Pro­fe­so­ras sí, di­rec­to­ras no

En la pú­bli­ca, al fren­te de los cen­tros de pri­ma­ria y ESO so­lo hay un 42 % de mujeres, pe­se a ser un 74 % de las do­cen­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - SA­RA CA­RREI­RA

Las es­ta­dís­ti­cas sobre pro­fe­so­ra­do del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción em­pie­zan a in­cluir un da­to im­por­tan­te en el análisis de la pro­fe­sión: el por­cen­ta­je de mujeres que hay en la di­rec­ción de los cen­tros. Los re­sul­ta­dos son, a ni­vel es­pa­ñol, des­co­ra­zo­na­do­res, por­que in­di­can que con­for­me avan­zan las eta­pas hay me­nos mujeres en los claus­tros y po­quí­si­mas en la di­rec­ción. En Ga­li­cia las co­sas no es­tán mu­cho me­jor, con caí­das su­pe­rio­res a los vein­te pun­tos en­tre el por­cen­ta­je de do­cen­tes y de di­rec­to­ras en al­gu­nas eta­pas. El gru­po peor es­tá en los co­le­gios pú­bli­cos de pri­ma­ria y ESO (los de­no­mi­na­dos CPI), en los que las mujeres ocu­pan el 74% del claus­tro pe­ro so­lo el 42% de las di­rec­cio­nes: 32 pun­tos por­cen­tua­les de di­fe­ren­cia.

El da­to es nuevo por­que has­ta el cur­so 2014/2015 la for­ma de con­ta­bi­li­zar la pre­sen­cia fe­me­ni­na era dis­tin­ta. Des­de ha­ce mu­chos años ya se con­tem­pla­ba el por­cen­ta­je de mujeres en los claus­tros de los cen­tros, pe­ro en la fun­ción di­rec­ti­va (el epí­gra­fe se de­no­mi­na­ba Per­so­nal de di­rec­ción y es­pe­cia­li­za­do sin fun­ción do­cen­te) ha­bía una mez­cla: ba­jo el mis­mo ca­pí­tu­lo se su­ma­ban di­rec­to­ras, je­fas de es­tu­dios, se­cre­ta­rias, ad­mi­nis­tra­do­ras, psi­co­pe­da­go­gas, orien­ta­do­ras, per­so­nal sa­ni­ta­rio, asis­ten­tes so­cia­les, fi­sio­te­ra­peu­tas, edu­ca­do­ras y cui­da­do­ras. Es­to su­po­nía que los por­cen­ta­jes de mujeres en el conjunto eran muy al­tos, pe­ro no re­pre­sen­ta­ban la reali­dad que se vi­vía en los co­le­gios. Con el cam­bio es­ta­ble­ci­do a par­tir del cur­so 2014/2015, la fo­to­gra­fía es más ní­ti­da y se ha­bla de di­rec­to­ras, se­cre­ta­rias y je­fas de es­tu­dio. Y ahí es don­de la reali­dad se im­po­ne con cru­de­za: en la es­cue­la pú­bli­ca hay un des­fa­se de 6 pun­tos en­tre el por­cen­ta­je de pro­fe­so­ras y el de di­rec­to­ras, y bas­tan­te me­nos (0,8) en­tre do­cen­tes y je­fas de es­tu­dio; en la es­cue­la pri­va­da la si­tua­ción es a la in­ver­sa, ya que hay ma­yor por­cen­ta­je de di­rec­to­ras que de pro­fe­so­ras (3 pun­tos) pe­ro me­nos de je­fas de es­tu­dio (8).

La con­ci­lia­ción aún es fe­me­ni­na

Car­men Fer­nán­dez Mo­ran­te, de­ca­na de Cien­cias de la Edu­ca­ción en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, cree que hay tres ra­zo­nes fun­da­men­ta­les que ex­pli­can es­ta des­com­pen­sa­ción en un sec­tor muy fe­mi­ni­za­do pe­ro con po­ca pre­sen­cia de mujeres en la di­rec­ción: «El pri­me­ro, que las mujeres prio­ri­za­mos la con­ci­lia­ción fa­mi­liar sobre la pro­mo­ción la­bo­ral, sobre to­do por­que no hay equi­li­brio en el re­par­to de las ta­reas del ho­gar, es­pe­cial­men­te si hay hi­jos o fa­mi­lia­res de­pen­dien­tes; un se­gun­do pun­to im­por­tan­te es que los es­te­reo­ti­pos de li­de­raz­go es­ta­ban muy vin­cu­la­dos con los hom­bres, con va­lo­res co­mo do­tes de man­do y ca­rác­ter, po­si­ble­men­te por­que los re­fe­ren­tes de li­de­raz­go eran so­lo mas­cu­li­nos; y fi­nal­men­te, hay una cues­tión de au­to­es­ti­ma, por­que las mujeres ten­de­mos a mi­nus­va­lo­rar lo que po­de­mos apor­tar al gru­po y no nos ven­de­mos bien, es al­go ab­so­lu­ta­men­te cul­tu­ral». A eso hay que su­mar la ten­den­cia a ele­gir en­tre igua­les, y si son hom­bres los que de­ci­den se pri­ma al va­rón: «No hay más que ver los equi­pos rec­to­ra­les. En la CRUE, de 75 uni­ver­si­da­des no creo que ha­ya tres rec­to­ras aho­ra mis­mo».

Luz Ló­pez, se­cre­ta­ria xe­ral de la Fe­de­ra­ción de En­sino de CC.OO. en Ga­li­cia, no se sor­pren­de con las ci­fras, y cree, al igual que Fer­nán­dez Mo­ran­te, que en par­te se ex­pli­can por la pro­pia de­ci­sión de las mujeres DE no dar un pa­so ade­lan­te: «Nos asun­tos de con­ci­lia­ción, nos au­to­im­po­ñe­mos un maior pe­so, as ve­ces obri­ga­das e ou­tras sim­ple­men­te por non de­le­gar». Y re­cuer­da que no hay nin­gu­na tra­ba ob­je­ti­va pa­ra op­tar a una ca­rre­ra en la di­rec­ción de un cen­tro pú­bli­co por ser mu­jer: «Cal­que­ra, se­xa ho­me ou mu­ller, po­de pre­sen­tar un pro­xec­to e ser eli­xi­do». Eso, pre­ci­sa­men­te, le pa-

re­ce es­pe­cial­men­te gra­ve: «En moi­tos sec­to­res e em­pre­sas pri­va­das as mu­lle­res te­ñen pro­ble­mas por­que a se­lec­ción é sub­xec­ti­va, pe­ro nes­te ca­so non é así e, po­rén, mi­ra co­mo es­ta­mos». Eso sí, Ló­pez cree que la si­tua­ción ha me­jo­ra­do mu­cho: «Só hai que ver co­mo es­ta­ban as no­sas nais, non di­go xa as no­sas avoas», aun­que re­co­no­ce que «ho­xe en día, é fun­da­men­tal con­tar con apoio se un­ha mu­ller que­re ter un­ha ca­rrei­ra pro­fe­sio­nal».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.