El Go­bierno rec­ti­fi­ca el cam­bio en el con­tra­to de 10.000 in­ves­ti­ga­do­res

Más de 300 ga­lle­gos ha­bían fir­ma­do uno por obra que se con­vir­tió en otro de prác­ti­cas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - TA­MA­RA MON­TE­RO

Un día tra­ba­ja­ban en la uni­ver­si­dad y en los or­ga­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción con un con­tra­to por obra o ser­vi­cio, el que ha­bían fir­ma­do. Al día si­guien­te, ese con­tra­to era de prác­ti­cas. Na­die los avi­só. La po­lé­mi­ca sal­ta­ba ha­ce un par de se­ma­nas cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les —que es­tán ha­cien­do la te­sis— de­nun­cia­ban que el Go­bierno ha­bía mo­di­fi­ca­do de ma­ne­ra uni­la­te­ral y de for­ma re­tro­ac­ti­va la co­di­fi­ca­ción de sus con­tra­tos. Sal­ta­ban las alar­mas sobre si po­día afec­tar a sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les y sobre los pro­ble­mas pa­ra ob­te­ner la tar­je­ta sa­ni­ta­ria eu­ro­pea. La in­dig­na­ción se ha­cía pa­ten­te. Ayer, el Mi­nis­te­rio de Em­pleo dio mar­cha atrás. Y anun­ció que los con­tra­tos pre­doc­to­ra­les vol­ve­rán a ser por obra. Tam­bién pe­di­rá a los em­plea­do­res que se tras­la­de a los ti­tu­la­res de los con­tra­tos «la in­for­ma­ción per­ti­nen­te sobre es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes, que no al­te­ran las con­di­cio­nes de es­tos con­tra­tos», sino que se tra­ta úni­ca­men­te de una cues­tión ad­mi­nis­tra­ti­va. Su con­tra­to era de prác­ti­cas, pe­ro se­guían te­nien­do el mis­mo sa­la­rio, co­ti­za­ción y con­di­cio­nes.

Sin em­bar­go, y no se tra­ta­ba úni­ca­men­te de que se pu­die­sen mo­di­fi­car­se de­re­chos la­bo­ra­les co­mo el de in­dem­ni­za­ción —que en los con­tra­tos de prác­ti­cas no exis­te y en los de obra es de do­ce días—, sino que los in­ves­ti­ga­do­res creen que se es­tá ata­can­do al «es­la­bón más dé­bil» de la ca­de­na cien­tí­fi­ca y se ha avan­za­do en la pre­ca­ri­za­ción de sus con­di­cio­nes.

La rec­ti­fi­ca­ción por par­te del mi­nis­te­rio, que «ha pro­ce­di­do a reasig­nar el có­di­go 401» a los con­tra­tos lle­ga­ba ape­nas unas ho­ras des­pués de que la Con­fe­ren­cia de Rec­to­res les pi­die­se una «su­pre­sión tem­po­ral de las me­di­das to­ma­das» y la con­vo­ca­to­ria urgente de una co­mi­sión mix­ta que di­se­ñe «las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra el desa­rro­llo de la ca­rre­ra in­ves­ti­ga­do­ra».

La so­lu­ción, se­gún la Con­fe­ren­cia de Rec­to­res, po­dría pa­sar por crear una re­gu­la­ción la­bo­ral es­pe­cí­fi­ca pa­ra las di­fe­ren­tes fi­gu­ras de per­so­nal in­ves­ti­ga­dor tem­po­ral. «La so­lu­ción qui­zás pa­sa­ría por la crea­ción de una nue­va fi­gu­ra», afir­ma­ba en el pri­mer co­mu­ni­ca­do en el que sa­lía al pa­so de las in­for­ma­cio­nes sobre el cam­bio de los con­tra­tos. Fue la pro­pia CRUE la que en el 2014 plan­teó al mi­nis­te­rio que bus­ca­se «una so­lu­ción a las dis­fun­cio­nes que se es­ta­ban pro­du­cien­do en los con­tra­tos pre­doc­to­ra­les al adap­tar­los a lo es­ta­ble­ci­do en la Ley de la Cien­cia».

Se­gún las es­ti­ma­cio­nes de CC.OO. que ha asu­mi­do la de­fen­sa de los in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les, en Es­pa­ña po­drían ha­ber­se mo­di­fi­ca­do el có­di­go de na­da me­nos que unos 10.000 con­tra­tos. Más de 300 son ga­lle­gos. Es la ci­fra to­tal de in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les afec­ta­dos en las tres uni­ver­si­da­des ga­lle­gas, a las que hay que su­mar tam­bién los que ejer­cen en los cen­tros del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSC). La Se­gu­ri­dad So­cial mo­di­fi­có el có­di­go de 229 in­ves­ti­ga­do­res pre­doc­to­ra­les de la USC, mien­tras que en la Uni­ver­si­da­de de Vi­go hay 55 afec­ta­dos. La de A Co­ru­ña tie­ne a 40 in­ves­ti­ga­do­res afec­ta­dos por es­ta po­lé­mi­ca.

XOÁN A. SO­LER

Estefanía Suá­rez rea­li­za una es­tan­cia de in­ves­ti­ga­ción en Ca­na­dá y Jor­ge Creo es­tá en la Fa­cul­ta­de de De­rei­to de la UDC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.