«El Hom­bre de Ne­gro» de­ja el pro­gra­ma «El hor­mi­gue­ro»

Pablo Ibá­ñez adu­jo pa­ra su sa­li­da pro­ble­mas de can­san­cio y es­trés

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - M. A. A.

«Cuan­do el Hom­bre de Ne­gro di­ce que de­ja El hor­mi­gue­ro lo de­ja de ver­dad». Fra­ses iró­ni­cas co­mo es­ta que pro­nun­cia­ban Tran­cas y Ba­rran­cas, las hor­mi­gas del pro­gra­ma que con­du­ce Pablo Mo­tos en Antena 3, de­ja­rán de es­cu­char­se. Pablo Ibá­ñez, más co­no­ci­do co­mo el Hom­bre de Ne­gro, ha de­ci­di­do aban­do­nar el po­pu­lar es­pa­cio de en­tre­te­ni­mien­to y es­pec­tácu­lo —que se aso­ma a las pan­ta­llas de lu­nes a jue­ves, a par­tir de las 21.45 ho­ras—. A prin­ci­pios de es­ta se­ma­na co­mu­ni­có a la di­rec­ción su vo­lun­tad de apar­tar­se de es­te pro­gra­ma por una de­ci­sión de ca­rác­ter per­so­nal, de­bi­do al can­san­cio y el es­trés. La ca­de­na, por su par­te, no ha pues­to ob­je­ción al­gu­na, aun­que a to­do el equi­po le pi­lló por sor­pre­sa, has­ta el pun­to de que el pro­pio Mo­tos le pi­dió que lo me­di­ta­ra du­ran­te 24 ho­ras. Pe­ro su pos­tu­ra era ya ina­mo­vi­ble y no ha­bía mar­cha atrás.

De esa for­ma, Ibá­ñez po­ne fin a Pablo Ibá­ñez, en­car­nan­do su papel de «el Hom­bre de Ne­gro».

una ya lar­ga eta­pa pro­fe­sio­nal que se pro­lon­gó du­ran­te on­ce años (en la que creó, di­ri­gió y pre­sen­tó la sec­ción de Ar­te a lo bes­tia). Al prin­ci­pio se en­car­ga­ba de que na­die sa­lie­ra he­ri­do en la sec­ción de cien­cia de El hor­mi­gue­ro, pe­ro su papel fue evo­lu­cio­nan­do has­ta con­ver­tir­se en el se­rio y es­ti­ra­do per­so­na­je que po­nía a prue­ba su pro­pia in­te­gri­dad fí­si­ca y que has­ta aho­ra in­ter­pre­ta­ba. Su mi­sión era la de con­ver­tir las nor­mal­men­te abu­rri­das prác­ti­cas de cien­cia en una ex­pe­rien­cia ex­ci­tan­te. Su rol fue asu­mien­do ca­da vez una ma­yor in­ter­ac­ción con los pro­ta­go­nis­tas e in­vi­ta­dos, ya que de­bía ga­nar­se su con­fian­za pa­ra que se so­me­tie­sen a las alo­ca­das y arries­ga­das prue­bas que plan­tea­ba. De es­ta for­ma se co­la­ba a me­nu­do en los ho­ga­res de más de tres mi­llo­nes de te­le­vi­den­tes —el es­pa­cio es cla­ro lí­der en su fran­ja ho­ra­ria, pre­via al pri­me ti­me—.

Por aho­ra, Ibá­ñez di­ce que no tie­ne otros pro­yec­tos te­le­vi­si­vos en men­te, pe­ro su agen­cia, MIA Re­pre­sen­ta­cio­nes, ha­ce tiem­po que tra­ba­ja el va­lor aña­di­do de su ima­gen. Su cuen­ta de Twit­ter @hd­ne­gro os­ten­ta ca­si un mi­llón de se­gui­do­res. Y ha crea­do, jun­to a Pi­lar Ru­bio, una mar­ca de ro­pa pa­ra que los ni­ños se pue­dan ves­tir igual que sus pa­dres.

La so­cie­dad de la in­for­ma­ción en Es­pa­ña, que —ca­da año— ela­bo­ra la ope­ra­do­ra Te­le­fó­ni­ca. En es­te sen­ti­do, apun­ta que el 74,3% de los ho­ga­res dis­po­ne de or­de­na­dor y más del 78% dis­po­ne de ac­ce­so a In­ter­net de ban­da an­cha. El es­tu­dio se­ña­la que más de la mi­tad de los jó­ve­nes con eda­des en­tre los 16 y 24 años rea­li­za com­pras on-li­ne de ma­ne­ra ha­bi­tual, lo que re­pre­sen­ta un in­cre­men­to del 12% con res­pec­to al ejer­ci­cio an­te­rior y un 7% más que el pro­me­dio es­ta­tal. En una lí­nea si­mi­lar, Ga­li­cia se po­si­cio­na co­mo la quin­ta co­mu­ni­dad es­pa­ño­la en cuan­to a la uti­li­za­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción elec­tró­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.