La hi­ja de la eta­rra y los huér­fa­nos de ETA

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

¡ Po­bri­ña Izar! Izar es hi­ja de la eta­rra Sa­ra Ma­ja­re­nas, que cum­plía en la cár­cel de Pi­ca­sent una pe­na de tre­ce años y dos me­ses de pri­sión, a la que fue con­de­na­da en el 2007 por la Au­dien­cia Na­cio­nal co­mo au­to­ra de los de­li­tos de in­te­gra­ción en or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta, fal­se­dad do­cu­men­tal y te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas. Izar vi­vió en la cár­cel con su ma­dre des­de que na­ció pe­ro, tras cum­plir tres años, de­bía aban­do­nar­la por­que la ley así lo exi­ge. Izar tam­bién tie­ne un pa­pá, Sty­lia­nos Mes­si­ne­zis, al que su ma­dre co­no­ció cuan­do cum­plía su con­de­na. Ha­ce dos me­ses, mien­tras Izar pa­sa­ba con él un fin de se­ma­na fue­ra de la cár­cel, Sty­lia­nos la apu­ña­ló y des­pués se en­tre­gó a la po­li­cía dán­do­la por muer­ta. Sí: ¡po­bri­ña Izar!

Ante la in­mi­nen­te se­pa­ra­ción de ma­dre e hi­ja, la pri­me­ra pu­bli­có una car­ta en el dia­rio aber­za­le Ga­ra se­ña­lan­do, en­tre otras co­sas, lo te­rri­ble que aque­lla se­ría pa­ra am­bas: «Izar ne­ce­si­ta a su amat­xo [ma­má] más que nun­ca. Y hoy es el día que no nos pue­de vol­ver a pa­sar lo mis­mo. Izar sa­le a la ca­lle, y no pue­de vol­ver a sen­tir que se se­pa­ra de mí. Yo la ne­ce­si­to a ella, ella me ne­ce­si­ta a mí. Si no, no ha­brá re­pa­ra­ción po­si­ble. O por lo me­nos, cos­ta­rá mu­cho más».

Ayer mis­mo el juez de vi­gi­lan­cia pe­ni­ten­cia­ria de la Au­dien­cia Na­cio­nal con­ce­dió a la eta­rra el se­gun­do gra­do y au­to­ri­zó su ex­car­ce­la­ción pa­ra que vi­va con su hi­ja en la fun­da­ción Pa­dre Ga­rral­da-Ho­ri­zon­tes Abier­tos, que apo­ya a los re­clu­sos en si­tua­ción de se­mi­li­ber­tad. «Da­das las ex­cep­cio­na­les cir­cuns­tan­cias» el juez op­tó por la so­lu­ción que, según él, ge­ne­ra­rá me­nos su­fri­mien­to a la me­nor, lo que hay que es­pe­rar sea mo­ti­vo de se­ria re­fle­xión pa­ra Ma­ja­re­nas y to­dos los que en el mun­do aber­za­le han sa­li­do en su de­fen­sa, mos­tran­do una des­co­no­ci­da y re­pen­ti­na sen­si­bi­li­dad por la re­la­ción pa­dres/hi­jos, de la que na­da su­pi­mos du­ran­te los mu­chos años de crí­me­nes de ETA.

Ma­ja­re­nas, tras ser de­te­ni­da con in­for­ma­ción muy ela­bo­ra­da so­bre nu­me­ro­sos ob­je­ti­vos (un guar­dia ci­vil, un co­ro­nel mé­di­co y el je­fe de una co­mi­sa­ría del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía) y con da­tos so­bre edi­fi­cios y lis­ta­dos de po­lí­ti­cos y al­cal­des de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Murcia, An­da­lu­cía, Ca­ta­lu­ña y Ara­gón, de­cla­ró en el jui­cio en el que la con­de­na­ron su «or­gu­llo por ha­ber lu­cha­do por los de­re­chos de Eus­kal He­rria». Es de­cir, reivin­di­có la per­te­nen­cia a ETA y sus crí­me­nes ho­rren­dos.

Por eso, al leer aho­ra la car­ta de Sa­ra Ma­ja­re­nas, tan lle­na de un do­lor de ma­dre cu­ya sin­ce­ri­dad no pon­go en du­da, me acuer­do una vez más de los cien­tos de pa­dres que, ase­si­na­dos por ETA, se que­da­ron sin sus hi­jos pa­ra siem­pre y de los cien­tos de hi­jos de ase­si­na­dos por ETA que se que­da­ron sin sus pa­dres pa­ra siem­pre. Nin­guno tu­vo la opor­tu­ni­dad de ele­gir otro ca­mino, pues ETA de­ci­dió por to­dos ellos. Sa­ra Ma­ja­re­nas, na­ci­da en ple­na de­mo­cra­cia, sí pu­do ele­gir y op­tó por ETA. Sin pen­sar pa­ra na­da en los hi­jos de sus víc­ti­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.