Cuan­do la tec­no­lo­gía es li­bre y so­li­da­ria

Un va­ria­do gru­po de pro­fe­sio­na­les in­ten­ta­rá di­se­ñar he­rra­mien­tas que me­jo­ren la vi­da de los re­fu­gia­dos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - RO­SA ESTÉVEZ

De re­pen­te, la ima­gen de un ni­ño con la ca­ra en­te­rra­da en­tre la are­na y el agua nos za­ran­dea, nos rom­pe el co­ra­zón, nos ha­ce en­ro­je­cer de ver­güen­za. Du­ran­te un tiem­po ar­de­mos de in­dig­na­ción pe­ro, a me­di­da que se des­di­bu­ja el re­cuer­do de aque­lla fo­to dra­má­ti­ca, va­mos acos­tum­brán­do­nos a con­vi­vir con la tra­ge­dia de los re­fu­gia­dos igual que an­tes nos acos­tum­bra­mos a con­vi­vir con to­das las otras tra­ge­dias hu­ma­ni­ta­rias que su­ce­den, in­fi­ni­tas. Esa nor­ma­li­dad no im­pli­ca, ne­ce­sa­ria­men­te, ol­vi­do. Ni fal­ta de em­pa­tía. Al me­nos no en to­dos los ca­sos: son mu­chos los co­lec­ti­vos que, de una u otra ma­ne­ra, in­ten­tan apor­tar su gra­ni­to de are­na pa­ra me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de quie­nes se vie­ron obli­ga­dos a de­jar­lo to­do atrás — su país, su ca­sa, cuán­tas ve­ces in­clu­so a su fa­mi­lia— pa­ra, sim­ple­men­te, in­ten­tar man­te­ner­se con vi­da. El Hack­hat­hon for re­fu­gees que ma­ña­na em­pie­za en Vi­go es una prue­ba de que la so­li­da­ri­dad exis­te, y de que tie­ne mu­chas for­mas de ma­ni­fes­tar­se. En es­te ca­so, ha­bla­mos de tec­no­lo­gía.

Po­nien­do el fo­co

El vi­la­gar­ciano Da­vid Víl­chez, in­te­gran­te del co­lec­ti­vo Agi­le, es uno de los or­ga­ni­za­do­res de es­te en­cuen­tro en el que pro­fe­sio­na­les de di­ver­sas áreas se re­uni­rán du­ran­te to­do el fin de se­ma­na pa­ra in­ten­tar cons­truir un mun­do me­jor. En las de­pen­den­cias de Im­pact Hub Vi­go, unos apor­ta­rán su co­no­ci­mien­to de la reali­dad que vi­ven los re­fu­gia­dos y pon­drán el fo­co so­be di­ver­sos pro­ble­mas. Otros, los téc­ni­cos, los es­pe­cia­lis­tas, ofre­ce­rán to­do su ta­len­to pa­ra in­ten­tar desa­rro­llar he­rra­mien­tas que re­sul­ten úti­les so­bre el te­rreno. «He­mos de­tec­ta­do que las oe-

ne­gés tie­nen gran­des ca­ren­cias en ma­te­ria tec­no­ló­gi­ca, y de lo que se tra­ta es de in­ten­tar desa­rro­llar pla­ta­for­mas que les sean úti­les pa­ra ha­cer su tra­ba­jo», ex­pli­ca Víl­chez.

De mo­men­to hay cua­ren­ta par­ti­ci­pan­tes ins­cri­tos en el

Hack­hat­hon for re­fu­gees, pe­ro aún hay es­pa­cio pa­ra al­gu­nos más. «Nor­mal­men­te, en es­te ti­po de en­cuen­tros, los par­ti­ci­pan­tes sue­len ser pro­gra­ma­do­res, di­se­ña­do­res, per­fi­les más téc­ni­cos. Pe­ro te­nien­do en cuen­ta el te­ma que abor­da­mos, de­ci­di­mos am­pliar el arco y es­ta vez tam­bién con­ta­mos con oe­ne­gés, pe­rio­dis­tas, abo­ga­dos...». Esa de­ci­sión de abrir el fo­co se adop­tó tras la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da el pa­sa­do mes de ju­nio, cuan­do en Lo­bei­ra (Ou­ren­se) se ce­le­bró la pri­me­ra edi­ción de es­te en­cuen­tro.

De aquel primer en­cuen­tro en Lo­bei­ra sa­lie­ron mu­chas ideas. Des­de la crea­ción de una pla­ta­for­ma pa­ra co­nec­tar a per­so­nas re­fu­gia­das con vo­lun­ta­rios a tra­vés de un chat, has­ta un sis­te­ma pa­ra geo­lo­ca­li­zar a per­so­nas re­fu­gia­das a par­tir del tra­za­do de ma­pas de ru­tas.

¿Y qué pro­yec­tos ger­mi­na­rán

en es­ta edi­ción? Pues es­tá por ver. La idea, ex­pli­ca Víl­chez, es que los par­ti­ci­pan­tes se di­vi­dan en va­rios gru­pos de tra­ba­jo pa­ra abor­dar, des­de óp­ti­cas di­fe­ren­tes, las cues­tio­nes que se han pro­pues­to co­mo ejes ar­gu­men­ta­les de la ci­ta. «Que­re­mos en­fo­car tres cues­tio­nes cla­ve. Una, có­mo ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre lo que es­tá ocu­rrien­do so­bre el te­rreno. Dos, có­mo me­jo­rar la di­fu­sión de esos da­tos. Y, en ter­cer lu­gar, desa­rro­llar pla­ta­for­mas que pue­dan ser úti­les a los re­fu­gia­dos tan­to du­ran­te el ca­mino, co­mo en sus paí­ses de des­tino, pa­ra fa­ci­li­tar­les ac­ce­so a in­for­ma­cio­nes que pue­den re­sul­tar­les de in­te­rés. Por ejem­plo, una pla­ta­for­ma pa­ra tra­du­cir al si­rio las pá­gi­na web del Mi­nis­te­rio del In­te­rior», expone Víl­chez.

De to­dos es­tos asun­tos se ha­bla­rá, se de­ba­ti­rá, se in­ter­cam­bia­rán pun­tos de vis­ta y po­si­bi­li­da­des. «Es evi­den­te que en un fin de se­ma­na no se va a desa­rro­llar nin­guno de los pro­yec­tos que pue­dan sur­gir», se­ña­la Víl­chez des­de Agi­le Ga­li­cia. Pe­ro los re­sul­ta­dos de los tra­ba­jos que aquí que­den es­bo­za­dos se­rán pu­bli­ca­dos ba­jo li­cen­cias abier­tas con la idea de dar con­ti­nui­dad a es­tas ini­cia­ti­vas, bien sea por par­te de quie­nes lo pro­mo­vie­ron, bien por cual­quier otra per­so­na que, a pos­te­rio­ri, quie­ra echar una mano. Así que, ya lo ven, es­te even­to tie­ne tam­bién un com­po­nen­te de Soft­wa­re Li­bre.

La fór­mu­la tra­di­cio­nal

Re­co­no­ce Da­vid Víl­chez que la aso­cia­ción en­tre tec­no­lo­gía y so­li­da­ri­dad se nos an­to­ja, de en­tra­da, ex­tra­ña. A fin de cuen­tas, so­le­mos aso­ciar la ayu­da a los re­fu­gia­dos con do­na­cio­nes mo­ne­ta­rias, con ma­te­rial, con ro­pa, con ali­men­tos. El Hanck­hat­hon for re­fu­gees de­mues­tra que hay otras for­mas de ser so­li­da­rios, aun­que los or­ga­ni­za­do­res no des­de­ñan las fór­mu­las más tra­di­cio­na­les. De he­cho, «una vez cu­bier­tos to­dos los gas­tos, lo que so­bre, aun­que no sea mu­cho, se­rá des­ti­na­do a las oe­ne­gés que es­tán ayu­dan­do a los re­fu­gia­dos», di­cen los or­ga­ni­za­do­res de es­te mo­vi­mien­to con­tra la in­di­fe­ren­cia.

Aso­cia­mos la «ayu­da» con do­nar di­ne­ro, ro­pa, co­mi­da; aquí lo que se ce­de es ta­len­to

Los pro­yec­tos que sur­jan se pu­bli­ca­rán ba­jo li­cen­cias abier­tas pa­ra dar­les con­ti­nui­dad

MÓ­NI­CA IRAGO

Da­vid Víl­chez for­ma par­te del co­lec­ti­vo Agi­le Ga­li­cia, or­ga­ni­za­dor de es­te en­cuen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.