac­ci­den­te de To­rres. Ner­vios dis­pa­ra­dos.

«Es­cu­chad­lo, es­cu­chad­lo»

Con el Ni­ño con­tro­la­do en la am­bu­lan­cia, el téc­ni­co lo­cal re­cu­pe­ró el rit­mo, y se sin­tió más im­por­tan­te que nun­ca. Los cha­va­les, tie­sos, ne­ce­si­ta­ban el úl­ti­mo alien­to. La bron­ca a Lux por sa­car en lar­go. Los aplau­sos a Borges por aguan­tar la bo­la. Y lue­go, al cen­tro del cam­po, to­re­ro, a re­ma­tar la fae­na. Char­la en el círcu­lo cen­tral, mien­tras la gra­da ja­lea. «Es­cu­chad­lo, es­cu­chad­lo», les gri­ta en me­dio del co­rro. Dos ve­ces, pa­ra que se le en­tien­da. Pe­pe Mel vi­vió el par­ti­do con in­ten­si­dad des­de el ban­qui­llo.

CÉ­SAR QUIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.