Re­tra­to de un des­ca­la­bro

El crí­ti­co arran­que del 2017 ha de­ja­do al Madrid sin Co­pa y sin el li­de­ra­to en Li­ga

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - XUR­XO FERNÁNDEZ

«Es di­fí­cil». A Mar­ce­lo le pi­ca­ba el ni­qui. Mo­vía la ca­be­za de un la­do a otro, se atu­sa­ba el pe­lo, mi­ra­ba al cie­lo. «Es di­fí­cil». Se lim­pia­ba el su­dor, pe­ga­ba la ore­ja al mi­cro, frun­cía el ce­ño, es­cu­pía, otra vez la mano al pe­lo, la mi­ra­da en to­das par­tes... In­có­mo­do por el re­sul­ta­do y por el bre­te de ex­pli­car, otra vez él, có­mo y por qué el Madrid de los 40 par­ti­dos sin per­der ya ha caí­do en tres oca­sio­nes des­de que tro­pe­zó por pri­me­ra vez a prin­ci­pios de año. Go­leó al Gra­na­da por Re­yes y a par­tir de ahí ha ga­na­do me­dia do­ce­na de en­cuen­tros y no lo ha con­se­gui­do en otros tan­tos. Se que­dó sin Co­pa en cuar­tos y ha que­ma­do su col­chón en Li­ga, don­de abrió el 2017 cin­co pun­tos por de­lan­te del Ba­rça y ha es­tre­na­do mar­zo uno por de­trás. Siem­pre, con un par­ti­do me­nos. Ese en­cuen­tro aún por dispu­tar es­con­de va­rios de los ma­les del con­jun­to blan­co, que sal­ta al cés­ped con la ca­be­za en otra par­te. Lo re­su­mía el miér­co­les, otra vez, Mar­ce­lo. El bra­si­le­ño, se­gun­do ca­pi­tán por de­trás de Ra­mos, vol­vió a ser el ele­gi­do pa­ra sa­lir en cá­ma­ra mien­tras el de Ca­mas se la­mía las he­ri­das del pe­nal­ti que pu­so por de­lan­te a Las Pal­mas. Des­pués hu­bo épi­ca y em­pa­te, pe­ro el pun­to es un ma­gro bo­tín pa­ra un due­lo en el Ber­na­béu. In­su­fi­cien­te, des­de lue­go, pa­ra Mar­ce­lo; au­tor de un re­tra­to en dos mi­nu­tos del mal mo­men­to blan­co.

RES­PON­SA­BI­LI­DAD DILUIDA «Siem­pre ven­go yo a de­cir lo que ha pa­sa­do»

Cris­tiano es­tre­nó bra­za­le­te es­te cur­so. El Real Madrid de­ci­dió que si te­nían tres ca­pi­ta­nes, bien po­día ha­ber un cuar­to y Flo­ren­tino se su­mó a la fo­to de gru­po des­pués de ha­ber es­cu­rri­do el bul­to la an­te­rior tem­po­ra­da, cuan­do le­van­tó cier­ta pol­va­re­da lo de de­jar al 7 sin car­go. De

puer­tas afue­ra ape­nas le lu­cen al lu­so sus nue­vos ga­lo­nes. Ha­bla muy de vez en cuan­do, con­ven­ci­do de que exis­te un com­plot en su con­tra, en el que, cla­ro, hay un papel pa­ra la pren­sa. El miér­co­les hi­zo do­ble­te, ali­men­tan­do su no­ta­ble ra­cha go­lea­do­ra, pe­ro vol­vió a fa­llar oca­sio­nes cla­ras. Es el fut­bo­lis­ta que más dis­pa­ra de la com­pe­ti­ción, con di­fe­ren­cia, man­tie­ne su vo­ra­ci­dad pe­ro re­sul­ta me­nos efec­ti­vo. Pe­pe, ter­cer ca­pi­tán, no es ti­tu­lar ha­bi­tual, y Ra­mos, que lo ju­gó to­do con­tra el Vi­lla­rreal, el Va­len­cia y Las Pal­mas, es­qui­vó el mi­cro en las tres ci­tas. «Siem­pre

ven­go yo aquí des­pués del par­ti­do a de­cir lo que ha pa­sa­do o no ha pa­sa­do», pro­tes­ta­ba Mar­ce­lo, evi­den­cian­do lo in­có­mo­do de su rol. Re­sig­na­do, sin em­bar­go, a su suer­te en­tre tan­ta es­tre­lla en des­ban­da­da: «Se­gui­re­mos dan­do la ca­ra siem­pre».

EL PE­SO DE ZI­DA­NE «Es­ta­mos de­jan­do de ha­cer las co­sas que de­ci­mos»

Zi­da­ne le ha da­do al Real Madrid una se­rie vic­to­rio­sa sin pre­ce­den­tes en Es­pa­ña. Sus cua­ren­ta par­ti­dos sin de­rro­ta de­ja­ron pe­que­ños los 39 hi­la­dos por el Ba­rça de Luis Enrique un año an­tes. Y sin em­bar­go, nun­ca se vio en el con­jun­to blan­co un pa­trón de jue­go. «Es­ta­mos de­jan­do de ha­cer co­sas que an­tes del par­ti­do de­ci­mos que te­ne­mos que ha­cer y pa­sa lo que pa­sa», de­nun­cia­ba Mar­ce­lo. «He­mos in­ten­ta­do ha­cer pre­sión, no lo he­mos con­se­gui­do. He­mos ba­ja­do la lí­nea, tam­po­co lo he­mos con­se­gui­do», ex­pli­ca­ba el bra­si­le­ño acer­ca de la fal­ta de con­sis­ten­cia de la pro­pues­ta del an­fi­trión en el Ber­na­béu. El efec­to Zi­da­ne —«No nos sa­len las co­sas», re­co­no­ce­ría des­pués el mís­ter en sa­la de pren­sa— pa­re­ce ha­ber que­da­do dis­mi­nui­do has­ta el arre­ba­to fi­nal de ca­da día. Con­tra Las Pal­mas, co­mo tam­bién apun­ta­ba Mar­ce­lo, lo de la cas­ta fun­cio­nó a me­dias: «He­mos lo­gra­do ha­cer el em­pa­te, pe­ro así es­tá muy di­fí­cil».

CON­CIEN­CIA DE EQUI­PO «No soy yo quien tie­ne que dar un ti­rón de ore­jas»

El úl­ti­mo tras­piés blan­co em­pe­zó a di­bu­jar­se en una pa­ta­da con pos­te­rior em­pu­jón que Ba­le pro­pi­nó a Vie­ra. El ga­lés, que ha­bía vuel­to en apa­ren­te bue­na for­ma tras su le­sión, se des­en­chu­fó del en­cuen­tro. Una más en la se­rie de des­co­ne­xio­nes pun­tua­les que aca­ban abo­can­do a la épi­ca a un con­jun­to con fal­ta de con­cien­cia de equi­po. «No soy yo quien tie­ne que dar un ti­rón de ore­jas, eso se lo ha­go a mis hi­jos —sos­te­nía el la­te­ral bra­si­le­ño—. Ba­le tie­ne la edad su­fi­cien­te pa­ra sa­ber si se ha equi­vo­ca­do o no». El se­gun­do ca­pi­tán apun­ta­ba al­to en la bús­que­da de un res­pon­sa­ble ca­paz de po­ner or­den en el des­con­cier­to del Madrid. So­lo la Co­pa del Rey es­tá ya per­di­da. El pun­to a fa­vor del Bar­ce­lo­na es una ni­mie­dad cuan­do a la Li­ga le res­tan tre­ce ci­tas, a las que el equi­po blan­co tie­ne que su­mar la de Ba­laí­dos. La Cham­pions pa­re­ce ir aún me­jor en­ca­rri­la­da, pe­ro Mar­ce­lo an­da mos­ca: «Oja­lá no nos pa­se es­to has­ta fi­nal de tem­po­ra­da».

JUAN­JO MAR­TÍN EFE

Ra­mos y Key­lor Na­vas, tras el em­pa­te del miér­co­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.