SE QUE­RÍA QUE­DAR

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad -

Nu­ria Ló­pez se mar­chó al in­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos sien­do ag­nós­ti­ca, y hoy con­fie­sa que lo si­gue sien­do, pe­ro con un ma­yor res­pe­to ha­cia el pró­ji­mo, ha­cia el que pien­sa de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Lle­gó a Kan­sas don­de la re­ci­bió un ma­tri­mo­nio pro­fun­da­men­te re­li­gio­so, que vi­vía la fe de una ma­ne­ra in­ten­sa. En pa­ra­le­lo, le co­rres­pon­dió un co­le­gio cris­tiano y allí, cuen­ta, to­dos los días se es­tu­dia­ba la Bi­blia. Nu­ria, que era la me­jor de su cla­se de In­glés —al­go que lla­ma la aten­ción por­que sus com­pa­ñe­ros ha­bían ha­bla­do ese idio­ma a lo lar­go de to­da su vi­da—, lo­gró po­co a po­co y des­de su ag­nos­ti­cis­mo com­pren­der y res­pe­tar aque­lla cul­tu­ra. Se adap­tó, hi­zo ami­gos y a la vuel­ta se dio cuen­ta de que ya le im­por­ta­ba mu­cho me­nos lo que pen­sa­ra la gen­te de ella. Es­ta pon­te­ve­dre­sa de am­plio vo­ca­bu­la­rio se mues­tra ple­na­men­te con­ven­ci­da de que aque­lla ex­pe­rien­cia la ha­bía con­ver­ti­do en una jo­ven con mu­chos me­nos pre­jui­cios de los que te­nía cuan­do co­men­zó el via­je de ida.

Fran­cis­co Ja­vier Ayala se fue y no te­nía ga­nas de vol­ver, pe­ro era de­ma­sia­do jo­ven pa­ra que sus pa­dres lo de­ja­sen vol­ver a vo­lar a más de 7.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Un año fue su­fi­cien­te. Hoy es­tu­dia el do­ble gra­do de Bio­lo­gía y Quí­mi­ca en la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña, ha re­to­ma­do — sobre to­do los fi­nes de se­ma­na— sus es­tu­dios de vio­lín y se ha au­to­pro­me­ti­do vol­ver a ma­cha­car el ja­po­nés. En Ca­na­dá, Fran vi­vió con un ma­tri­mo­nio de 70 años, Con el via­je a EE.UU. ven­ció su ti­mi­dez al tiem­po que se ale­jó de su zo­na de con­fort. Se dio cuen­ta de que o to­ma­ba la ini­cia­ti­va y se re­la­cio­na­ba con los de­más com­pa­ñe­ros o es­ta­ría ais­la­da to­do lo que le que­da­ba de año. Pa­ra ella sus prio­ri­da­des fue­ron siem­pre sus es­tu­dios, pe­ro una vez en Ca­na­dá —país vol­ca­do en los as­pec­tos so­cia­les y el vo­lun­ta­ria­do— com­pren­dió que «lo más im­por­tan­te es ser fe­liz. Por­que por en­ci­ma de los es­tu­dios es­tán to­dos aque­llos a los que quie­res». «Ca­na­dá —sub­ra­ya— cam­bió mi per­so­na­li­dad. Era muy tí­mi­da y tu­ve que apren­der a en­ca­rar mi vi­da». Tam­bién le sir­vió pa­ra co­no­cer me­jor Es­pa­ña y ver su la­do más

Un ami­go le ha­bía con­ta­do su ex­pe­rien­cia de es­tu­diar en el ex­tran­je­ro y a él le pa­re­ció in­tere­san­te. Un día vio una no­ti­cia sobre las be­cas en el pe­rió­di­co y de­ci­dió apun­tar­se. Se la die­ron y apren­dió a «ha­cer mu­chas co­sas por sí mis­mo, a desen­vol­ver­se. «Es­pa­bi­las y, aun­que al prin­ci­pio lo pa­sas mal, po­co a po­co te suel­tas, de­jas la ti­mi­dez y to­do lo que te ata». El re­gre­so pa­ra Pa­blo no fue tan fá­cil co­mo pa­re­cía, pe­ro el co­le­gio lo re­to­mó bien. Aho­ra ya ha­ce pla­nes pa­ra es­tu­diar Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas «y, si ten­go la opor­tu­ni­dad, en el ex­tran­je­ro».

Pa­blo Ló­pez po­sa en el puen­te de Brooklyn, el más co­no­ci­do de Nue­va York, a don­de via­jó con la fa­mi­lia con la que vi­vía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.