Ra­to y Ble­sa se­gui­rán por aho­ra en la calle gra­cias a su ac­ti­tud «ca­bal» e «in­ta­cha­ble»

El tri­bu­nal no so­lo re­cha­zó la pri­sión pro­vi­sio­nal, sino tam­bién fi­jar cual­quier me­di­da cau­te­lar

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Economía - ANA BAL­SEI­RO

El tri­bu­nal cree «aven­tu­ra­do e in­cons­cien­te» pen­sar que pu­die­ran fu­gar­se

Mi­guel Ble­sa y Ro­dri­go Ra­to se­gui­rán en li­ber­tad, por el mo­men­to, tras ha­ber si­do con­de­na­dos a seis y cua­tro años y me­dio de cár­cel res­pec­ti­va­men­te por el ca­so de las tar­je­tas black de Ca­ja Ma­drid. En dos sor­pren­den­tes au­tos, la Sec­ción Cuar­ta de la Sa­la de lo Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal —la mis­ma que juz­gó y con­de­nó a los ex­ban­que­ros y a los otros 63 be­ne­fi­cia­rios de los plás­ti­cos opa­cos al fis­co— re­cha­zó ayer im­po­ner cual­quier ti­po de me­di­da cau­te­lar a los prin­ci­pa­les con­de­na­dos. No so­lo no irán a pri­sión pro­vi­sio­nal, co­mo re­cla­ma­ban las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res (CIC y CGT) y la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción (so­lo la pi­dió pa­ra Ble­sa y elu­di­ble ba­jo fian­za de en­tre 75.000 y 100.000 eu­ros), sino que tam­po­co ten­drán que en­tre­gar el pa­sa­por­te ni per­so­nar­se pe­rió­di­ca­men­te en el juz­ga­do más cer­cano.

Los ma­gis­tra­dos sus­ten­tan su de­ci­sión de con­si­de­rar «in­ne­ce­sa­ria» cual­quier me­di­da cau­te­lar con­tra los con­de­na­dos en el sor­pren­den­te ar­gu­men­to de que am­bos mos­tra­ron un com­por­ta­mien­to «in­ta­cha­ble» y «ca­bal» du­ran­te el pro­ce­di­mien­to, lo que no ha­ce es­pe­ra­ble que se sus­trai­gan a la ac­ción de la Jus­ti­cia hu­yen­do del país o des­tru­yen­do prue­bas.

De he­cho, tan­to Ble­sa co­mo Ra­to, que acu­die­ron por se­pa­ra­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal, don­de es­ta­ban ci­ta­dos a las diez de la ma­ña­na de ayer pa­ra la vis­ti­lla y don­de fue­ron re­ci­bi­dos con abu­cheos e in­sul­tos por un gru­po de pre­fe­ren­tis­tas, ni si­quie­ra es­pe­ra­ron en las de­pen­den­cias ju­di­cia­les a que el tri­bu­nal to­ma­ra una de­ci­sión. Lo ha­bi­tual es que —co­mo ocu­rrió, por ejem­plo, en el ca­so de Ur­dan­ga­rín y Die­go To­rres— per­ma­nez­can en el juz­ga­do has­ta que se les en­tre-

gue en mano el au­to. Sin em­bar­go, los ex­ban­que­ros se mar­cha­ron una ho­ra des­pués de lle­gar y tres ho­ras an­tes de co­no­cer­se la de­ci­sión del tri­bu­nal.

Arrai­go «inequí­vo­co»

La sa­la, pre­si­di­da por la ma­gis­tra­da Án­ge­la Mu­ri­llo, en­tien­de que en el ca­so de Mi­guel Ble­sa, tal y co­mo des­ta­có su de­fen­sa, «sin an­te­ce­den­tes pe­na­les, ca­sa­do y con nie­tos, pró­xi­mo en edad a los 70 años» y sin bie­nes en el ex­tran­je­ro, no hay ries­go de fu­ga. El tri­bu­nal no con­si­de­ra pro­ba­do que ten­ga po­se­sio­nes fue­ra del país, pe­se a que el fis­cal re­cor­dó una in­ves­ti­ga­ción abier­ta en di­ciem­bre sobre blan­queo de ca­pi­ta­les por su co­ne­xión con so­cie­da­des ra­di­ca­das en las Islas Vír­ge­nes. Por con­tra, el au­to ala­ba su «com­por­ta­mien­to pro­ce­sal in­ta­cha­ble» y des­ta­ca que

sus bie­nes en Es­pa­ña, em­bar­ga­dos, y sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les, «re­ve­lan inequí­vo­ca­men­te un arrai­go en su país en to­dos los ór­de­nes de la vi­da».

En lo que res­pec­ta al ex di­rec­tor del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, el tri­bu­nal tam­bién de­rro­cha ca­li­fi­ca­ti­vos elo­gio­sos sobre el re­cién con­de­na­do por un de­li­to de apro­pia­ción in­de­bi­da. En un au­to más cor­to que el de Ble­sa —tres fo­lios fren­te a cin­co— los ma­gis­tra­dos des­ta­can su com­por­ta­mien­to «ab­so­lu­ta­men­te ca­bal» du­ran­te to­do el pro­ce­so,

por lo que «no se vis­lum­bra ries­go al­guno de sus­trac­ción al pro­ce­di­mien­to».

Ti­rón de ore­jas a la acu­sa­ción

«Al se­ñor Ra­to le am­pa­ra la pre­sun­ción de inocen­cia, lo que, an­te las pe­ti­cio­nes for­mu­la­das, no es­tá de más re­cor­dar­lo», di­ce la sa­la, en lo que su­po­ne un ti­rón de ore­jas a las acu­sa­cio­nes po­pu­la­res, que re­cla­ma­ron pri­sión in­con­di­cio­nal, de­bi­do a las otras cau­sas en las que es­tá in­cur­so el ex­mi­nis­tro, aún sin juz­gar. La pre­sun­ción de inocen­cia «se man­tie­ne incólume» has­ta no ha­ber sen­ten­cia fir­me. Tam­po­co ven ries­go de fu­ga en Ra­to, que «ha da­do mues­tras de su­je­ción al pro­ce­di­mien­to a lo lar­go del jui­cio oral, sien­do aven­tu­ra­do e in­cons­cien­te pen­sar que tal su­je­ción va­ya a ser vul­ne­ra­da por la sen­ten­cia dic­ta­da en su con­tra».

Ble­sa y Ra­to, ayer a su lle­ga­da a la Au­dien­cia Na­cio­nal, don­de se ce­le­bró la vis­ti­lla sobre las me­di­das cau­te­la­res.

BA­LLES­TE­ROS EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.