La caí­da de To­rres he­ló Ria­zor

El pun­ta que­dó sin sen­ti­do por un cho­que y fue hos­pi­ta­li­za­do con un trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Fer­nan­do To­rres se re­cu­pe­ra cons­cien­te y es­ta­bi­li­za­do en el hos­pi­tal Mo­de­lo de A Coruña, des­pués de que tu­vie­se que ser tras­la­da­do de ur­gen­cia por una am­bu­lan­cia des­de el mis­mo cés­ped de Ria­zor. El de­lan­te­ro del Atlé­ti­co su­frió un gol­pe que le de­jó sin sen­ti­do en un lan­ce del par­ti­do, cuan­do tra­ta­ba de des­pe­jar un ba­lón aé­reo en su pro­pia área tras un cho­que con Álex Ber­gan­ti­ños. El pul­so de Ria­zor se de­tu­vo cuan­do el in­ter­na­cio­nal ca­yó al sue­lo. In­me­dia­ta­men­te, los ju­ga­do­res que se en­con­tra­ban más cer­ca pi­die­ron la en­tra­da in­me­dia­ta de los ser­vi­cios mé­di­cos y co­lo­ca­ron de la­do al fut­bo­lis­ta mal­pa­ra­do pa­ra que no se atra­gan­ta­se con su pro­pia len­gua. La an­gus­tia se pal­pó du­ran­te unos in­ter­mi­na­bles se­gun­dos en los que las es­ce­nas de ten­sión se re­pe­tían, tan­to en el cés­ped (Gi­mé­nez llo­ra­ba, Fa­yçal re­za­ba) co­mo en la gra­da de Pa­be­llón, la más cer­ca­na al su­ce­so. Des­de Ma­rat­hon, en cam­bio, se oye­ron gri­tos en­ton­ces de re­cuer­do a Jimmy que fue­ron aca­lla­dos con pi­tos por par­te del res­to del es­ta­dio. Fi­nal­men­te, el ju­ga­dor fue es­ta­bi­li­za­do y se le tras­la­dó cons­cien­te al hos­pi­tal Mo­de­lo, muy pró­xi­mo al es­ta­dio, en am­bu­lan­cia. Según ex­pli­có el club ro­ji­blan­co, su­frió un trau­ma­tis­mo cra­noen­ce­fá­li­co con pér­di­da de co­no­ci­mien­to por el im­pac­to con­tra el cés­ped. Mi­nu­tos des­pués con­fir­mó ade­más que tras el TAC cra­neal y cer­vi­cal que se le reali­zó al de­lan­te- El sal­to y pos­te­rior cho­que con Ber­gan­ti­ños pro­pi­ció el des­va­ne­ci­mien­to de To­rres, que sa­lió del es­ta­dio en am­bu­lan­cia. Gi­mé­nez fue el fut­bo­lis­ta más afec­ta­do mien­tras aten­dían a To­rres, al que Ria­zor brin­dó una ova­ción.

ro «no hay al­te­ra­cio­nes ni le­sio­nes trau­má­ti­cas».

Ria­zor des­pi­dió a To­rres con una ova­ción. Al tér­mino del par­ti­do, Álex Ber­gan­ti­ños se re­fi­rió al lan­ce. «Cho­ca­mos ca­be­za con

ca­be­za, pe­ro yo fui no­ble al ba­lón, por de­trás y qui­zá lle­gué un po­co tar­de, por eso lo pi­llo blan­do y sin que me es­pe­re, pe­ro son co­sas es­te de­por­te. Es du­ro ver a una per­so­na in­cons­cien­te», di­jo.

Pa­sa­da la me­dia­no­che lo vi­si­tó en el hos­pi­tal y lo vio «muy bien, son­rien­te». «Tam­bién me ha ani­ma­do a mí, me ha di­cho que es un lan­ce del jue­go, que es­té tran­qui­lo», di­jo Ber­gan­ti­ños.

«Ha si­do so­lo un sus­to. Es­pe­ro vol­ver muy pron­to»

CÉ­SAR QUIAN / CABALAR

CÉ­SAR QUIAN/MAR­COS MÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.