Ha­brá mul­tas de has­ta 3.000 eu­ros pa­ra quien in­cum­pla la prohi­bi­ción de plan­tar pa­ta­tas

El real de­cre­to apro­ba­do ayer por el Go­bierno per­si­gue que la po­li­lla no se ex­tien­da más allá del nor­te de A Co­ru­ña y de Lu­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - J. ALON­SO

El Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó ayer el real de­cre­to por el que se es­ta­ble­ce el pro­gra­ma na­cio­nal de con­trol y erra­di­ca­ción de la po­li­lla gua­te­mal­te­ca (Te­cia so­la­ni­vo­ra). El ob­je­ti­vo es im­pe­dir que la zo­na in­fes­ta­da se ex­tien­da más allá de los 31 con­ce­llos del nor­te de A Co­ru­ña y Lu­go y de los sie­te del Oc­ci­den­te as­tu­riano don­de se han de­tec­ta­do tu­bércu­los con­ta­mi­na­dos. Pa­ra ello se prohí­be el cul­ti­vo du­ran­te un mí­ni­mo de dos años, se obli­ga a re­ti­rar el plan­ta­do y se es­ta­ble­cen san­cio­nes a quien no res­pe­te el ve­to, que pue­den ir de 300 a 3.000 eu­ros.

La le­tra pe­que­ña del real de­cre­to se co­no­ce­rá cuan­do se pu­bli­que pre­vi­si­ble­men­te hoy en el BOE, y en­tra­rá en vi­gor ma­ña­na. Y se­rá en­ton­ces cuan­do co­rres­pon­de­rá a las co­mu­ni­da­des (la Xun­ta y el Prin­ci­pa­do) el desa­rro­llo nor­ma­ti­vo y su eje­cu­ción, de­li­mi­tan­do las zo­nas in­fes­ta­das don­de se prohí­be cul­ti­var y sa­car pa­ta­ta; las zo­nas li­mí­tro­fes tam­pón, que ten­drán unas nor­mas es­pe­cí­fi­cas pa­ra la cir­cu­la- ción de ve­ge­ta­les; es­ti­pu­lar có­mo se pro­ce­de­rá a re­ti­rar las plan­ta­cio­nes exis­ten­tes en los 31 con­ce­llos in­fes­ta­dos, si es que se ha­ce; có­mo y quién des­trui­rá las pa­ta­tas; có­mo se cuan­ti­fi­ca­rán las in­dem­ni­za­cio­nes y a quién, y có­mo se pa­ga­rán. Que­da pues un com­ple­jo tra­ba­jo por de­lan­te, da­da la can­ti­dad de ac­to­res im­pli­ca­dos, la am­pli­tud del te­rri­to­rio afec­ta­do y la di­fi­cul­tad pa­ra con­te­ner la po­li­lla.

El Go­bierno no ocul­tó ayer el ca­li­bre del pro­ble­ma al re­fe­rir­se a la pla­ga co­mo «una de las de ma­yor im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca en el cul­ti­vo de la pa­ta­ta». De ahí un pro­gra­ma que con­tem­pla ins­pec­cio­nes y con­tro­les sis­te­má­ti­cos en­ca­mi­na­dos a des­cu­brir la pre­sen­cia de la po­li­lla gua­te­mal­te­ca, tan­to en al­ma­ce­nes co­mo en plan­ta­cio­nes, y con­tro­les en los lu­ga­res de ven­ta en las zo­nas de ries­go, que se­rán de­fi­ni­das en el mar­co del Co­mi­té Fi­to­sa­ni­ta­rio Na­cio­nal. La Xun­ta, en sus me­di­das tran­si­to­rias pu­bli­ca­das días atrás, ya de­le­gó en los con­ce­llos vi­gi­lar la ven­ta de pa­ta­tas en los mer­ca­dos lo­ca­les.

El pro­gra­ma ten­drá una vi­gen­cia ini­cial de cin­co años, pro­rro­ga­bles. Pe­ro la prohi­bi­ción de cul­ti­var pa­ta­ta se­rá pre­vi­si­ble­men­te

Se­rá la Xun­ta quien de­be­rá es­ti­pu­lar cuán­do y có­mo se arran­can las plan­ta­cio­nes

de me­nos tiem­po; en el bo­rra­dor del real de­cre­to se ha­bla­ba de un mí­ni­mo de dos años. Una zo­na in­fes­ta­da se con­si­de­ra­rá erra­di­ca­da cuan­do, ba­jo ins­pec­ción ofi­cial, no se de­tec­te pre­sen­cia de la pla­ga en un mí­ni­mo de dos años con­se­cu­ti­vos.

Pa­ra ve­lar por el cum­pli­mien­to de las nor­mas se es­ta­ble­cen san­cio­nes, re­gu­la­das en la ley de sanidad ve­ge­tal. Se­gún es­ta, se con­si­de­ra in­frac­ción le­ve, pe­na­da con mul­tas de 300 a 3.000 eu­ros, «el ejer­ci­cio de ac­ti­vi­da­des de pro­duc­ción, comercialización o de ser­vi­cios» en las zo­nas de­cla­ra­das con pla­ga. Pa­ra las in­frac­cio­nes muy gra­ves, la mul­ta pue­de lle­gar a tres mi­llo­nes.

El real de­cre­to tam­bién con­tem­pla la obli­ga­ción de es­ta­ble­cer in­dem­ni­za­cio­nes, en cu­ya fi­nan­cia­ción po­drá co­la­bo­rar el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra su­fra­gan­do has­ta el 50 %. Has­ta aho­ra la Xun­ta ha pues­to ape­nas 2.000 eu­ros des­de el año 2015 pa­ra pa­gar a los afec­ta­dos.

AN­TO­NIO CORTÉS

La pla­ga no afec­ta a las gran­des zo­nas pro­duc­to­ras, co­mo A Li­mia, en la foto.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.