Mer­kel y Trump se ve­rán ca­ra a ca­ra a me­dia­dos de es­te mes

La ci­ta, en Washington, se­rá cru­cial pa­ra el futuro de Oc­ci­den­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO

El mun­do abier­to de An­ge­la Mer­kel con­tra el pro­tec­cio­nis­mo de Do­nald Trump. Dos es­ti­los com­ple­ta­men­te opues­tos de ha­cer po­lí­ti­ca que, sin du­da, me­di­rán fuer­zas el pró­xi­mo 14 de mar­zo, cuan­do am­bos se reúnan en Washington. El en­cuen­tro, con­fir­ma­do ayer por fuen­tes del Go­bierno ale­mán y de la Ca­sa Blan­ca, se­rá se­gui­do con gran ex­pec­ta­ción en to­do el mun­do. Se tra­ta del pri­mer ca­ra a ca­ra de la da­ma de hie­rro y el lí­der re­pu­bli­cano des­de que es­te asu­mie­ra la pre­si­den­cia de EE.UU. el pa­sa­do 20 de enero. Su desen­la­ce pue­de ser cru­cial pa­ra evi­tar una fi­su­ra irre­pa­ra­ble en Oc­ci­den­te.

Mer­kel ya en­vió a Washington a su mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Sig­mar Ga­briel, y a su ti­tu­lar de De­fen­sa, Ursula von der Le­yen, pa­ra tan­tear a los miem­bros de la ad­mi­nis­tra­ción Trump. Aho­ra le to­ca el turno a ella, que con su sem­pi­terno tono con­ci­lia­dor, ha pre­fe­ri­do no en­trar al tra­po de los dar­dos que le pro­pi­na­ba el nuevo pre­si­den­te, in­clu­so si eran alu­sio­nes di­rec­tas, co­mo la que se pro­du­jo en la cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do el re­pu­bli­cano ta­chó de «error ca­tas­tró­fi­co» la ges­tión de la cri­sis mi­gra­to­ria por par­te de la can­ci­ller.

La ci­ta vie­ne pre­ce­di­da por el ai­re de frial­dad con que la ale­ma­na con­di­cio­nó la coope­ra­ción bi­la­te­ral en­tre los dos paí­ses a «va­lo­res co­mu­nes co­mo la de­mo­cra­cia, la li­ber­tad y el res­pe­to ha­cia la dig­ni­dad de las per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, re­li­gión, orien­ta­ción po­lí­ti­ca o co­lor de piel», una de­cla­ra­ción que lle­vó a mu­chos a con­si­de­rar­la el con­tra­pun­to ideo­ló­gi­co del po­pu­lis­mo trum­piano. Unos prin­ci­pios que nun­ca an­tes un can­ci­ller ha­bía te­ni­do que enun­ciar an­te un je­fe de EE.UU..

Has­ta aho­ra, el úni­co con­tac­to man­te­ni­do por am­bos man­da­ta­rios se re­du­ce a una con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca que se pro­du­jo el pa­sa­do 28 de enero, en la que coin­ci­die­ron en la im­por­tan­cia de la OTAN pa­ra las re­la­cio­nes tras­atlán­ti­cas, así co­mo en la ne­ce­si­dad de lu­char ac­ti­va­men­te con­tra el te­rro­ris­mo.

Pe­ro Mer­kel y Trump cho­can en otros te­mas de ca­la­do co­mo las san­cio­nes a Ru­sia, que el es­ta­dou­ni­den­se, fiel alia­do de Pu­tin, re­cha­za de pleno. Tam­bién di­fie­ren en cuan­to a la for­ma de re­sol­ver el con­flic­to en Orien­te Me­dio, ya que el re­pu­bli­cano se ha dis­tan­cia­do abier­ta­men­te de la so­lu­ción de los dos es­ta­dos. Y, sobre to­do, dis­cre­pan sobre la in­te­gra­ción eu­ro­pea. Trump se ha mos­tra­do exul­tan­te con el bre­xit y des­ta­ca­dos miem­bros de su equi­po apues­tan por el triun­fo de los po­pu­lis­tas eu­ro­es­cép­ti­cos en las elec­cio­nes de es­te año. Ale­ma­nia ya ha res­pon­di­do que, en su ca­so, no ne­go­cia­rá un tra­ta­do co­mer­cial bi­la­te­ral con EE.UU. To­dos los acuer­dos se­rán den­tro del mar­co de la UE. Una de las tien­das que fue­ron pas­to de las lla­mas.

REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.