La RAG re­ci­be las 51 cartas que dos ga­lle­gos con­de­na­dos a muer­te en­via­ron a sus fa­mi­lias

Me­ju­to Ber­nár­dez es­cri­bió des­de Vi­go, la is­la de San Simón y Pon­te­ve­dra, mien­tras Domínguez Paz lo hi­zo des­de A Co­ru­ña

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - RODRI GAR­CÍA

«Es­tas cartas, co­mo un te­so­ro ines­ti­ma­ble, trans­mi­ten el ser de mi abue­lo, sus úl­ti­mas son­ri­sas, sus úl­ti­mas pa­la­bras que lo res­ca­tan del do­mi­nio de la muer­te in­jus­ta. Ha­blan por to­dos los se­res hu­ma­nos que su­frie­ron el mis­mo des­tino. Sobre ca­da uno de los fu­si­la­dos re­po­sa un uni­ver­so». Es­to es­cri­be Ana Pau­la Me­ju­to en el li­bro Aca­de­mia Ga­le­ga, lo mis­mo que otras 17 mi­si­vas de Ama­dor Domínguez Pan, es­tas úl­ti­mas es­cri­tas en Fe­rrol, don­de es­tu­vo pre­so en­tre 1942 y 1943, y en la cár­cel de A Co­ru­ña, don­de fue eje­cu­ta­do, a ga­rro­te, el 14 de no­viem­bre de 1948.

El pre­si­den­te de la RAG, Xesús Alon­so Mon­te­ro, agra­de­ció la do­na­ción de unas mi­si­vas que ca­li­fi­có co­mo «do­cu­men­tos va­lio­sos his­to­ri­ca­men­te e ta­mén fi­lo­lo­xi­ca­men­te».

«No idio­ma do dra­ma»

Mon­te­ro ini­ció una ex­pli­ca­ción sobre el he­cho de que unas cartas es­tén en ga­lle­go y otras en cas­te­llano, pe­ro se in­te­rrum­pió afir­man­do que am­bos «es­cri­ben no idio­ma do dra­ma, da tra­xe­dia, po­de ser en ga­le­go ou en cas­te­lán».

La pro­fe­so­ra Oli­via Ro­drí­guez, a quien le fue­ron en­tre­ga­das las cartas de Me­ju­to Ber­nár­dez, le­yó un emotivo tex­to en­via­do pa­ra la oca­sión por la men­cio­na­da Ana Pau­la en el que, en­tre otras co­sas, de­cía de las cartas: «Mi abue­la las cui­dó y le­yó pa­ra siem­pre, has­ta su muer­te. [...] El amor ha­cia él per­ma­ne­ció in­tac­to y du­ran­te to­da su vi­da usó el ani­llo que él le ha­bía he­cho en la cár­cel con una fi­cha de do­mi­nó».

El his­to­ria­dor Ber­nar­do Máiz glo­só la fi­gu­ra de Ama­dor Domínguez Pan, que era ca­bo de la Ma­ri­na en Fe­rrol cuan­do em­pe­zó la gue­rra, y le­yó un frag­men­to de una de sus cartas: «Su­pon­ga­mos que no exis­tie­se la muer­te, que vi­vié­se­mos por es­pa­cio de si­glos y si­glos su­frien­do constantes vi­ci­si­tu­des; se­ría el peor tor­men­to que po­dría dár­se­nos. La muer­te es des­can­so de la vi­da. [...] Yo

con­si­de­ro que quien su­fre es el que que­da y no el que se va».

Ce­rró el ac­to la emo­cio­na­da in­ter­ven­ción de To­más Gar­cía Ro­drí­guez, fa­mi­liar de Ama­dor Domínguez y que re­la­tó có­mo la do­na­ción que ha­bían he­cho de las cartas ha­cía po­si­ble te­ner­las «nun lu­gar no que es­tea ao al­can­ce dos his­to­ria­do­res e a xen­te que quei­ra le­las». Tam­bién ani­mó a otras fa­mi­lias a que «mi­ren po­los seus re­cor­dos» y que ce­dan los do­cu­men­tos a ar­chi­vos de la im­por­tan­cia del de la RAG.

Fa­mi­lia­res y

es­tu­dio­sos. La do­na­ción de las cartas —a la iz­quier­da, una de Domínguez Pan— reunió en la se­de de la RAG a fa­mi­lia­res, es­tu­dio­sos y el edi­tor Hen­ri­que Al­va­re­llos, que pu­bli­có no ha­ce mu­cho las de Me­ju­to en «Cartas de un con­de­na­do a muer­te».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.