«En Cu­ba ofre­cían el la­za­re­to de Tam­bo pa­ra las cua­ren­te­nas»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE

Ha­ce do­ce años, cuan­do es­ta­ba dan­do los úl­ti­mos re­to­ques a un li­bro so­bre la Com­pa­ñía Tra­satlán­ti­ca, Lino J. Pa­zos se to­pó con la re­la­ción que en el si­glo XIX man­te­nía la Pe­nín­su­la con Cu­ba, «una pro­vin­cia más de Es­pa­ña». «Ex­pur­gan­do mu­cha pren­sa del mo­men­to, so­bre to­do la edi­ta­da en Cu­ba y en Mé­xi­co, de las Baha­mas, de Es­ta­dos Uni­dos, la es­pa­ño­la y es­tu­dian­do el Ar­chi­vo de Ul­tra­mar de Es­pa­ña, po­co a po­co, se fue dan­do for­ma a Ve­le­ros en el trá­fi­co ma­rí­ti­mo con Cu­ba (1800-1900)», uno de cu­yos ejem­pla­res fue do­na­do ayer a la Ca­sa Mu­seo de Colón en Poio. —¿Por qué los ve­le­ros? —So­bre los va­po­res hay ya al­gún otro tra­ba­jo y so­bre los ve­le­ros no ha­bía nin­guno has­ta es­te mo­men­to. Sus ca­pi­ta­nes eran al­go asom­bro­so. En ca­so de tem­po­ra­les, no po­dían va­ler­se más que de su ins­tin­to y de su va­lía. Te­ne­mos bar­cos des­de diez to­ne­la­das has­ta 1.500. Hay anéc­do­tas que po­nen los pe­los de pun­ta. Eran via­jes de en­tre trein­ta y 180 días, mien­tras que en va­por eran quin­ce días. Es muy cu­rio­so lo que te­nían que car­gar de vi­tua­llas... Me­dia do­ce­na de va­cas, cua­ren­ta cor­de­ros, cua­tro­cien­tas ga­lli­nas... To­da la po­pa, so­bre­cu­bier­ta, iba lle­na de jau­las con ani­ma­les y cuan­do ha­bía tem­po­ra­les per­dían mu­chas de es­tas jau­las. —¿Cuál era el trá­fi­co prin­ci­pal con la is­la? —Se ex­por­ta­ba, so­bre to­do, ha­ri­na del Can­tá­bri­co. Sa­lían de San­tan­der y so­lían re­ca­lar en A Coruña. Lue­go ha­bía to­do lo del mi­ne­ral de hie­rro de Bil­bao; de A Coruña y Vi­go sa­lía el co­rreo y pro­duc­tos del país, co­mo vino del Ri­bei­ro, pa­ta­tas o ce­bo­llas y mu­cha sa­la­zón; de Ca­na­rias, pro­duc­tos del cam­po; de Ca­ta­lu­ña, los tex­ti­les... Y de allí nos traía­mos azú­car, so­bre to­do, pe­ro tam­bién ca­fé, ma­de­ra de ce­dro... Se ha­bla del Lí­bano, pe­ro la is­la era un ver­da­de­ro ver­gel de ce­dro. Tam­bién co­bre vie­jo por la can­ti­dad de ac­ci­den­tes que ha­bía, era de los fo­rros de los bar­cos que nau­fra­ga­ban. En el li­bro se re­co­gen co­mo mil nau­fra­gios. —¿Es en es­te pun­to don­de sur­ge la im­por­tan­cia de Tam­bo? —Sí. Se ha me­nos­pre­cia­do el la­za­re­to de Tam­bo, en Poio, fren­te al de San Si­món, pe­ro en la pren­sa cu­ba­na, so­bre to­do en el Dia­rio de la Ma­ri­na, en­con­tra­mos re­fe­ren­cias muy pun­tua­les que, en lu­gar de San Si­món, ofre­cían Tam­bo pa­ra las cua­ren­te­nas. Po­si­ble­men­te fue­ra por el pre­cio, pe­ro aún no lo te­ne­mos muy cla­ro. En­con­tra­mos un mo­vi­mien­to que has­ta es­te mo­men­to na­die lo ha­bía es­tu­dia­do. —En­tien­do que son los bu­ques que trans­por­ta­ban per­so­nas. —No so­lo, por­que la mer­can­cía tam­bién te­nía que pa­sar la cua­ren­te­na, pe­ro los que iban a La Ha­ba­na la pa­sa­ban tam­bién. De he­cho, cuan­do pu­bli­qué mi primer li­bro, Re­cor­dan­do a Tha­la­vo, ha­cía re­fe­ren­cia a un bu­que de gue­rra, creo que era el San­ta Isabel, que trans­por­ta­ba du­ran­te la Gue­rra de Cu­ba al­re­de­dor de 1.300 per­so­nas y hu­bo que me­ter­las en la is­la de Tam­bo. —¿Dón­de se pue­de en­con­trar es­te li­bro? —En li­bre­rías es­pe­cia­li­za­das y, en el ca­so de Pon­te­ve­dra, en Náu­ti­ca Ga­me­la, así co­mo en In­ter­net.

L. P.

Lino J. Pa­zos do­nó ayer un ejem­plar de su li­bro a la Ca­sa de Colón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.