La vio­len­cia ma­chis­ta ha de­ja­do huér­fa­nos a me­dio mi­llar de me­no­res des­de el 2004

La ma­yo­ría de los crí­me­nes son en ca­sos de rá­pi­da rup­tu­ra de la re­la­ción por par­te de la mu­jer, se­gún un in­for­me de In­te­rior

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - AL­FON­SO TORICES

La vio­len­cia ma­chis­ta ha de­ja­do huér­fa­nos en Es­pa­ña a unos 500 me­no­res de edad en los úl­ti­mos do­ce años. Se tra­ta de una es­ti­ma­ción que la Fun­da­ción Mujeres rea­li­za en su pri­mer in­for­me sobre las otras víc­ti­mas di­rec­tas de es­ta la­cra, por­que, co­mo la or­ga­ni­za­ción de­nun­cia, el aban­dono del co­lec­ti­vo de hi­jos de mujeres ase­si­na­das a ma­nos de sus pa­re­jas por par­te de los poderes pú­bli­cos es tan cla­ro que ni si­quie­ra exis­ten es­ta­dís­ti­cas fia­bles sobre cuán­tos son ni en qué si­tua­ción han que­da­do tras la tra­ge­dia.

El análisis in­di­ca que so­lo en los úl­ti­mos cua­tro años, des­de el 2013, las mujeres ase­si­na­das, cu­yos ma­ri­dos o com­pa­ñe­ros ter­mi­nan en­car­ce­la­dos, de­ja­ron des­am­pa­ra­dos al me­nos a 250 hi­jos e hi­jas, 166 de los cua­les eran me­no­res de edad. Es­tos da­tos in­di­can que al me­nos unos 40 ni­ños ca­da año se que­dan sin ma­dre y pa­san a vivir con fa­mi­lia­res, en la ma­yor par­te de ca­sos, o a ser cus­to­dia­dos por los ser­vi­cios so­cia­les, en menor me­dia.

La Fun­da­ción Mujeres y el Fon­do de Be­cas So­le­dad Ca­zor­la —crea­do pa­ra ayu­dar a es­tos huér­fa­nos por la fa­mi­lia de la ya fa­lle­ci­da pri­me­ra Fis­cal con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro— lle­va­rán es­tos da­tos al Con­gre­so el pró­xi­mo lu­nes y de­man­da­rán a to­dos los par­ti­dos que es­tos ni- ños se con­vier­tan en una prio­ri­dad del pac­to de Es­ta­do con­tra es­ta la­cra que quie­ren pac­tar en seis me­ses.

Sus con­clu­sio­nes son que se tra­ta de «una reali­dad oculta» que no re­ci­be nin­gún tra­to pre­fe­ren­te e in­te­gral por las ad­mi­nis­tra­cio­nes, co­mo sí ocu­rre por ejem­plo con los huér­fa­nos del te­rro­ris­mo. Es­to les aca­rrea a ellos y a sus ac­tua­les tu­to­res, mu­chas ve­ces sus abue­los, se­rios pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y fra­ca­so o aban­dono en los es­tu­dios. Re­cla­man un pro­to­co­lo cla­ro de aten­ción y ayu­das que les per­mi­tan pa­liar el da­ño que su­fren con la tra­ge­dia y la or­fan­dad.

Re­vi­sión de 200 crí­me­nes

En mu­chos de los ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta hay rá­pi­das rup­tu­ras de las re­la­cio­nes, en la que la mu­jer quiere se­pa­rar­se cuan­to an­tes y el hom­bre no lo acep­ta. Son los pri­me­ros da­tos de un tra­ba­jo rea­li­za­do por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior tras re­vi­sar dos­cien­tos crí­me­nes de es­te ti­po, ocu­rri­dos en­tre el 2010 y el 2012. Se­gún el co­man­dan­te de la Guar­dia Ci­vil Jo­sé Luis Gon­zá­lez, uno de los coor­di­na­do­res de es­te es­tu­dio, aun­que la mu­jer tra­te de cor­tar la re­la­ción con tran­qui­li­dad y ro­deán­do­se de per­so­nas que la den apo­yo tam­bién pue­de ser víc­ti­ma de vio­len­cia ma­chis­ta, ya que de­pen­de de có­mo sea el va­rón que, a ve­ces, «ex­plo­ta por una ton­te­ría que es la go­ta de agua de to­do lo que ha ido pa­san­do an­tes», y no siem­pre la muer­te es el fi­nal de una ca­de­na de vio­len­cia pre­via. De he­cho, re­cor­dó que al­re­de­dor del 80 % de víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta no ha­bía pre­sen­ta­do an­tes de­nun­cia al­gu­na con­tra su pa­re­ja. Gon­zá­lez mos­tró su preo­cu­pa­ción por­que los agre­so­res son ca­da vez más jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.