Una ga­le­ría con me­lo­día pro­pia que ne­ce­si­ta un em­pu­jón

La mú­si­ca de Váz­quez Les­cai­lle si­gue so­nan­do, pe­ro los su­ve­ni­res de Ma­no­lo tie­nen los días con­ta­dos por ju­bi­la­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

Con las ga­le­rías que van de la ca­lle Mar­qués de Riestra a Gutiérrez Me­lla­do pa­sa lo mis­mo que con los pa­ñue­los de papel. Se les lla­ma por el nom­bre de una mar­ca co­mer­cial. A los pri­me­ros, se les di­ce Klee­nex. Y, al ci­ta­do pa­si­llo de co­mer­cios, en Pon­te­ve­dra se les lla­ma las ga­le­rías de Váz­quez Les­cai­lle, por­que es ahí don­de es­tá to­da­vía el mí­ti­co co­mer­cio de elec­tro­do­més­ti­cos, aun­que aho­ra en vez de ubi­car­se en un lo­cal que da a la ca­lle es­tá más ha­cia el in­te­rior. No pue­de de­cir­se que es­te es­pa­cio co­mer­cial es­té, hoy por hoy, ale­gre. Hay ba­jos va­cíos, car­te­les de ju­bi­la­ción y un am­bien­te ge­ne­ral de pe­si­mis­mo. Aun­que no fal­ta quien ape­le a la es­pe­ran­za. Lo ha­ce Ma­ri, la nue­va res­pon­sa­ble de Váz­quez-Les­cai­lle o Pe­dro, que regenta un her­bo­la­rio en es­te mis­mo es­pa­cio. Los dos cru­zan los de­dos por lo mis­mo: pa­ra que la ga­le­ría no si­ga ago­ni­zan­do has­ta lle­gar a mo­rir.

Em­pe­za­mos por la zo­na de Gutiérrez Me­lla­do. En una es­qui­na, con un pie en la ga­le­ría y otro en la ca­lle, tie­ne su per­fu­me­ría des­de ha­ce 45 años Lu­cía Be­sa­da. Ella es de las que ven el va­so me­dio va­cío: «Da pe­na mi­rar ha­cia den­tro de la ga­le­ría y no ver mu­cha luz. Es­to an­tes te­nía mu­cha más vi­da», in­di­ca. Aun así, es­tá dis­pues­ta a en­to­nar una de las mí­ti­cas can­cio­nes del Dúo Di­ná­mi­co, Re­sis­ti­ré, y que­dar­se ahí has­ta la ju­bi­la­ción. «Aho­ra no me voy a mar­char, se­gui­rá ade­lan­te con mi le­ma, que es la me­jor ca­li­dad al me­jor pre­cio», di­ce.

La tien­da de Lu­cía, cier­ta­men­te, des­de que Váz­quez Les­cai­lle cam­bió de ubi­ca­ción es­tá ro­dea­da de ba­jos ce­rra­dos. En uno to­da­vía pue­de ver­se un vie­jo le­tre­ro de com­pra de oro. Pe­ro ya no que­da ras­tro de esa tien­da. En­tra­mos en Váz­quez Les­cai­lle, don­de Ma­ri y su pa­dre, ya ju­bi­la­do pe­ro de vi­si­ta en la tien­da, cuen­tan que cam­bia­ron de lo­cal por­que de­ja­ron el gran elec­tro­do­més­ti­co y les lle­ga­ba un si­tio más pe­que­ño. Si­guen en la ga­le­ría. Y Ma­ri se en­car­ga del ne­go­cio, la úni­ca tien­da es­pe­cí­fi­ca de dis­cos de la ciu­dad. Di­ce ella que la gen­te com­pra me­nos mú­si­ca que an­tes, pe­ro que al­go sí se ven­de: «En ce­dé se es­tá ven­dien­do bien Ses y en vi­ni­lo al­go de to­do, por­que aho­ra a la gen­te le gus­ta vol­ver a los dis­cos».

Ma­no­lo y Pe­dro

Ya ti­ran­do ha­cia Riestra, es­tán dos tien­das mí­ti­cas. Son de Ma­no­lo, un hom­bre que lle­va ca­si me­dio si­glo ven­dien­do fi­gu­ri­tas —sus lo­ca­les es­tán re­ple­tos to­da­vía de mer­can­cía—. Di­ce que cuan­do él tra­jo al ne­go­cio de su­ve­ni­res de Pon­te­ve­dra so­lo el Gran Ga­ra­je los te­nía. «En­ton­ces se ven­dían mu­chos pla­ti­tos, ce­ni­ce­ros u hó­rreos de Pon­te­ve­dra», cuen­ta. Quie­re ju­bi­lar­se y ce­rrar tan­to el ba­zar co­mo la tien­da de go­lo­si­nas que tie­ne en las ga­le­ría. Pe­ro es­tá pen­dien­te de un tras­pa­so. Por úl­ti­mo, Pe­dro. En­car­na la no­ta po­si­ti­va de la ga­le­ría. Es­tá con­ten­to con el lo­cal que co­gió pa­ra su her­bo­la­rio —an­tes es­tu­vo en otro de es­te es­pa­cio co­mer­cial—. Sen­ten­cia: «Aho­ra hay ba­jos ce­rra­dos, pe­ro con­fío en que se lle­nen pron­to».

LOS QUE PO­NEN LA MÚ­SI­CA

Ma­ri y los vinilos que vuel­ven a pi­sar

fuer­te. Váz­quez Les­cai­lle, aun­que cam­bió de ubi­ca­ción en la mis­ma ga­le­ría ha­ce unos me­ses, si­gue abier­ta y con Ma­ri al fren­te del ne­go­cio.

MA­NO­LO QUIE­RE DE­CIR ADIÓS

Los pe­tar­dos y fi­gu­ri­tas que es­tán de

ju­bi­la­ción. Las dos tien­das que regenta Ma­no­lo es­tán pen­dien­tes de que él se ju­bi­le. Es­tá bus­can­do un tras­pa­so o ven­der la mer­can­cía.

FO­TOS CAPOTILLO

DIS­PUES­TA A RE­SIS­TIR Lu­cía y su per­fu­me­ría de más de 40 años. Lu­cía Be­sa­da co­gió ha­ce 45 años el tras­pa­so de una dro­gue­ría. Lue­go, en el mis­mo lo­cal, fue con­vir­tien­do el ne­go­cio en per­fu­me­ría.

CON ES­PE­RAN­ZA

Pe­dro y el her­bo­la­rio «que va bien». Pe­dro Ezquerra, que regenta un her­bo­la­rio, es­tá con­ten­to en las ga­le­rías. Se­ña­la que, ló­gi­ca­men­te, se­ría muy po­si­ti­vo que se lle­na­sen el res­to de los lo­ca­les.

LOS BA­JOS QUE SE AL­QUI­LAN

Lo que fue­ron za­pa­te­rías o tien­das de

oro aho­ra es­tán va­cías. En es­tas ga­le­rías co­mer­cia­les, pe­se a no ser de­ma­sia­do gran­des, hay va­rios lo­ca­les que cuel­gan el car­tel de se al­qui­la.

EL TA­BLÓN QUE ATRAE VI­SI­TAN­TES Anun­cios de to­do ti­po a pie de pa­red. Aun­que su es­té­ti­ca no es de­ma­sia­do bo­ni­ta a la vis­ta, lo cier­to es que los anun­cios que hay en me­dio de la ga­le­ría atraen a al­gu­nos vi­si­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.