Se­xo en la au­to­vía con fi­nal fe­liz

Ab­suel­ven de una al­coho­le­mia de 0,97 al hom­bre sor­pren­di­do man­te­nien­do re­la­cio­nes con una mu­jer jun­to a su co­che en la A-52

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - P. SEOA­NE

Al ou­ren­sano R.F.R., de 37 años, no lo juz­ga­ron por prac­ti­car se­xo a un la­do de la A-52, en zo­na de ma­to­rral, un ca­lu­ro­so día de ve­rano. Que sea el es­ce­na­rio ade­cua­do, o no, es otra his­to­ria, allá ca­da cual con sus prio­ri­da­des. Lle­gó al ban­qui­llo es­te hom­bre acu­sa­do de un de­li­to con­tra la se­gu­ri­dad del tráfico, al ha­ber da­do po­si­ti­vo en la prue­ba de al­coho­le­mia el 16 de agos­to del 2015. Ese día, una pa­tru­lla de la Guar­dia Ci­vil vio un co­che de­te­ni­do en la A-52, con un ocu­pan­te en el asien­to tra­se­ro. En­con­tra­ron lue­go en ple­na ac­ti­vi­dad se­xual a una pa­re­ja. So­bre­pues­to a la in­te­rrup­ción, el hom­bre acep­tó so­plar. Dio po­si­ti­vo. Nin­guno de los guar­dias lo vio al vo­lan­te. Y si no con­du­cía, no de­lin­quió. Ab­suel­to, pues.

Al acu­sa­do, se­gún ex­pre­sa una sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal nú­me­ro 1 de Ou­ren­se, lo sor- pren­dió la Guar­dia Ci­vil «ha­cien­do el amor con una se­ño­ri­ta del otro la­do de la va­lla de pro­tec­ción de ani­ma­les» de la A-52, en el mu­ni­ci­pio de Sa­rreaus.

Los guar­dias, que aquel día es­ta­ban asig­na­dos pa­ra co­lo­car­se co­mo som­bra de un ra­dar, pa­ra­ron al ver un co­che de­te­ni­do. Pre­gun­ta­ron. El ocu­pan­te les di­jo que el con­duc­tor es­ta­ría vo­mi­tan­do en la cu­ne­ta. Co­sas del al­cohol. Lo bus­ca­ron y, co­mo en su mo­men­to hi­cie­ron cons­tar en el ates­ta­do, en­con­tra­ron a quien en­ton­ces iden­ti­fi­ca­ron co­mo el con­duc­tor «man­te­nien­do re­la­cio­nes se­xua­les (coi­to) con otra ocu­pan­te». So­pló. Dio 0,97 mi­li­gra­mos de al­cohol en ai­re es­pi­ra­do, muy por en­ci­ma del 0,25 au­to­ri­za­do. La fis­ca­lía lo acu­só, pe­ro una sen­ten­cia del Juz­ga­do de lo Pe­nal 1 lo ha ex­cul­pa­do. No ha en­con­tra­do la jueza una prue­ba di­rec­ta de con­duc­ción. Los guar­dias, de he­cho, ad­mi­tie­ron que no lo ha­bían vis­to al vo­lan­te.

El acu­sa­do te­nía an­te­ce­den­tes y aquel día in­clu­so es­ta­ba pri­va­do del per­mi­so de con­du­cir. El co­che, de su pro­pie­dad, es­ta­ba de­te­ni­do sin que cons­te có­mo lle­gó has­ta allí. Los guar­dias de­cla­ra­ron que los tes­ti­gos —el ocu­pan­te y la chi­ca— ha­bían se­ña­la­do al aho­ra ab­suel­to co­mo con­duc­tor del vehícu­lo. No fue su­fi­cien­te. La jueza apre­ció de­cla­ra­cio­nes con­tra­dic­to­rias, co­mo que la jo­ven di­je­ra es­tar dis­pues­ta a asu­mir que ella era quien con­du­cía, si le iba a pa­sar al­go a su ami­go. Y aun­que el co­che es­ta­ba ca­lien­te y el acu­sa­do dio una ta­sa ele­va­da de al­cohol «des­co­no­ce­mos el tiem­po exac­to que es­te es­tu­vo fue­ra del co­che, en qué mo­men­to exac­to pu­do rea­li­zar la con­duc­ción y el gra­do de afec­ta­ción», di­ce la jueza. Tam­po­co, acla­ra, apa­re­cie­ron res­tos de que hu­bie­ra be­bi­do tras aban­do­nar el co­che, an­te la in­mi­nen­cia de la re­la­ción se­xual. Así las co­sas, man­da la pre­sun­ción de inocen­cia y el acu­sa­do lle­ga al me­jor fi­nal que po­día es­pe­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.